mayo 2007

Midiendo profundizo...   Tielemans S et al ( Quintessence Int  2007 feb;38(2):135) se propusieron verificar la precisión del medidor de preparaciones (Prepometer, de Hager & Werken) y medir la profundidad dentinaria remanente. Realizaron cavidades estandarizadas en vestibular de cervical de 12 dientes intactos y midieron la profundidad antes de la extracción. Después, midieron el espesor de dentina restante, con un medidor de la resistencia eléctrica. Concluyeron que el Prepometer puede servir para estimar el riesgo de lesión pulpar, pero se debería demostrar esa eficacia con una prueba clínica amplia aleatoria.

 

Dividiendo incremento...   Hassan KA et al Khier SE J Contemp Dent Pract 2007 feb 1; 8(2):121 realizaron restauraciones de composite en cavidades cervicales grandes, con dos incrementos planos de 1,5 mm de espesor. Antes de polimerizar, practicaron dos cortes diagonales en cada incremento para crear 4 formas triangulares planas. El primer incremento lo aplicaron para cubrir la pared axial íntegra y algo de las 4 paredes circundantes, así como sellar los márgenes cavitarios. Así logran reducir el factor C y las fuerzas de contracción generadas al orientar el composite en contracción hacia las áreas no adheridas, libres, creadas por los dos cortes diagonales. También se lograría una restauración más natural al insertar incrementos planos de dentina y de esmalte de espesor uniforme, algo más aproximado a la estructura natural.

Centripetando e incrementando...   Ghavamnasiri M et al (J Contemp Dent Pract 2007 feb 1;8(2):113) realizaron 88 cavidades proximales en premolares con los márgenes en cemento, en 4 grupos: 1 – incremental con matriz Palodent (IP); 2 – incremental con matriz transparente (IT); 3 – centrípeta con Palodent (CP), y 4 – centrípeta con transparente (CT). Para todos los grupos usaron adhesivo de grabado total (Single Bond) y composite Z100. Comprobaron que con el margen en cemento, la clase de matriz y el tipo de relleno no influyen para reducir la microfiltración marginal. S. Szep et al ( Pract Proced Aesthet Dent 2001 abr;13(3):243) tampoco hallaron diferencias significativas en filtración, pero en microdureza lo mejor fue la técnica centrípeta con matriz y cuñas transparente.

N de la R. Por si algún lector se interesa, describimos e ilustramos las técnicas con ayuda del Dr. Douglas A. Terry.

TÉCNICA CENTRÍPETA  técnica de adaptación proximal que reemplaza la estructura dentaria desde la periferia hacia el centro de la cavidad y se usa cuando el margen gingival termina en esmalte. Se aplica un pequeña cantidad de glicerina al diente vecino con hilo sin encerar (Figura 1), para evitar el uso de tiras o bandas. Se aplica composite translúcido como incremento inicial en proximal y se adapta coninstrumento de hoja larga al margen y al vecino y se alisa con pincel. Los incrementos sucesivos se aplican contra el diente vecino desde el piso gingival hasta la cresta hasta crear una envoltura translúcida. Serán fotocurados desde gíngivo-lingual y gíngivo-vestibular, 40 segs (Figuras 2 a 5). Como no toca la pared pulpar, hay menos contracción hacia ésta y no aparta el material de la cervical y mejora la adaptación marginal. A partir de esto, la restauración puede ser tratada como oclusal.

Se completa entonces mediante la técnica incremental, que aplicando con jeringa composite fluido permite crear un tapizado que se adapta con instrumento fino y romo. Después se va llenando la cavidad con híbrido, adaptado con el mismo instrumento y fotocurando por 40 segs. Son incrementos de 1 mm, aplicados en diagonal, creciendo hacia oclusal en V (Figuras 6 y 7). Se puede terminar la capa de “esmalte” con híbrido de partículas pequeñas, con ayuda de pinceles y aun de instrumentos endodóncicos finos para surcos.

 

Figure

Fig. 1: aplicación de glicerina al vecino

 

  Figure

Fig. 2 (9a): formación de pared translúcida contra el diente vecino.

Fig. 3 (9B): Aplicación de la luz desde gingival lingual.

Fig. 4 ( 9C): Luz desde gingival vestibular.

Fig. 5 (9D): Finalmente, luz desde oclusal.

  Figure

 

 

Fig. 6 (11A -): Incrementos aplicados oblicuos, en V hacia oclusal.

Fig. 7 (11B): Incrementos adaptados con instrumento fino.

Figure

 

 

Figure

 

VOLVER