agosto 2005     

 

              Pulpotomía con hidróxido de calcio, AMT, etc

 La técnica básica, aplicable con MTA y otras medicaciones propuestas para conservar la pulpa viva en dientes permanentes jóvenes, consiste en la remoción de la pulpa cameral, complementada con un material que proteja y estimule la pulpa residual, favorezca su cicatrización y la forme una barrera de neodentina, que permitirá la conservación de la vitalidad del tejido pulpar remanente y el desarrollo radicular.

 La biopulpotomía está indicada en dientes permanentes con ápice abierto que 1) han sufrido fractura coronaria con exposición pulpar o que alcanza la dentina profunda y aunque no haya pulpa visible, genera el daño pulpar, o 2) han sufrido una exposición pulpar al eliminar la caries, cuando existe la seguridad de que la pulpa radicular remanente no está afectada

TÉCNICA

1.  Anestesia

2.  Aislamiento

3.  Eliminación de caries

4.  Apertura de la cámara con fresa redonda (nº 6 al nº 11) en contraángulo y baja velocidad.

5.  Eliminación del techo cameral, aplicando la fresa desde dentro de la cámara contra el techo y haciéndola girar impulsándola hacia fuera. Debe ser total, sin que quede techo de cámara

6.  Eliminación del tejido pulpar con una cucharilla afilada o un excavador, hasta la entrada de los conductos radiculares. Los muñones de la pulpa serán muy bien recortados para que no queden restos de tejido pulpar en el piso de la cámara.

7.  Lavado de la cámara con jeringa y bolitas de algodón impregnadas en agua de cal o suero fisiológico, hasta eliminar los restos pulpares y cohibir la hemorragia.

8.  Aplicación de la pasta (hidróxido de calcio puro) sobre el tejido pulpar remanente de los conductos, que puede ser con un portaamalgamas para la entrada de cada conducto; se presiona ligeramente con una bolita de algodón y se procura que quede bien sellada.

9.  Aplicación de una capa de OZE o IRM de 1 mm de espesor, por lo menos

10. Restauración final

VOLVER