junio 2006

                              Ese puente alto…  

Cuando tenemos que perder mucho de nuestro escaso tiempo (y del paciente) porque una prótesis fija nos llegó demasiado alta, nos sentimos derrotados y capaces de ahorcar al mecánico con nuestras propias manos. Todos lo vivimos. ¿De quién es la culpa?

El mecánico nos culpa de haber tomado mal el registro interoclusal, o la impresión o el antagonista. Nosotros lo acusamos de no respetar los registros y de ensamblarlos mal. Una solución propuesta por los colegas consiste en tomar las impresiones dobles, simultáneas de ambos arcos.

Veamos las etapas

·       Primero, la impresión del antagonista con alginato.

·       Hay quienes derivan la tarea a una colaboradora, la misma que hará el modelo. Debiera tomarlas uno mismo y cumplir o exigir que se cumplan las siguientes precauciones:

·       Medir bien las proporciones en las debidas condiciones.

·       Mezclar mecánicamente y siempre el mismo tiempo para resultados constantes.

·       Secar con aire no excesivo las superficies dentarias para eliminar saliva y residuos. Conviene frotar la mezcla con el dedo contra  las superficies más difíciles de registrar, como las caras oclusales.

·       Se debe lavar inmediatamente la impresión, desinfectarla y secar la superficie hasta que le desaparezca el brillo. La impresión envuelta en servilleta mojada y/o colocada en bolsa de plástico sellable puede quedar unos pocos minutos hasta el vaciado.

·       Se rocía con un líquido tensoactivo (reducidor de la tensión superficial) la impresión de alginato para reducir el número de burbujas en la superficie del yeso.

·       El yeso corriente tiene una expansión que puede generar inexactitudes. El yeso piedra no las tiene y resiste mejor el desgaste por los roces del antagonista. Se logra una buena representación del estado dentario del maxilar opuesto.

Registros interoclusales

Se debe poner mucho cuidado y ser muy exigente y no limitarse a una pobre “mordida”, con cualquier material. Las mordidas cubren a veces el arco íntegro, no solo el área de trabajo, quedan tocando las partes blandas y metidas en contactos abiertos y bajo retenciones. El mecánico, así, puede equivocarse.

Practiquísima técnica

·       Se coloca el material elegido sobre las superficies dentarias preparadas y se lo extiende uno o dos dientes más allá de cada lado; si son posteriores, conviene incluir el canino.

 

·       Se busca el cierre de la mandíbula en la posición deseada para reproducirla, por lo general, como la más interdigitada.

·       Retire el material fraguado y recórtelo con bisturí filoso para eliminar todo contacto con los tejidos blandos o retenciones.

·       Se prueba en boca, se confirma la posición correcta.

·       El mecánico debe unir los modelos con el registro interpuesto y mantenerlos bien unidos con una banda elástica. 

Adaptado de: Gordon J. Christensen J Am Dent Assoc 2006 137; (1): 96

 

VOLVER