mayo 2006

 

  Retirando coronas  (TEMA DEL MES en junio)

No hay más vueltas que darle al asunto; a nadie le gusta quitar coronas o puentes. El muy documentado e informado Dr.Luis María Ilzarbe, escribió que “ El martilleo sobre un puente protésico fuertemente adherido tiene unos inconvenientes que se presentan en mayor o menor frecuencia y que revisten en ocasiones gravedad:

• Destrucción del metal del puente, con lo que el trabajo se pierde.
• Destrucción del muñón del pilar sustento de la prótesis (fractura corono-radicular) que no resiste la enérgica acción del martilleo.
• Luxación de la pieza pilar por patología periodontal. El diente sale completamente de su posición en el alveolo, adherido al puente protésico que se pretendía remover. En este caso perdemos la pieza irremediablemente.
• Estrés generado en el paciente que observa con horror cómo el odontólogo martillea con fuerza sobre sus maxilares causándole dolor y temor a la ruptura de piezas dentarias.
• Estrés generado en el mismo profesional que ejerce la acción por el temor a la consecuencia iatrogénica del martilleo.

Con este fin propició un dispositivo que el lector podrá hallar en: http://www.icqmed.com/articulos/elevador/default.htm

 


 La casa KaVo presenta el CORONAflex  que utiliza aire comprimido para generar un impacto súbito cuya energía destruya la adhesión del cemento. La prótesis no quedaría dañada, ni se rompería el diente. Es un método rápido e indoloro, dicen los fabricantes. Gira hasta 360° para ubicarlo en la mejor posición  y se esteriliza a 135 °C.

 Funciona así, según el folleto:

·       Cortar el agua de la turbina.

·       Enchufar el CORONAflex sobre el acoplamiento  MULTIflex.

·       Con el conmutador encender el aire comprimido, mantener el conmutador de pie apretado, y se tensa el percutor en el CORONAflex.

·       El disparo del impulso de impacto se realiza mediante la mano a través de la tobera de disparo en el instrumento.

·       Para poder tensar el percutor de nuevo, quitar el dedo de la tobera de disparo antes de que se dispare el siguiente impulso.

 

Y después viene una serie de accesorios para adecuar el aparato a cada caso. Se pueden ver en las siguientes ilustraciones. Más detalles en:

               

               

                   

                            

Ahora, me pregunto yo, ¿será mejor con aire comprimido que con resorte soltado?

                                                                                  

VOLVER