enero 2008

                   

Resilon – Epiphany: Una nueva alternativa para la obturación de conductos radiculares.

Por el Dr. Osvaldo Zmener

Introducción breve

En los últimos años, se han venido introduciendo en el mercado endodóntico una serie de materiales de obturación de conductos a base de metacrilatos, con el objeto de obtener una mayor adaptación y adherencia del material a las paredes del sistema de conductos radiculares en la interfase material de obturación – pared dentinaria. Esto se lograría mediante la hibridación con el colágeno de la dentina intertubular y la penetración del sellador en los túbulos dentinarios, por medio de un proceso similar al que se utiliza para obtener “adhesión” o retención micromecánica a las paredes dentinarias en Odontología Estética y Operatoria dental.

El sistema está compuesto por conos de un material denominado Resilón (constituido por un polímero a base de policaprolactona y otros componentes de relleno), cuyas medidas y conicidades son similares a las medidas ISO de los conos de gutapercha, un sellador endodóntico a base de metacrilatos hidrófilos de curado dual denominado Epiphany y un primer que se aplica previamente sobre la dentina. El Epiphany se une químicamente tanto a la policaprolactona de los conos como al primer sellando la interfase, por medio de lo que ha sido denominado como  técnica “monobloque.” En nuestro medio, se encuentra disponible en el comercio dental un producto similar denominado RealSeal constituido básicamente por los mismos componentes (conos de Resilon, el sellador hidrófilo y el primer).

La técnica en sí, requiere de un protocolo de procedimiento estricto, a saber:

1.  Durante la instrumentación, el conducto debe ser profusamente irrigado con hipoclorito de sodio (2.5% o 5.25%) y solución de EDTA (17% o 19%) para lograr una remoción efectiva del barro dentinario.

2. Una vez que el conducto ha sido instrumentado y preparado, debe recibir una irrigación final con EDTA y ser profusamente lavado con suero fisiológico o agua destilada estéril. Este último paso es fundamental para eliminar todo resto de substancias químicas del conducto, las que de otro modo, inhibirían el proceso de polimerización del sellador.

3.  Luego del último lavaje, las paredes del conducto radicular deben dejarse ligeramente húmedas para lograr que los metacrilatos hidrófilos se adapten a la pared dentinaria formando una capa híbrida con el colágeno y penetren en los túbulos dentinarios.

4.  Se prueba el cono de Resilón que actuará como “cono maestro.”

5. Se lo retira y se aplica el primer sobre las paredes del conducto por medio de un cono de papel.

6. Se extrae de la jeringa dual el sellador Epiphany y se lo  introduce y aplica sobre las paredes dentinarias ya con el primer. Se lo puede inyectar en el conducto en forma directa por medio de una aguja fina provista por el fabricante o bien mediante un instrumento de bajo calibre.

7.  Se recubre el cono principal o maestro con el sellador, menos el último milímetro de su punta, y se lo introduce hasta la longitud de trabajo previamente establecida.

8.  Se insertan los conos de Resilón como conos únicos o mediante la técnica de condensación lateral; admiten ser compactados tanto lateral como verticalmente o ser sometidos a un proceso de compactación termoplástica por medio de cualquiera de los sistemas de termoplastificación disponibles en el comercio.

9.  El sellador puede ser fotopolimerizado, si el profesional lo desea, en 40 segundos desde el acceso coronario. Esto permitirá obtener, en forma inmediata, una barrera secundaria de aproximadamente 2 mm de profundidad contra la penetración coronaria de fluidos o bacterias y/o sus toxinas hacia los tejidos periapicales. El sellador contenido en el resto del conducto radicular polimeriza en aproximadamente 40 – 60 minutos.

Es interesante la posibilidad de foto polimerizar en forma inmediata el material desde cámara pulpar y accesos, pues en los casos en que la estructura coronaria remanente lo permita, se podrá realizar la restauración coronaria con materiales adhesivos en la misma sesión operatoria.

Si bien esta nueva técnica de obturación aporta ventajas interesantes sobre las técnicas tradicionales, debemos tener en cuenta que hasta el momento, el material ha sido utilizado por los endodoncistas en forma personal, en sus prácticas privadas, y que aún no existen investigaciones clínicas exhaustivas que puedan aportar datos que permitan evaluar los resultados a distancia obtenidos con el uso clínico de estos materiales.

                Dr. Osvaldo Zmener

N. de U. O.- En la R. Argentina no se consiguen estos productos, porque a los distribuidores no les conviene “porque no tienen salida” y, es triste, dependemos de su provecho.

VOLVER