marzo-abril 2002

Restauraciones en molares primarios

En 1972, tuve ocasión de presidir un Congreso de Odontopediatría en Buenos Aires, organizado con el concepto de que debía considerarse no como una especialidad, sino como parte de la buena odontología cotidiana y que atender bien a los niños era un deber moral, y el mejor marketing, de paso.

Con ese concepto, en este mes de abril resumiremos conceptos de restauraciones en molares primarios, partiendo de que son esencialmente cuatro los materiales propuestos.

Amalgama. La amalgama es fácil de realizar, rápida y poco costosa. Aun con defectos de técnica y mal campo operatorio, permite salir del paso discretamente. Sin embargo, no es grata a la vista y, en los niños, se corre el riesgo de que no respeten el tiempo de fraguado inicial  Se sigue utilizando, a pesar de todo.

Resina compuesta. Bien realizado un composite, es excelente. Requiere una técnica perfecta, sin omisión ni error en los pasos. Toma tiempo para aplicar los necesarios incrementos, con niños que a veces no tienen paciencia. Tiene que ser más caro. No es cariostático. Toma 1,5 veces más tiempo. En fin, no suena promisorio.

Ionómero. Tiene algunas claras cualidades, como que es cariostático, se adhiere al diente, se aplica masivamente y no por incrementos, y se dilata y se contrae de manera similar al diente. Provee un servicio adecuado para el tiempo mínimo requerido en primarios. Sin embargo, es diufícil obtener mezclas constantes todas las veces, toma varios minutos para fraguar antes de poder terminarlo, lo cual es muy negativo en niños ansiosos. Por un tiempo permanece blando y es soluble en agua. Con agregado o no de limallas de amalgama no parece ser lo mejor.

Ionómero reforzado. El ionómero vítreo refozado con resina compuesta aumenta la resistencia y disminuye la solubilidad, al tiempo que sigue liberando fluor y se adhiere al diente. Incluye Fuji II LC; Photac-Fil, y Vitremer, y algunos agregan Dyract, Geristore y Variglaa.

Tácnica simple.1.      campo seco; 2.      preparación conservadora; 3.      colocación de matriz; 4.      aplicación masiva; 5.      polimerización; 6.      terminación ; 7.       aplicación de bond a la superficie (o barniz)

 

extracción de pernos    Para extraer pernos muñones, primero, trácese un surco alrededor del fragmento remanente; segundo, aplíquese la vibración ultrasónica de un tartréctono (Cavitron u otro) en períodos de 15 segundos (dos iniciales) y luego períodos de 30 segundos. Puede tomar un promedio de 2 minutos para lograrlo (si Dios ayuda) (Smith BJ. J Endod  2001 Oct;27(10):63.

bastante amarga ya es    Ya es bastante amarga la vida, para demasiados, como para que caiga anestesia en la boca. El Dr. Henry Harbert se molestó en buscar un remedio más eficaz que los conocidos por usted. Encontró que el jugo de uvas rojo (para el blanco también hay que averiguar si tiene alergias el paciente), contrarresta inmediatamente el mal sabor. Se carga una jeringa plástica de punta curva, de 12 cm, con el jugo y se la tiene a mano. Si el paciente hace señas de disgusto, le administra en el área de derrame una pequeña cantidad, que se puede repetir varias veces, y le avisa que puede tragar sin peligro. Increíblemente, el mal sabor desaparece enseguida.

 

paciente problema     Hay pacientes a los que ya se los ve venir, casi con sólo mirarlos se sabe que llevan un medallón con la palabra problema.

Gordon J. Christensen, que es uno de los tipos más listos y más rápidos que he encontrado en el mundo dental, enumera algunas de las características que definen a estos pacientes y que vendrán bien a los colegas jóvenes (y a los veteranos).

  1. Pasó por demasiadas manos, por completas, parciales o fijas.
  2. Habla mal de los colegas que lo vieron antes y hasta pretende nuestra complicidad. No caiga en la trampa, colega/
  3. Llega cargado de xigencias y autoritariamente. Lo malo es tratar de superarse para estar a la altura de sus muchas veces desencaminadas demandas.
  4. No trata bien al personal, aunque sí al odontólogo, y quizá tuvo alguna mala praxis por ahí. 
  5. Sabe demasiada odontología o parece. Obsesivos, probablemente.
  6. Dejó un tendal de dentistas que “nunca hicieron las cosas bien.
  7. Aparte de recomendarle que vea a algún colega que no nos cae bien.

Christensen formula sugerencias:

  1. Haga una primera sesión más hablada y más detectivesca, para extraerle todo lo negativo que trae y conocerlo.
  2. Pregunte quiénes lo atendieron y llámelos. Por lo informado, Gordon tuvo que llamar a la policía para que se llevaran a una paciente. Si no me cree, lea el JADA de diciembre, p. 1591.
  3. Explique mejor que nunca el futuro tratamiento.
  4. Obtenga un consentimiento informado detallado, sin excepción.
  5. Sea realista, no prometa ni más ni menos.
  6. Un test: no hay cosa más fácil que instalar una parcial acrílicia provisoria, o “flipper”, pero a Gordon la colocación en cierta paciente le tomó tres horas. Le sugirió algunos colegas excelentes que la verían con gusto.
  7. Lleve la historia clínica más detallada que le sea posible.
  8. Si ve venir problemas, resuelva el problema más inmediato, la causa de la consulta, y recuerde a ese colega que tanto aprecia.
  9. No se meta en donde un especialista quizá lo haga mejor.
  10. Algunos pacientes problema, bien manejados, encontrándoles la vuelta, pueden convertirse en fanáticos nuestros.

Señores navegantes, cuenten sus experiencias sobre este tema, aporten sus soluciones, cuenten sus anécdotas, que las reuniremos  en una página especial de Universo.

 

sellaron sus fisuras    Hay puntos en debate antes de entrar en sellado propiamente dicho de fosas y fisuras: dientes elegidos, edad, caries o no, etc. Pero este mes queremos presentar la manera más práctica de sellar para máxima duración.

 Como la humedad es gran causa de fracasos, se ha recomendado el uso de dique de goma, pero no está muy acorde con una técnica que debiera ser simple y económica. Rollos bien ubicados, o las láminas absorbentes, con buen eyector de saliva, son suficientes.

  1. La limpieza previa puede ser realizada con cualquier método de uso habitual en cada consultorio.
  2. La preparación de la superficie mediante ligera ameloplastia tiene defensores que aducen la posibilidad de asegurarse de la existencia o no de caries y aumenta su seguridad en los márgenes. Después, 15 segundos de grabado ácido, 10 segundos de lavado y cinco segundos de secado son suficientes.
  3. No se suele emplear un paso de adhesión previa, aunque para algunos aumenta la retención y reduce la microfiltración, sobre todo habiendo alguna humedad.
  4. El sellador en sí más usado es el que libera flúor, pero no es segura su eficacia preventiva. Algunos lo prefieren claro; otros, opaco, y hay quien quiere que sea una resina fluida. La preferencia absoluta es de fotocurado.

Con honorarios claramente inferiores a los de restauraciones, básicamente por razones de tiempo requerido, se puede prestar un buen servicio a pacientes de ingresos reducidos.

 

implante de auto   Que sería cuando a uno le vuelven a colocar el propio diente extraído (no un auto). O, como en este caso, que se lo cuelgan al paciente, sin raíz, claro (el diente sin raíz, no el paciente, más claro) de los dientes vecinos (del diente, no del paciente). El Coronel Odontólogo James L. Kretschmar usa el ex diente como póntico, así:

  1. Se toma una guía del diente por extraer, junto con los dientes vecinos.
  2. Se extrae el diente, previa guía o no, según el caso.
  3. Se separa la raíz (y se queda con la corona) y se limpian los restos de tejidos, caries oresiduos de la cámara pulpar.
  4. Se pueden hacer unos surcos retentivos por lingual.
  5. Se asperiza un alambre y se lo adhiere a la corona con composite de fotocurado, donde no interfiera la oclusión.
  6. Se recorta el alambre a 4-5 mm a cada lado.
  7. Se rellena la cámara con composite de fotocurado que, además, adhiere el alambre a los dientes adyacentes.
  8. Se fotocura el conjunto.
  9. Se verifica la oclusión.

Pese a la evidente falta de seriedad de este esenciador, la experiencia junto a la vaca le dice que conviene cuidar un par de detalles no mencionados en el artículo del JADA (2001:132,1552). Primero, el alambre tiene tendencia a girar, si no se le hace un doblez como el de los clips; segundo, para mayor tranquilidad y duración, también conviene adherir diente extraído con dientes adyacentes por sus caras proximales.

 

VOLVER