marzo   2003            

 

Este diente alguna vez sonrió lleno de vida...   Al tomar en la mano la calavera vacía de un molar me pregunté qué habría sido de los labios que lo cubrieron y de su pulpa, si había desaparecido en lucha con la enfermedad o si había sido atacada preventivamente antes de realizar un puente. Gordon J. Christensen cree que conservar la vitalidad pulpar de las piezas dentarias que sostienen una prótesis fija presenta un desafío que merece ser encarado y resuelto. Son muy prácticos los puntos que presenta y resumimos a continuación.

Reconstrucciones traumáticas. Cuando queda poca sustancia dentaria para portar coronas se realizan restauraciones con materiales que pueden ser irritativos para la pulpa. Se suele usar composite y a veces amalgama. Se sugiere el empleo de imprimadores de autograbado antes del composite o un producto 4-META (tipo Amalgambond) antes de la amalgama.

Irritación por el cemento. Los cementos de ionómero vítreo reforzados con resina (tipo Fuji Plus) se han popularizado porque casi nunca causan la irritación pulpar que generaban los viejos cementos.

Instrumentos cortantes. Usar fresas o piedras más allá de su vida útil es abusar de la pulpa. Christensen prefiere instrumentos de “una vez” que no cuestan más de un dólar y dan seguridad. Asimismo hay que asegurarse de la apropiada concentricidad de la turbina, pues el impacto que genera su ausencia es un trauma potencial para la pulpa. Por lo mismo, hay que ejercer apenas una presión mínima, suficiente para cortar cuando el instrumento rotatorio está bien afilado.

Deshidratación. Removido el esmalte, los túbulos dentinarios quedan muy susceptibles a la deshidratación. Se suele abusar del secado previo a la impresión y esto irrita la pulpa.

Contactos prematuros. Los dientes pilares y los antagonistas se sensibilizan cuando la carga es exagerada. Hay que verificar bien la oclusión, para que sea la justa. Los dientes vecinos de los que quedan fuera de oclusión, fuera del puente, pueden sensibilizarse a su vez por el aumento de la carga o rajarse.

Ya murieron. Es preciso asegurarse de que existe vitalidad pulpar previa. En caso de duda, es preferible el tratamiento endodóncico que apostar.

Los mataron. Las reducciones dentarias demasiado profundas facilitan el trabajo de laboratorio y atentan contra la vitalidad de la pulpa. Se ha de tallar el mínimo necesario. Esto deberá ejecutarse con refrigeración adecuada. Uno puede darse cuenta de que es insuficiente si durante el corte se forma un barro gris en la superficie. La asistente puede complementar el rocío del equipo.

                                                   

VOLVER