mayo 2002

Doble impresión mejorada.- 

  Cuando hay que hacer una sola corona, la mejor manera de ahorrar tiempo y ganar seguridad consiste en recurrir a la técnica de impresión simultánea de ambos arcos dentarios. Los ajustes por realizar serán ínfimos o nulos. Pero hay piedras en el camino del dentista que se lanza sin algunas precauciones.

La idea básica consiste en inyectar material para impresiones de viscosidad baja o media alrededor del diente preparado, cargar una cubeta doble con material para registro de mordidas, insertar y hacer morder al paciente en céntrica.

La idea modificada en dos pasos consiste en tomar una impresión doble preoperatoria, que después servirá como cubeta individual. En un segundo paso, se inyecta material en torno del diente preparado y en el hueco de la impresión, y el paciente cierra en céntrica. (Hay un método que inyecta el material blando por uno de dos agujeros vestibulares en la cubeta; a mí no me dio buen resultado; complica, no simplifica.)

Elección de la cubeta.- Esta primera precaución, consiste en cuidar que la cubeta calce bien, sin desvíos en dientes vecinos o rebordes. Se la prueba en boca, con el paciente cerrando en céntrica y viendo que tenga libertad de movimientos. Tomada la impresión, no se debe ver la cubeta, cuyas paredes deben estar íntegramente cubiertas por la impresión. Si se ven, se las puede desgastar lo suficiente como para repetir con tranquilidad. Las cubetas flexibles se adaptan más fácilmente y también se deforman; por ello, requieren el uso de material para registros para que tenga suficiente resistencia a la deformación al endurecer. Si se corta un tajo en la red, las paredes se separan y no aprietan los tejidos bucales. Las cubetas rígidas son metálicas y no dependen tanto de la rigidez del material, pero resultan menos prácticas.

La segunda precaución consiste en procurar que un solo material de impresión registre todos los aspectos del diente. Mejor repetir si no se ve un solo material, a causa de las diferencias en propiedades físicas.

Finalmente, se controlan todos los detalles de la impresión como de costumbre.

 

  Se aflojó el puente                                             

A todos nos pasó que se aflojara uno o los dos pilares de un puente que estaba hermoso. Claro, si se sale íntegro y estamos seguros de que tiene la retención adecuada, podemos volver a pegarlo. Pero si despegó un solo pilar y el otro está adheridísimo, ahí vienen los dolores de cabeza y la necesidad de soluciones. Entre lo que vivimos nosotros (E. B. y H. M.) y lo que hemos visto y leído de Gerald McLaughlin y Gordon Christensen, podemos hacer algún aporte útil para el caso mencionado, para cuando hay caries o para cuando se requiere endodoncia. Todo está en www.universodontologico.550m.com > practiquísimas.

 Poniendo calor.- Si todavía quiere probar suerte con el pilar adherido, antes de usar el extractor de puentes, póngale calor a lo que hace, aplique una barra de compuesto calentada y recalentada a la corona,durante 60 segundos,  para que se dilate antes de iniciar el golpeteo.

Poniendo ingenio.- Con anestesia, se le realiza al pilar despegado un agujero oclusal de 2 mm y se ve si hay caries debajo.

I.  Si no hubiera caries,

a) se pasa hilo dental entre reborde y puente y se tracciona lo más posible;

b) se realizan repetidos lavados alternados con hipoclorito de sodio y agua oxigenada;

c) se seca muy bien;

d) se aplica la punta de una jeringa Centrix que calce justito en el agujero y se inyecta un ionómero vítreo;

e) se presiona fuertemente hasta su posición al puente y se lo mantiene así hasta el fraguado;

f) se restaura la cavidad remanente con el material de elección.

II.  Si hubiera caries,

a) se agranda el orificio oclusal hasta abarcar casi toda la superficie;

b) se trata la caries (endodoncia incluida, si necesaria) y se restaura la pieza;

c, d, e, y f) como en el caso anterior.

Endodoncia.- Pegada o despegada la corona, el acceso debe ser adecuado y la obturación endodóncica es preferible realizarla con un sellador sin eugenol. Confección y cementado de perno. Los pasos siguientes variarán con que el pilar esté cementado o no. En ambos casos, se cementa el perno con Panavia y se termina restaurando con el material de elección, después de cumplir los pasos c, d y e. O, como prefiere uno de nosotros, se cementa el perno con Panavia estando la corona bien cementada y se lo deja sobresalir un poco, para después darle la anatomía adecuada.

Caries cervical.- Donde la estética no sea un factor por considerar, se trata la caries y se la restaura con un ionómero vítreo (por el flúor).

Donde la estética importe y haya una corona ceramometáica:

1) Talle la cavidad

2) Talle bisel amplio (hasta 2 mm) en la porcelana

3) Conviene arenar porcelana y metal

4) Aplique ácido fosfórico a la porcelana por 15 segundos (algunos recomiendan fluorhídrico, que tiene sus inconvenientes y precauciones

5) Aplique silano a la porcelana (o alguna resina adhesiva, de no tenerlo)

6) Aplique adhesivo a la dentina

7) Cubra el metal y la dentina oscurecida con composite opaco, con pincel

8) Restaure con composite de fotocurado del color apropiado, polimerice y pula.

 

¿Cer-o-mer-o existir?

Existe un nuevo sistema de restauración denominado cerómero/FRC (Ivoclar, Schaan, Liechtenstein), que podría sustituir en diferentes indicaciones las restauraciones convencionales sobre estructuras metálicas.

Descripción del sistema

Con la esperanza de que el fabricante o el distribuidor financien esta revista (¡iluso!), describremos el sistema por nombre de marca. Consta de dos materiales, Vectris utilizado como infraestructura, y Targis, como material de recubrimiento, aunque en determinados casos el Targis pueda utilizarse solo o sobre una base metálica.

Vectris consiste de fibras de celulosa embebidas en una matriz de lignina y está reforzado con fibras de vidrio de pequeño tamaño (5 y 14 micrones) que se silanizan para formar uniones químicas con la matriz de polímero.

Targis  es un cerómero indirecto, es decir, una combinación de relleno inorgánico cerámico (75%-80% con partículas de 1 micrón de tamaño), con una estructura inorgánica tridimensional homogénea y una matriz orgánica compatible con la nueva subestructura FRC. El cemento de resina aconsejado es el Variolink (Vivadent, Shaan, Liechtenstein).

Nota: el nombre deriva de CERamic Optimized polyMER y FRC es Fiber Reinforced Ceramic. Son varias capas de hojillas de fibras, así como haces de fibras de orientación monoaxial. En esta línea se realizan blindajes livianos o se emplean aviones y barcos, porque combina liviandad y resistencia. Su elasticidad es similar a la dentinaria.

Indicaciones y contraindicaciones

Sus principales indicaciones son las coronas unitarias anteriores y posteriores; sobre todo, si se requieren márgenes supragingivales o si la corona clínica es corta (ya que se beneficia con la unión adhesiva); puentes posteriores con un solo póntico entre los pilares; y también inlays, onlays, supraestructuras sobre implantes y puentes con armazón metálico, utilizando el Targis solo.

Contraindicaciones: cuando no es posible conseguir un aislamiento absoluto, por ejemplo, en márgenes de preparaciones subgingivales, y que se requiera más de un póntico entre pilares.

Ventajas: De la cerámica obtiene durabilidad estética, resistencia a la abrasión y gran estabilidad, mientras que de los composites proviene su facilidad de retoque posterior, pulido, unión fuerte con el cemento, menor fragilidad y reparabilidad en boca.

 

Técnica de preparación

Márgenes nítidos, tipo chanfle profundo u hombro, con nada de bordes afinados ni biseles largos.

Internamente, en cambio, los ángulos deben ser redondeados.

La reducción según la anatomía eliminará un espesor de entre 1,5 y 2 mm, con transición redondeada de una a otra cara.

Si el margen queda en dentina, puede tener 90°. En esmalte, 10-30°.

En las incrustaciones, además del 1,5 mm mínimo, se observará bien la acción de las cúspides antagonistas y las paredes axiales serán algo divergentes.

Cementación

El primer paso en la corona o incrustación es arenar y silanizar .

El primer paso en la cavidad es realizar el grabado.

En el elemento protético y en el diente, se aplica el bond.

Se emplea cemento de resina.

Para el asentamiento se puede emplear ayuda ultrasónica o mecánica.

         

VOLVER