diciembre  2012

 

Composites indirectos

Nandini S. (J Conserv Dent 2010 oct; 13(4): 184–194)

 

Los composites pueden ser  divididos en directos e indirectos (IRC). Los IRC o  composites protéticos o de laboratorio, hoy numerosos, ofrecen una alternativa estética para las restauraciones posteriores grandes.

 

La mayor causa de fracasos con los primeros composites posteriores directos era su pobre resistencia al desgaste. Aunque esto ha sido mejorado en los más recientes, aún son un problema por la contracción de  polimerización. Ningún método ha eliminado por  completo el problema de la microfiltración marginal con los composites directos.

Algo reducen inconvenientes los IRC, cuyas propiedades mecánicas, en general, son inferiores a las de la cerámica, pero sobre implantes reducen el impacto y alargan la longevidad de la restauración. Igual que en pacientes cuyas pobres estructuras periodontales cuando requieren restauración oclusal, estos materiales que absorben el estrés están indicados.

 

Tipos de IRC

 

En el fotocurado de composites, se observó que 25%–50% de metacrilatos no polimerizaba. Cuando usados para incrustaciones, se realiza un curado adicional o secundario fuera de la boca, lo que mejora  el grado de conversión y reduce los problemas de la contracción de polimerización. Ésta es inevitable en el  cemento. Para evitar los fracasos clínicos – que en el laboratorio no se daban – se recurrió al método directo-indirecto/semi-indirecto

 

Método directo-indirecto/semi-indirecto

 

1.-  Se condensa el composite (Brilliant DI® o Vitality®) dentro de la cavidad

2.- Se aplica separador en la cavidad (facilita el  retiro de la incrustación después del curado inicial en boca).

3.- Templado de la restauración fuera de la boca, con luz o el calor de un horno (DI-500® Oven) o Cerinate® Oven a 110°C por 7 min.

Esta técnica elimina la necesidad de impresionar la cavidad y se completa en una sola sesión.

 

Indirecto

 

1.- Se fabrica un troquel.

2.- Se aplica separador en la cavidad del troquel

3.- Se condensa el composite en incrementos

4.- Se fotopolimeriza por 40 seg cada superficie.

5.- Se retira la incrustación y se la termocura en horno a 100°C por 15 min (CRC-100 Curing Oven®).

La ventaja es que se puede modelar proximal más apropiadamente. Ivoclar produjo SR-Isosit®. Clearfil CR Inlay® (Kuraray es otro material que usa luz y calor. Conquest® (Jeneric/Pentron), EOS® (Vivadent), y Dentacolor® (Kulzer) usan solo calor adicional, mientras Visio-Gem® (ESPE-Premiere) usa calor y vacío como adicionales. Cualquier composite va bien indirecto si se usa curado adicional.

Con la primera generación de IRC (microrrellenados), se vio que la fotopolimeración suplementaria convencional incrementaba la conversión del monómero, pero no necesariamente mejoraba las propiedades físicas.

Su comportamiento era pobre en el laboratorio y en la clínica; pobre resistencia al desgaste; alta incidencia de fracturas; brecha marginal: microfiltración y pobre  adhesión.

 

Segunda generación de IRC

 

Se lograron mejoras en tres áreas: estructura y  composición, técnica de polimerización, refuerzo con fibras.

 

Estructura y  composicion

 

La segunda generación de composites tiene relleno ‘microhíbrido’ con un diámetro de 0.04–1 µ,  en cantidad que duplica la matriz orgánica.- Así se mejoran las propiedades mecánicas y se reduce el desgaste, así como al disminuir la matriz orgánica, es menor la contracción de polimerización. Ej: Artglass® y belleGlass HP® con altas cantidades de relleno. Otros, como Solidex®, con carga de relleno intermedia dan mejor estética y se los prefiere para anteriores.

 

Polimerizaciones

 

Termopolimerización.-    Las temperaturas usadas usualmente van de 120 a 140°C. Como ideal, la temperatura aplicada debe estar sobre la de transición del vidrio del composite (Tg). Esto permite un significativo incremento en la movilidad de la cadena polímera, que favorece cadenas cruzadas adicionales y alivio de estreses. Pero un exceso de temperatura puede causar degradación del composite. Se usan autoclaves, hornos de colado o especiales.

Los primeros en seguir este criterio fueron  Heraeus-Kulzer con Charisma®. Se observó un aumento de la resistencia al desgaste del 35% al curar con ambo – luz y calor --  al comparar con luz sola.

 

Nitrogen atmosphere.-   El aire, por su oxígeno, tiende a inhibir la polimerización y es importante en la  translucidez u opacidad de la restauración curada . El oxígeno atrapado en la restauración quiebra o difracta la luz natural que se refleja desde la superficie de la restauración. Remover el aire aumenta la translucidez. El aíre además aumenta el desgaste, lo que se corrige con presión de nitrógeno. BelleGlass® y Sculpture Plus® emplean este método de curado bajo campana de  nitrógeno.

 

Polimerización suave o lenta.-   El concepto de curado lento( Mehl) se basa en que permite un mayor nivel de polimerización. Este concepto está incorporado en belleGlass® y Cristobal®.

 

Irradiación con haz electrónico.- La irradiación con haz electrónico se usa con polímeros tipo polietileno, policarbonato o polisulfona. Las reacciones principales son una ruptura de la cadena polímera, que al ocurrir en la región de entrecruzamiento hay inducción de una  densa condensación. Esto influye sobre la adhesión entre el relleno y la matriz, que mejora las propiedades mecánicas y aumenta los éxitos. Por razones de costo, es imposible irradiar una sola corona o PPF pequeña.

 

Refuerzo con fibras

 

 Los composites reforzados fueron introducidos en los ‘60s. Testearon fibras de polietleno, carbono/grafito, Kevlar y de vidrio. Las fibras de polietileno son las más comunes. Actúan como interruptoras de grietas y potencian las propiedades del composite. La matriz del composite actúa como protectora de la fibra y fija su orientación. Ésta puede una dirección (unidireccional), con las fibras yendo de un extremo al otro de manera paralela. También, las fibras pueden ir en direcciones diferentes, formando un entretejido o red. El refuerzo multidireccional es acompañado por una menor resistencia en cualquier dirección, si se compara con el unidireccional.

El refuerzo es eficaz sólo cuando las fibras se colocan del lado donde se producen las fuerza de tensión. Las fibras de vidrio así puestas, no preimpregnadas, en vez de polietilénicas mejora la resistencia a la flexión.

Añadir polietileno del lado de compresión. mejora la resistencia.

El uso de fibras de vidrio silanizadas preimpregnadas mejora las propiedades mecánicas.

Otros factores en las resinas: composición, relleno y tamaño y distribución de las partículas. A mayor volumen de relleno, mejores propiedades, resistencia tensil y dureza.

Pero no hay correlación entre el grado de conversión y las propiedades evaluadas.

Las incrustaciones mostraron menos microfiltración que las restauraciones directas.

La adhesión de biofilm es menor menor relleno, que produce superficie más lisa. Como el pulido con pulimento ára cerámica, de diamante. Influye también la presencia de monómeros no curados.

El tratamiento de la superficie de contacto determina el grado de adhesión. El uso de ácido fluorhídrico la reduce. Lo mejor es el arenado con  óxido de aluminio por 10 segs. Más la aplicación de  silano.

Una restauración indirecta bien hecha es resistente al desgaste, es estética y menos propensa a la sensibilidad postoperatoria. Esto último porque hay menos tensiones de fraguado al ser fina la capa de cemento  y actuar menos sobre los odontoblastos. Además, la incrustación bien fabricada y adherida puede reforzar la estructura del diente..

Adicionales son beneficios como márgenes precisos e  íntegros, son ideales los contactos proximales, excelente la anatomía y óptima la estética. Asimismo, por su mayor elasticidad que la cerámica, reduce la fuerza de los impactos un 57%.  De ahí, su indicación para implantes, sin por ello perder fuerza y hasta siendo menos propensos los IRC que la porcelana a que se les salten trocitos.

 VOLVER