La página de la odontóloga

El papel cada vez más preponderante de la mujer dentro de la odontología nos lleva a considerar la creación de esta sección exclusiva para las colegas

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                                                                              mayo 2015 

      La verdad es mujer, por Susana Münnich

La mujer que no tiene suerte con los hombres,

 no sabe la suerte que tiene.  Paradoja que puede ser muy cierta

La cita de Nietzsche da ocasión para revisar las críticas de Nietzsche a la filosofía tradicional y sus sarcásticas burlas contra el concepto de «verdad» más generalmente admitido. La autora entresaca de un valioso y extenso texto sobre la verdad y sobre la mujer, atendiendo en especial a tópicos tales como la feminidad, el feminismo y sus relaciones con la democracia.

La frase encabeza el prefacio de Más allá del Bien y del Mal, de Federico Nietzsche con lo que pensó de la verdad tradicional. El  dice:

Suponiendo que la Verdad sea mujer, ¿no es fundada la sospecha de que todos los filósofos, en cuanto dogmáticos, entendían muy poco de mujeres, de que el aire temiblemente grave y la torpe importunidad con que hasta ahora solían acercarse a la verdad fueron medios tan inadecuados como improcedentes de conquistar precisamente a una mujer?. . .

El examen “clínico” de la frase nos permite diagnosticar nuestros dogmas, prejuicios y fanatismos, y debiera conducirnos a ser respetuosos de las posiciones opuestas a las nuestras. [¡Ah, si los fundamentalistas de todas las razas, religiones, profesiones  y colores entendieran esto!]

 Nietzsche despojando a la filosofía de su gravedad puso a los hablantes de sus textos nombres divertidos y grotescos …,  a la verdad, a la vida, a la sabiduría, a Europa las convirtió en mujer...

Otro de sus grandes aportes a la filosofía fue deconstruir, echar abajo los fundamentos de la moral occidental.  Utiliza la palabra «Weib» (mujer, hembra) como predicado negativo de ciertos acontecimientos históricos, movimientos culturales, revoluciones sociales, etc., donde la verdad, de unívoca y absoluta, ha devenido plural, perspectivesca y femeninamente engañosa.

Kant, respetuoso del valor de la verdad, ni pensó en desmitificarla como hizo Nietzsche y nunca imaginó siquiera la posibilidad de cuestionarla.

Nietzsche se burló de esa fidelidad ciega, y la llamó «dogmatismo». Luego despojó a la verdad de su nobleza y dignidad, de los adornos y embelecos con que la había vestido la tradición; la declaró metáfora, una moneda manoseada, gastada, que ha perdido su valor. Sustituyó el verbo «descubrir» para la verdad, por el de crearla, pensando que los hombres producen la verdad, condicionados por una situación histórica concreta. Tuvo la osadía de decir que la verdad no se opone al error [paradoja].

 Después de soltar una carcajada homérica, desilusionada, pero vital, Nietzsche declara que la verdad designa lo que conviene a un grupo, a su desarrollo, o mejor, a lo que este grupo se representa como desarrollo.

Queridos lectores, piensen en la realidad política de nuestro país y observe cómo hay grupos que llaman verdad a lo que conviene a su grupo. “Nietzsche lo dijo antes”.

 Desde su proyecto de demistificación de la verdad tradicional, se comprende que Nietzsche haya tomado el concepto «mujer» en su acepción negativa, de variabilidad, mentira, seducción, no verdad, y lo haya identificado con la «verdad».

 [Misógino notorio en sus obras, en la vida vio pasar a muchas mujeres, a Louise Ott, un amor imposible, a Mathilde Trampedach, la pianista letona, a Marie Baumgartner, un amor maternal, en principio, a Berta Rohr, primer intento de matrimonio, a Malwida von Meysenbug, autora y pionera del feminismo, a Cósima Wagner y a otras más, entre las que sobresale la mujer fatal de su época, Lou Salomé, una mujer tremenda, una enamorada del amor.

r.Monografias.comLou Salomé, a los diecinueve años

Mediante este gesto les advirtió a los filósofos que no podían seguir manteniendo la comedia de la justicia, del bien, de la generosidad y de la verdad unívoca y universal. Les señaló que la historia había impuesto una nueva representación de verdad, y que ahora había que pensarla como una convención.

El pensamiento de Nietzsche no puede entenderse sino como una comprobación de que la verdad había cambiado su género. Precisamente por haber devenido mujer, la histona vino a alumbrar la esa frase. De la lectura del prefacio y del aforismo 220 (donde Nietzsche vuelve a identificar a la verdad con la mujer) y señala que «mujer=verdad» y «perspectivismo» como nociones bien contrarias al espíritu absolutista de la filosofía tradicional.

Cuando el misógino Nietzsche dice que «la verdad es mujer», la pone en relación con el error, con el egoísmo, con la injusticia, con la voluntad de poder. Creía que la verdad «es esa clase de error, sin el que un determinado tipo de seres vivientes no puede vivir».

Las mujeres [concluye Münnich] no deseamos, como creía Freud, poseer un falo, que nos iguale a los varones. Deseamos que se respete lo nuestro, que se entienda, de una vez por todas, que una mujer, por tener un cuerpo diferente, tiene otras necesidades, expectativas, posibilidades, placeres.

 

                                                     VOLVER

  ------------------------------------------------------------------------------