mayo  2004                                                  

                                                                                                     

 

Pernos buenos y baratos

 

En busca de la estética perdida con los pernos metálicos, aparecieron los de cerámica y después los de fibras, menos propensos a las fracturas y tan retentivos como los metálicos. Si una fuerza desmedida recae sobre el diente restaurado, podrá llegar a quebrarse el perno, pero no provocará la fractura vertical de la raíz, pues la energía se disipa con la adhesión que, además, reforzó el diente debilitado. Sigue siendo preferible que por lo menos queden 1,5-2 mm de diente para lograr el efecto de férrula.

Antes de pasar a la técnica sencilla y barata, veamos lo que proponen Howard E. Strassler y Paul C. Cloutier (Compendium oct 2003; 24(10) 742). Es una técnica que usa pernos de fábrica:

1. Con instrumentos de mano calentados (condensador), se elimina la gutapercha hasta el punto deseado, con cuidado de que no quede ni un poco adherido a las paredes.

2. Con escareador, se ensancha hasta el grosor deseado y se usa el perno correspondiente.

3. Con el perno en el conducto, se estima la longitud deseada y se lo corta a ese nivel ayudándose con un tope marcador (diamante y alta velocidad bajo agua para que no se separen las fibras).

4. Tras irrigar y lavar bien el conducto, se lo seca y graba con ácido fosfórico al 32% (gel), aplicado con aguja para inundar bien todo.

5. Con igual recurso, se lava abundantemente a los 15 segundos.

6. Con puntas de papel, se seca (no debe verse de color el cono).

7. Con adhesivo de curado dual (usaron Optibond Solo Plus Dual), valiéndose de un pincel largo se preparan todas las paredes radiculares. No se usarán adhesivos de quinta generación  porque son incompatibles  con los composites duales y de autocurado.

8. Con la resina adhesiva, se pinta el perno de fibra.

9. Con tubo aguja (Accudose), no lentulo, se inyecta el composite dual que también recubrirá el perno.

10. Con LED, o no, se cura durante 1 minuto.

11. Con un composite híbrido, se reconstruye el muñón.

 El cementado de la corona cerámica --tema que genera dudas en algunos colegas-- se uede hacer así:

1. A las coronas que deben llegar grabadas del laboratorio, se las pinta por dentro con silano y con una resina adhesiva.

2. Con ácido fosfórico al 32%, se graba por 15 segs el muñón y se lava.

3. Con un recurso secante, no con aire, se seca la superficie.

4. Con agente adhesivo y un impregnador separados, más la resina, se aplican varias capas al muñón, pero NO se polimerizan.

5. Con cemento de composite dual en la corona, se la lleva al diente y se cura por 20 segs con LED (o con la luz preferida).

N. Velmuguran y A. Parameswaran (Op Dent en 2004, 29(1), 112) propusieron una técnica a medida, también estética, pero sencilla y barata.

1. Preparan el espacio del conducto.

2. Eligen un perno metálico al que marcan para adherirle cera.

3. Van incorporando cera por incrementos y sucesivas aplicaciones en el conducto, hasta estar satisfechos con la reproducción del interior del conducto.

4. Introducen el perno en un material elastómero para impresiones.

5. Retiran el patrón de cera.

6. Condensan composite dentro de la cavidad de la impresión y lo van curando con la luz.

7. Al seccionar el material, pueden curar un tiempo más el perno obtenido.

8. Prueba del perno.

9.Grabado y lavado del conducto.

10.Aplicación de agente adhesivo de sexta generación (Prompt-L-Pop, que contiene impregnador de autograbado).

11. Cementado del perno con cemento de resina de curado dual.

Quienes prefieran los pernos metálicos, pueden tomar referencia en un trabajo de Barry L. Musikant, B. I. Cohen y A. S. Deutsch (Compendium oct 2003 24(10); 788), quienes recomiendan pernos paralelos, de punta cónica y seccionada, como Flexi-Post (cuando queda remanente dentario) o Flexi-Flange (cuando el remanente es escaso o nulo). La técnica tiene tiempo y es conocida. (La podemos detallar a pedido de los lectores de U. O.)

Y ya que estamos, hablemos de luces polimerizantes, pues quien disponga de la minucia de 2.900 dólares podrá adquirir la Swiss Master Light que es una luz halógena de alta intensidad refrigerada con agua que cura más rápido (+ o - 6 segs) y campos de 8 a 16 mm. Aparte del precio, tiene algunos inconvenientes frente a varias ventajas.

 

Refrescando adhesiones...   Tomando como ejemplo un adhesivo de grabado total (Prime & Bond NT), recordemos la manera indicada de usarlo:

1. Grabado con gel de ácido fosfórico al 34%.

2. Lavado cuidadoso por 10 segs, mn.

3. Secado por contacto, no aire, de modo que la dentina quede húmeda,

4. Aplicación generosa de PBNT, por 20 segs o más.

5. Repetir después de haber polimerizado por 10 segs.

En cambio, con un adhesivo de autograbado (Clearfil SE Bond), se aplica el CSEB y se lo deja 20 segs; se seca con aire suave; se vuelve a aplicar CSEB, se echa suave chorro de aire y se polimeriza por 10 segs.

 

 

 

VOLVER