julio  2004                                                

   Técnica clínica para cementar un perno de fibra con fines estéticos y propósito de prevenir fracturas radiculares longitudinales que tanta desdicha causan a los pacientes y a sus cirujanos dentistas

 

1.      Radiografía preoperatoria

2.      Dique de goma

3.      Creación de espacio para el perno, mediante

(a) condensadores digitales endodóncicos y localizador de conductos Probos 1 calentados previamente, que no perturban el cierre apical;

(b) radiografía para verificar la limpieza total de obturación radicular

(c) repetir estos dos pasos, si quedaran restos de guta y cemento

4.      Verificación de la profundidad

5.      Corte del perno (Twin Luscent Anchor) con diamante y alta velocidad y rocío para no separar las fibras de la matriz de resina

6.      Irrigación, lavado y secado del conducto; para mayor eficacia, se puede usar jeringa endodóncica;

7.      Aplicación del grabador, gel de ácido fosfórico al 32%, 15 segs, con jeringa y aguja

8.      Lavado abundante del ácido con jeringa endodóncica y agua (2)

9.      Secado del exceso de humedad com puntas de papel

10.    Si las puntas aparecieran con restos de colorante, se repite el lavado y secado

11.    Aplicación de un sistema adhesivo de curado dual, como el OptiBond Solo Plus, pues está contraindicado el autograbado con las resinas duales o químicas; se emplea un pincel largo (ej., Benda Brush Mini)

12.     Se pinta el perno con la resina adhesiva

13.    Se le aplica la resina cementante, igual que al conducto; preferentemente con sistema con aguja, pues un lentulo no lo llena por completo

14.    Asentamiento del perno con suavidad y firmeza

15.    Eliminación de excedentes

16.    Tocando el perno con la luz, se fotocura por 1 min, con LED

Las ventajas de los pernos de fibra son, según Strassler y Cloutier, de Baltimore, que

a.       por su transparencia transmiten la luz y dan mejor estética

b.      son adheribles y refuerzan la raíz

c.       la conicidad evita el desgaste superfluo de los paralelos

d.      absorben y disipan el impacto que transmiten los metálicos ante golpes

e.       son fáciles de remover atraumáticamente

f.        se presentan en varios diámetros

 

Donde se trata de cómo aprovechar los pernos de fibra para reparar fracturas de coronas dentarias que tenían coronas cerámicas en buenas condiciones, para  no desperdiciarlas

 

Se trata de crear perno y corona anatómicos, reforzados con fibras, adaptándolos a una corona existente, en una sola sesión.

1.      Limpieza de la caries que había socavado la corona, preservando márgenes

2.      Preparación de los conducts (1 o +), siguiendo pasos similares a los antes descritos

3.      Utilización de un perno de fibra (Anatomic Post’n Core, APC), con composite dentro del conducto recubierto con glicerina neutra

4.      Ajuste con presión ligera con el composite que formará el muñón (APC Core, p. ej.)

5.      Polimerización por 20 segs con luz halógena

6.      Retiro del perno para terminar la polimerización con 40 segs más

7.      Limpieza todo resto dentro de la corona

8.      Calzar el APC y cortarlo 2 mm más corto que la altura que deja la corona

9.      Recubrimiento del interior de la corona con glicerina neutra (APC Lubricate)

10.    Llenado de la corona con el composite para muñón

11.    Ubicarlo con cuidado sobre la preparación con el perno en posición

12.    Retirar el conjunto y completar la polimerización con 40 segs

13.    Limpiar bien el conducto, lavarlo y secarlo

14.    Aplicar adhesivo dual al conducto y al perno

15.    Asentar el conjunto y curar 10 segs

16.    Retirar los excedentes y polimerizar 40 segs más

17.    Cementar la corona, según arte

 

Sempiternos pernos...

 

A cuenta de lo que veremos en agosto sobre adhesión últimas generaciones y sobre pernos estéticos, para quienes prefieran seguir usando pernos metálicos podría ser útil lo que escribieron Barry Musikant, Brett Cohen y Allan Deutsch (Compendium, oct. 2003, p. 788). Sólo recomiendo hacer siempre la salvedad que la mayoría conoce bien; es decir, ver si los AA son independientes o no. De no serlo, como en este caso, ello no significa que se invaliden sus recomendaciones, sino que se deben tomar con pinzas... de algodón, claro.

En las generalidades iniciales, nos recuerdan

(a) que conviene que quede estructura dentaria supragingival;

(b) que queden paredes lo más gruesas posible;

(c) que no queden restos de material endodóncico;

(d) que el largo del perno sea como mínimo igual o superior al de la corona.

La propuesta de ellos consiste de dos pernos metálicos (Flexi-Post y Flexi-Flange), de los que afirman que tienen mayor retención que los cerámicos o los de fibra de carbón, porque no son pasivos

Técnica para la inserción de un perno prefabricado

1. Si existe un mínimo de dentina, se usa el Flexi-Flange; si hay algo más, el Flexi-Post.

2. Suelen venir en varios grosores (F-F, 4; F-P, 5) de los que se elige el que se corresponda con la imagen radiográfica; debe quedar por lo menos 1 mm de pared radicular en el punto más apical del perno.

3. Se prepara el conducto con escariador Peeso apropiado.

4. Se sigue con el espaciador inicial correspondiente al perno elegido, hasta el mango.

5. Si se colocará un F-F, se emplea el espaciador con dos pisos para ubicar el flanco. Si fuera un F-P, se acude al de un solo piso.

6. Se prueba el perno y se lo corta si no se pudo hacer un espacio más largo, hasta lograr el asentamiento pleno del escalón.

7. Se recubre el interior del conducto con un cemento de composite, quizá con lentulo o con agujas ad hoc; lo mismo con el perno.

8. Atornille el perno en el conducto hasta su asentamiento pleno. Al usar estos pernos con corte longitudinal, no hay peligro de fractura al insertarlos y tampoco por las cargas excesivas porque tendrían, dicen, la elasticidad similar a la raíz.

9. Sobre la cabeza del perno, se reconstruye un muñón de un composite para eso.

10. Se talla el muñón.

 

VOLVER