diciembre  2004                                                

  

Incrustaciones de composite

 

Con una incrustación de composite bien realizada y colocada, se puede restituir a un diente su integridad, lograr que recupere casi la totalidad de su resistencia original. Como en todo lo nuestro, esto depende de la corrección del procedimiento utilizado.

Preparación cavitaria

1.     Antes del tallado, se debe reconstruir el corazón dentinario del diente. Se usa ionómeros convencionales o reforzados con resina, como Fuji IX o Ketac Molar, o también resina compuesta. Se aplica sin llegar al esmalte perimetral.

2.     La cavidad debe dejar espacios interoclusales de unos 2 mm y será ligeramente expulsiva, unos 10°. Aconsejan pisos cavitgarios ligeramente cóncavos.

3.     No se harán biseles y las paredes lingual y vestibular proximales serán paralelas o suavemente divergentes, sin que establezcan contacto alguno con el molar vecino. La pared axial será apenas divergente hacia oclusal.

4.     Donde las paredes estén debilitadas, serán rebajadas para cubrirlas con la incrustación. El istmo no debe tener menos de 1,5 mm.

Impresión cavitaria

No difiere de lo realizado para cualquier otro tipo de incrustación. Para la restauración provisoria, se pueden utilizar materiales específicos a tal fin, o incrustaciones de acrílico cementadas provisoriamente, o algún otro material usado habitualmente por el profesional.

Confección

1.     Se emplearán las resinas optimizadas, llamadas cerómeros (Artglass, Cristobal, Sinfony, Targis, etc), o las de uso diario directo en posteriores, quizá del tipo “condensable”.

2.     En un modelo de yeso taller, tras la aplicación de por lo menos dos capas de espaciador, se procede a la reconstrucción como si fuera directa, por espesores adecuados y luz apropiada. Los cerómeros pueden requerir técnicas especiales.

3.     Se controla la oclusión en el oclusor.

4.     Tras cortar el modelo y dejar estrictamente la porción dentaria con la incrustación, se separa ésta con cuidado.

5.     Se modela el contacto proximal mediante agregados y tallados hasta obtener la forma deseada. Lo mismo en gingival hasta un buen ajuste y sin excedentes. Cada tanto, se puede verificar lo realizado probando la incrustación en progreso en un modelo de densita obtenido además del que está en uso.

6.     Prepulido.

7.     Polimerización final; va desde los métodos especiales aconsejados para cada cerómero hasta un simple curado como es habitual por todas las caras de la incrustación. Bertoldi A (RAOA 2004;92(3):253) recomienda colocar la incrustación sobre un espejo y aplicar la luz convencional, sin la cubierta que tiene cuando se emplea en boca, por lo menos durante 10 minutos.

8.     Pulido final.

Adhesión

1.     Preparación de la superficie dentaria, como para el uso directo de composites, con recursos no de última generación  y con aplicación del adhesivo, que preferentemente será polimerizado con el cementado de la incrustación; mejor si es dual

2.     Preparación de la incrustación, con microarenado y, según algunos AA, con silanización o con aplicación del adhesivo.

3.     Cementado con material de resina compuesta del tipo cementante o del tipo restaurador (para lo cual U. O. prefiere un material fluido o uso de ultrasonido que fluidifique materiales como SonoCem o Variolink.

4.     Asentada la incrustación con el cemento, se puede usar la luz por 5 segs, pasar hilo y retirar así y por otros métodos los excedentes. Se ha recomendado el uso de glicerina sobre el diente vecino.

5.     Fotopolimerización desde todas las caras posibles y no menos de 40 segs cada vez.

 

 Mejores provisorias

 

La mayoría de las coronas y puentes provisorios se hacen con una impresión de los dientes antes de tallarlos, tallándolos, colocando bis-acril en la impresión, llevándola a la boca y esperando el fraguado para retirtar y retocar y pulir. No es lo mejor, pero sí lo más fácil y rápido. Por su fragilidad, no sirve para más de 3 piezas y un tiempo de uso.

Veamos materiales utilizables y técnicas.

La mencionada resina bis-acrílica (Integrity, Cool Temp., Luxatemp, Protemp, Temphase) es la más popular, porque no calienta y no tiene mal olor, pero es más cara.

Las populares coronas de policarbonato deben ser rebasadas y vigilar que establezcan buenos puntos de contacto. [Con prolijidad, algunos hacen puentes hasta 3 piezas, con estas coronas rebasadas y unidas al mismo tiempo.

El polimetilmetacrilato (PMMA) ha sido y es muy usado por bastante resistente y de color estable por unas semanas, pero da calor y fuerte olor y con dificultades de calce (Jet Lang, Vita Zeta,

El polietilmetacrilato (PEMA) es algo mejor, aunque menos resistente y olor fuerte y dura pocas semanas (Trim, Snap).

La combinación de estos dos puede lograrse así:

1.     Sobre el modelo de estudio se hace el encerado de las coronas (completar las incompletas) y pónticos

2.     Impresión del modelo encerado

3.     Molde por succión sobre ese modelo en PMMA

4.     Tallado de los dientes pilares en el modelo diagnóstico, con espesor menor que el propuesto en boca

5.     Llenado de la “cáscara” de PMMA con más PMMA y aplicar esto sobre el modelo tallado y lubricado

6.     Tras el fraguado, recorte y pulido

7.     La operación se repite en boca, con PEMA, refrigerando

8.     Terminación del provisorio

Las coronas metálicas sin rebasar se colapsan y no sirven más. Deben ser rellenadas con acrílico.

No hay evidencias de que el uso de OZE o similares impidan el cementado definitivo, pese a la afirmación de los fabricantes de cementos sin eugenol. A éste se le atribuye crear hipersensibilidad.

 

Gris y crema hacen juego

 

En el magazine para la mujer y para el hombre dentistas, nuestra consultora de modas propone para la próxima temporada una combinación de gris y crema que los dientes van a adorar... y los bolsillos también.

La atrevida propuesta pretende aprovechar las cualidades de un material de bajo costo con la resistencia y la duración y facilidad de empleo combinadas con el encanto de un material que imita tan bien la naturaleza que se hace irresistible a los pacientes.

Una modelo premolar inferior luce gran cavidad MOD (parece “moda”, ¿verdad?) y estaba destinada a una gran prenda gris de arriba debajo, de atrás adelante, porque la pobrecita no podía pagarse una corona lujosa y el cetro que la sostiene. Le propusimos la siguiente

técnica:

1.     matriz para proteger al diente vecino y grabado y adhesivo

2.     con un composite híbrido de color al tono, se procedió por incrementos y a mano libre a reconstruir la destruida porción mesial con gran extensión hacia vestibular

3.     así resuelta la estética, el resto puede ser reconstruido normalmente con amalgama.

4.     Lo mismo, si está incluida parte del área gingival.

Con un poquito de imaginación, se pueden resolver todos los problemas estéticos de nuestras MODelos, con poco gasto y gusto mucho.

 

Incontinecia, oral o bucal?

Aunque suelen destacarse por su incontinencia oral, las mujeres no son menos ni más que los hombres en incontinencia bucal. Para la verbal, no tenemos remedio; para la bucal, la colega Helen L. Craddock propone un soporte de los músculos peribucales que están dejando escapar la saliva. Así como en otras áreas se usan pañales, que aquí quedarían un poco desubicados.

Se puede hacer en una prótesis o se puede confeccionar una placa para pacientes dentados que:

1.     en ambos lados, en la zona de caninos tenga un alambre grueso que salga del acrílico por detrás del canino, llegue hasta el límite mucogingival y retorne al acrílico;

2.     se le agregue cera hasta que en la prueba se esté satisfecho de cómo sostiene las comisuras

3.     se controle la oclusión, superficie plana posterior y guía canina anterior (en el caso de la placa)

4.     se procese todo el dispositivo –especie de placa de descanso con esos aditamentos- o la parte de la prótesis modificada con acrílico transparente

5.     se enseñe a la persona a mantener una muy apropiada higiene.

 

¡Esa maldita encía!

Para restaurar con composite una cavidad cervical que se extiende subgingivalmente, el odontólogo puede verse necesitado de una técnica como ésta, porque el recorte del tejido excedente con bisturí Bard Parker #15 o electrobisturí dejaría un área sangrante o sería difícil no tocar la grapa con el instrumento eléctrico, dicen Chan y Atkins.

Técnica

1.     Anestesia y aislamiento, con la goma retenida por hilo.

2.     Retracción del tejido gingival con instrumento romo.

3.     Colocar una grapa #212 en tejido sano, difícil, pero puede ayudar colocar un rollo corto por lingual y apoyar ahí el clamp bien por debajo del cíngulo.

4.     Estabilización de la grapa con resina autobloqueante (Ultradent) por debajo.

5.     Eliminación de caries.

6.     Si la caries se extiende demasiado hacia proximal, aplicación de una o dos bandas por M y/o D,bien hacia gingival con la ayuda de un hemostato.

7.     Inserción de resina autobloqueante o pasta de modelar en proximal, para retener la banda como sello de los márgenes cavitarios.

8.     Restauración con IV modificado (con todos los pasos pertinentes), que libera F, es compatible con la pulpa muy próxima y con los tejidos circundantes

9.     Retiro de bandas y pulido.

10.    Retoque final después de quitar la goma.

Para cerrar diastemas con encías inoportunas, según J W Robbins, por erupción pasiva alterada, se puede

1.     Anestesiar

2.     Determinar con sonda cuánta encía se debe recortar para igualar los márgenes gingivales desparejos

3.     Gingivectomía de, p ej, 1,5 mm

4.     Ostectomía con instrumentos rotatorios, mejor con colgajo levantado, pero a cielo cerrado es mejor la cicatrización y más si se tratara de un solo diente. Se completa con cincel de Wedelstaedt. Hasta  obtener una distancia de 3 mm al recién creado borde gingival.

5.     Compresión del área por 1 min

 

VOLVER