octubre 2005     

                            

¡Que no se nos pierda el molar!

Un accidente en la extracción quirúrgica del tercer molar retenido puede disparar un fragmento de la raíz, la corona o el diente entero hacia el seno maxilar, que es un problema serio, pero no tanto como cuando se introduce en los espacios pterigomandibular o infratemporal. Un tercer molar impactado que se introduce en el seno maxilar precisa un procedimiento de Caldwell-Luc convencional para su resolución.

Los cirujanos en fase de aprendizaje, conscientes de esta eventualidad, sienten tensión por este motivo. El procedimiento quirúrgico para recuperar el molar desplazado puede ser complejo por la mala visibilidad y el espacio limitado. Véase en una panorámica el desplazamiento del molar al espacio pterigomandibular

       

Describiremos una técnica practiquísima para evitar este accidente exodóncico. Utilizamos, dicen F. Hernández Altemir, S. Hernández Montero, M. Moros Peña, E. Hernández Montero (Rev Esp Cirug Oral y Maxilofac 2005; 27 (2)  mar.-abr. ), un dispositivo de anclaje que se ancla con un hilo de seguridad a la cara vestibular u oclusal del molar impactado expuesto quirúrgicamente. Hace falta un instrumento especializado, que consta de los elementos de anclaje habitualmente utilizados para fijar tendones, músculos y otros componentes en articulaciones pequeñas. En nuestro caso, se fijan al diente taladrando un orificio del diámetro y profundidad necesario para acomodar el dispositivo de anclaje).

Este orificio (Fig. 4A) actuará como una guía para la instalación exacta del anclaje (Fig. 4B). El anclaje está unido a un hilo quirúrgico (Fig. 4C) que sirve para localizar y extraer más fácilmente el molar si se desplaza hacia el seno o la fosa subtemporal.

Para ahorrar AMT    

El MTA (o AMT) cuesta bastante como para no despilfarrarlo y para ello nos puede ayudar nuestro viejo portaamalgama y alguna artimaña práctica. Para empezar, no suele ser necesario íntegro el gramo que viene en el sachet. Se lo puede colocar en una cápsula que cierre herméticamente y de ahí sacar lo que se necesite, que se depositará en un dappen. Se mezcla el polvo con el vehículo para darle consistencia de masilla. De ahí se toma una cantidad con un portaamalgama pequeño (que debe ser lavado después de usarlo, antes del endurecimiento), pero aun así demasiado grande para el uso habitual en un conducto, en una perforación o en cualquier otro caso. El contenido, con la forma de cilindro que adquirió, se pone en un vidrio y de allí se recoge lo necesario con atacador, espatulita u otro instrumento plástico y aun el explorador. Para que no se adhiera puede ser necesario humedecer la punta del instrumento

VOLVER