ODONTOPEDIATRÍA 

(haga clic sobre el tema elegido para ver su desarrollo.

                                       

 

febrero 2014 Aplicaciones clínicas varias del refuerzo  

                      adherible Ribbond en odontopediatría


octubre 2013

                    La tan práctica técnica de Hall

 


 

junio 2011

                Reposición de fragmentos de dientes anteriores mediante la técnica de Simonsen modificada

 

 


 

junio 2004  

SFF:  

  por qué,

     cuándo,  

       cómo,

           y con  qué...                

 

El sellado de fosillas y fisuras es un procedimiento aceptado hoy hasta por los peores mercaderes de la salud, tras apenas 40 años de su primera indicación. Mucho ha evolucionado desde entonces, pero sigue sin ser suficientemente realizado. La indicación depende de dos ámbitos de criterios: el paciente (riesgo de caries, edad y comportamiento) y el diente (tipo y anatomía, etapa de erupción, estado de caries).

¿Por qué sellar?

 Porque una gran cantidad de lesiones se inician en los surcos oclusales, adonde no llega la eliminación de la placa.

¿Cuándo?

Cuando el riesgo de caries sea elevado, con la reserva señalada por Hausen (2000) de que no es una indicación inmediata; en particular, porque puede haber caries de F y F en progreso y no hay convicción total de que se las pueda dejar bajo el sellador. Se aplican todas las otras medidas preventivas y tras un período de observación del cumplimiento y del progreso, entonces sí se pueden aplicar los SFF.

El caso ideal es el de riesgo moderado, con higiene perfectible, índice CAO medio y una lesión de caries nueva como máximo en un año. La edad ideal estaría entre los 6,5 y 7 años, cuando esté completamente desarrollada la cara oclusal del molar.

¿Cómo?

No se aconseja abrir los surcos, salvo en casos de caries evidentes; en cuyo caso, se procederá como en cualquier restauración, con resinas fluidas. Pero es cierto que en fisuras muy cerradas queda el riesgo de una aplicación insuficiente del material y caries.

·        Aplicación de dique de goma. Método ideal, pero no ineludible en caso de dificultades.

·        El aeropulido sería el mejor método para preparar la superficie, aunque se puede limpiar con piedra pómez.

·        Grabado, preferentemente con ácido fosfórico (30-40%), 15-30 segs. Sin olvidar las fosillas palatinas y vestibulares.

·        Lavado, el mismo tiempo.

·        Secado, muy eficaz pues no es en dentina.

·        Aplicación del sellador, según estrictas indicaciones de fábrica.

·        Polimerización, por lo menos por 20 segundos.

·        Control de la oclusión.

¿Con qué? (a) Resinas tradicionales, o “selladores”, con relleno (Delton FS, Helioseal F, Ultraseal XT) o sin él (Concise White Sealant, Clinpro Sealant), con F o sin él. Son preferibles las resinas opacas.

(b) Los cementos de IV (Fuji II LC) y compómeros (Dyract Seal), aun cuando sus actividades anticariosas tengan una duración no demostrada.

(c) Las resinas “flow”, fluidas, son viscosas y podría no quedar asegurada la penetración en las fisuras. (Patrick Missika y Jean Michel Stroumza, Rev d’Odontostom, sept 2003)

VOLVER (al índice)

 

                                                                  enero 2004

Sandwich (emparedado)...  

 

 Y de varias capas. Y especial para niños. No para ser masticados, sino para masticar. Cuando los incisivos del pequeño están cariados, fracturados o con otros defectos en una o varias caras, esta técnica rápida permite darles solución sin demasiado tallado dentario.

1. Anestesia y dique.

2. Remoción de caries infectada con fresas redondas y/o cucharillas.

3. Con piedra de diamante, reducción mesial y distal, sólo si no hay diastemas.

4. Rducción de 1 mm del borde incisal.

5. Repaso con piedra de las caras vestibular y lingual, más que nada con fines de asperización.

6. Elección de una corona de celuloide y prueba; debe llegar 1 mm más allá del borde gingival.

7. Con explorador, perforar un orificio en los ángulos M y  D de la coronita.

8. Aplicación de una fina capa de ionómero vítreo modificado con resina, fotocurado, sobre la dentina expuesta.

9. Ya fraguado, aplicación de gel de ácido fosfórico al 37% sobre el resto de la corona dentaria; 15 segs.

10. Lavado por 10 segs y secado.

11. Capa fina de resina sin rellenar sobre toda la superficie, y aire, y curado.

12. Llenado de la corona con composite híbrido, que se aplica al diente y se eliminan los excesos gingivales con explorador.

13. Fotopolimerización.

14. Retiro de la corona y terminación, según arte.

Nota: Concordaríamos con Fred Margolis en que es más rápido hacerlo que escribirlo.

VOLVER (al índice)

 

                                                                                                 marzo-abril 2002

Restauraciones en molares primarios

En 1972, tuve ocasión de presidir un Congreso de Odontopediatría en Buenos Aires, organizado con el concepto de que debía considerarse no como una especialidad, sino como parte de la buena odontología cotidiana y que atender bien a los niños era un deber moral, y el mejor marketing, de paso.

Con ese concepto, en este mes de abril resumiremos conceptos de restauraciones en molares primarios, partiendo de que son esencialmente cuatro los materiales propuestos.

Amalgama. La amalgama es fácil de realizar, rápida y poco costosa. Aun con defectos de técnica y mal campo operatorio, permite salir del paso discretamente. Sin embargo, no es grata a la vista y, en los niños, se corre el riesgo de que no respeten el tiempo de fraguado inicial  Se sigue utilizando, a pesar de todo.

Resina compuesta. Bien realizado un composite, es excelente. Requiere una técnica perfecta, sin omisión ni error en los pasos. Toma tiempo para aplicar los necesarios incrementos, con niños que a veces no tienen paciencia. Tiene que ser más caro. No es cariostático. Toma 1,5 veces más tiempo. En fin, no suena promisorio.

Ionómero. Tiene algunas claras cualidades, como que es cariostático, se adhiere al diente, se aplica masivamente y no por incrementos, y se dilata y se contrae de manera similar al diente. Provee un servicio adecuado para el tiempo mínimo requerido en primarios. Sin embargo, es diufícil obtener mezclas constantes todas las veces, toma varios minutos para fraguar antes de poder terminarlo, lo cual es muy negativo en niños ansiosos. Por un tiempo permanece blando y es soluble en agua. Con agregado o no de limallas de amalgama no parece ser lo mejor.

Ionómero reforzado. El ionómero vítreo refozado con resina compuesta aumenta la resistencia y disminuye la solubilidad, al tiempo que sigue liberando fluor y se adhiere al diente. Incluye Fuji II LC; Photac-Fil, y Vitremer, y algunos agregan Dyract, Geristore y Variglaa.

Tácnica simple.1.      campo seco; 2.      preparación conservadora; 3.      colocación de matriz; 4.      aplicación masiva; 5.      polimerización; 6.      terminación ; 7.       aplicación de bond a la superficie (o barniz)

 

sellaron sus fisuras    Hay puntos en debate antes de entrar en sellado propiamente dicho de fosas y fisuras: dientes elegidos, edad, caries o no, etc. Pero este mes queremos presentar la manera más práctica de sellar para máxima duración.

 Como la humedad es gran causa de fracasos, se ha recomendado el uso de dique de goma, pero no está muy acorde con una técnica que debiera ser simple y económica. Rollos bien ubicados, o las láminas absorbentes, con buen eyector de saliva, son suficientes.

  1. La limpieza previa puede ser realizada con cualquier método de uso habitual en cada consultorio.
  2. La preparación de la superficie mediante ligera ameloplastia tiene defensores que aducen la posibilidad de asegurarse de la existencia o no de caries y aumenta su seguridad en los márgenes. Después, 15 segundos de grabado ácido, 10 segundos de lavado y cinco segundos de secado son suficientes.
  3. No se suele emplear un paso de adhesión previa, aunque para algunos aumenta la retención y reduce la microfiltración, sobre todo habiendo alguna humedad.
  4. El sellador en sí más usado es el que libera flúor, pero no es segura su eficacia preventiva. Algunos lo prefieren claro; otros, opaco, y hay quien quiere que sea una resina fluida. La preferencia absoluta es de fotocurado.

VOLVER