Setiembre 2002

 

Para no dejar cicatrices visibles, P. Velvart (Int Endo J 2002;35,may [5]:453) 
propone la técnica siguiente.

1.              Dos incisiones verticales liberadoras, un diente por distal y un diente 
     por mesial del afectado.

2.              Incisión marginal, iniciada en la base de la papila, con dos incisiones 
         diferentes: (a) corte en la base de la papila, horizontal, con 1,5 mm de 
         profundidad, ligeramente convexo hacia apical, para terminar en ángulo 
         recto con el diente; (b) con el bisturí casi paralelo al eje longitudinal del 
        diente se hace el segundo corte, dirigido hacia la cresta ósea (dientes
        periodontalmente sanos), donde se convierte el colgajo dividido en 
        colgajo pleno.

3.          Se unen las incisiones verticales con un corte en el fondo del surco.

4.          Levantamiento del colgajo.

5.          Apicectomía según arte.

6.          Descenso del colgajo y sutura comenzando por las incisiones verticales, 
        con cuidado de lograr el perfecto enfrentamiento a nivel de las bases de 
        las papilas.

7.          Sutura de las papilas con tres puntos de polipropileno fino.

        El resultado de su investigación clínica fue excelente.
 
 
 
Pontoneros   
 Los pacientes de implantes  únicos no suelen simpatizar con el uso de prótesis
removibles y su incomodidad. Una técnica para prótesis fija provisoria propone 
el auxilio de las cintas de fibra de vidrio y la reconstrucción dentaria sobre ella, 
una vez adherida a ambos vecinos, mediante composite.

Unos milaneses (Carlo E. Poggio et al J Pros Dent 2002;87, jun [6], 688) 
proponen la técnica siguiente.

1.              Impresión de ambas arcadas antes de la extracción.

2.              En el modelo, corte de la corona dentaria y profundización de un 
          supuesto alveolo, 3 mm profundo.

3.              Recorte con tijeras para metal de una banda tramada (Sankin 
          Industry Co Ltd, Tokio), 6 mm más larga que el ancho mesiodistal
         del espacio.

4.              Adaptación de la banda por lingual, cubriendo asimismo las caras
          proximales de los dientes vecinos, con atención puesta a loa oclusión.

5.              Se elige una corona apropiada de policarbonato y se le hace un corte 
          vertical proximal por ambos lados, que se correspondan con la 
          inclinación dada a la banda.

6.              Se llena la corona con acrílico autopolimerizable y se la calza en la banda,
          sin que fluya el acrílico hacia las retenciones y sí hacia el alveolo creado.

7.              Redondear y pulir muy bien la porción que estará en estrecho contacto 
          con el alveolo.

8.              Extracción cuidadosa.

9.              Verificación de la adecuación del diente provisorio y complementación 
          con composite.

10.          Formado el coágulo, buen lavado y adhesión del diente a los vecinos como
          para un puente Maryland.

 

Sólido cementado    
Dentro del sistema ITI de implantes existen emergentes sólidos, para cementar las  
prótesis (4, 5,5 y 7 mm), con un surco y una superficie plana los más nuevos. 
Pueden ser remodelados en boca con fines de paralelización o, si resultan muy cortos
para agregarles surcos axiales paralelos. En este caso, no se puede emplear el sustituto 
de bronce. Como las modificaciones insumen demasiado tiempo, Ali Marfazaelian,
 iraní, presentó una técnica (J Pros Dent 2002(87);jun[6],692) para realizar casi todo 
la tarea en el taller.

1.     Colocar los emergentes en boca y ajustarlos con el dispositivo de torque.

2.     Hacer dos marcas en cada pilar con fresa de cono invertido (1-1,5 mm). 
     Una, donde convenga, orienta la ubicación del emergente en la boca
     (muy importante: siempre el mismo en su respectivo implante). La segunda 
     marca, un leve surco, abarca a la vez el pilar y el hombro del implante, para 
     ajustar hasta esa mismísima posición.

3.     Tomar una impresión con cubeta estándar y material elastómero consistente.

4.     Aplanar una pared del implante análogo de bronce para que no rote en el 
     modelo y para acortarlo.

5.     Retirar los pilares y colocarlos en los análogos y el todo en la impresión, 
     antes de hacer el vaciado.

6.     Agregar un poquito de cera para bases (u otro material) para que no se 
     muevan los conjuntos al vaciar.

7.     Realizar troqueles removibles mediante pins o técnica preferida.

8.     Transferir las marcas de los pilares a los hombros de los análogos para 
      asegurar la misma posición.

9.     Preparar los pilares en el modelo y terminar la restauración. Sería conveniente 
     probar el esqueleto también en boca. Si se hace esto y si hay que cuidar la 
     estética por visibilidad, tomar un arrastre que reproduzca la forma gingival.

10. Llevar los emergentes a sus posiciones correctas en la boca. 

11. Cementar la prótesis.

 
 
Puentes funcionalmente fijos    
 
Los puentes fijos sobre implantes no brindan soporte al labio o la mejilla cuando ha 
habido una gran reabsorción alveolar hacia lingual y el paciente no quiere pasar por 
la reconstrucción. La solución es un puente funcionalmente fijo; es decir, una  
prótesis con pónticos removibles, sobre implantes, retenida por barras, estable, con 
las fuerzas dirigidas perpendicularmente. Sólo una tracción deliberada removerá los 
pónticos. Ésta es la única diferencia con la fija.

Se utilizan las barras de Andrews y sus vainas, únicas o dobles.* La barra va 
unida a los componentes fijos; las vainas son parte de la porción funcional 
removible. Éstas van 1 mm sobre las barras para dejar espacio al acrílico de la
 base, que apoya en mucosa. Las fuerzas se distribuyen también a los tejidos 
edéntulos y se protege a los pilares de presiones oclusales indebidas. Para ver 
algunos casos, acúdase al trabajo de Paul J. Berson (Compendium 2002;23,feb([2],157)

      * Estas barras vienen de acero inoxidable especial, curvadas, con precisión de 1:2000 
     de pulgada, en tres largos de anillos concéntricos. Poseen unos cortes espaciados para que 
     no sea excesiva la retención.

 

 

No tan rígidos     

 

 El Dr. S. Abrams (J Can Dent Assoc  2002 may;68[5]:301) presenta una solución

 práctica para la presencia de grandes retenciones en espacios edéntulos extendidos.

 Propone realizar la dentadura parcial con un flanco semirrígido en el área retentiva, 

habiendo previamente rellenado en el modelo la retención. Luego quita ese relleno y

 completa con material elástico que se introduzca en la retención y la tome para que 

contribuya activamente a retener la prótesis.

VOLVER