La página de la odontóloga

El papel cada vez más preponderante de la mujer dentro de la odontología nos lleva a considerar la creación de esta sección exclusiva por y para las colegas

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

      marzo 2011 

¿Alguna vez trabajaron las mujeres?

 

A veces imaginamos que las mujeres no trabajaban y que se quedaban en sus hogares. Pero la verdad es que la gran mayoría de las mujeres de antaño tenían que trabajar tan duramente como los hombres. En tiempos de Shakespeare, Anne Hathaway y sus contemporáneas solteras trabajaban en las tareas del campo o al servicio de gente de mejor posición. Y con la Revolución Industrial pasaron a deslomarse  en las fábricas.

En el s XVII, la mayoría de las mujeres eran esposas y madres. La vida podía ser muy dura para las solteras. A menudo tenían que vivir con parientes, pero tenían que ganarse el lugar con largas horas de labor para contribuir a su sostén. [MÁS EN ABRIL]

Y la idea era que existían para ser juguete de los hombres.

¿Eran juguete de los hombres? [Ver MAYO]

 

Drawing by Wenceslaus Hollar, women's 17th century fashion history 

Fig.- Wenceslaus Hollar, grabador del s XVII, publicó más de 2000 dibujos del vestuario usado en Inglaterra, tomados de modelos en vivo.: Sus excelentes dibujos  … son de gran valor por su exactitud

[Probablemente las inglesas seguían la moda de las parisienses de tiempos de Fauchard, aun cuando aquí no se vea el enorme sombrero que no se quitaban ni en el teatro.]

 

Daré la breve descripción, suficiente, que Tim Lambert hizo del trabajo femenino en otras épocas y lugares

 

Egipto

 

Egipto fue inusual entre las antiguas  civilizaciones en cuanto las mujeres gozaban de mucha libertad. Podían ir y venir cuanto les pluguiera. Podían ser dueñas de propiedades y podían firmar contratos. Sin embargo, la mayoría trabajaba en su casa. Había mucho trabajo que hacer, pues la mayoría de los hogares se abastecían a sí mismos. Las mujeres cosían las ropas para la familia y también la comida, molían el trigo para hacer harina para hacer el pan [muy abrasivo para los dientes por la arenilla que contenía]. Hasta en familias ricas, la mujer se dedicaba a organizar los  esclavos.

Y no faltó faraona que gobernara Egipto.

 

Israel

 

En Israel  al fallecer el padre, lo heredaban sus hijos varones, el mayor el doble. Las mujeres heredaban solo cuando no había varones.

Las viudas eran los miembros más pobres de la sociedad, pues no había trabajo para las mujeres y no había Estado de Bienestar. Muerto el marido, la mujer perdía su medio de vida. [Procuraban que la viuda se casara, cuando posible, con el hermano del muerto.]

En Israel, la enseñanza era responsabilidad de los padres, en su casa, donde aprendían las leyes de Dios. Las niñas aprendían a hilar, tejer y cocinar de sus madres. Además de telas para la familia, podían ver vestidos a los mercaderes; les estaba permitido ser mujeres de negocios.

 

Grecia

 

En Grecia las mujeres gobernaban su hogar, las compras las hacían los esclavos (que sisaban, según Aristófanes) y, a veces, algo las finanzas. Pero el entretenimiento de los maridos (intelectual, claro) eran las hetairas, las de vida liviana.

Las pobres debían ayudar a sus maridos en el trabajo del campo. Y todas debían saber hilar y tejer telas (como hacía la esposa de Ulises, que destejía de noche).

 

Roma

 

Las romanas podían heredar propiedades y algunas llevaban negocios. En algún comercio podían ayudar a sus maridos,  especialmente en orfebrería y perfumería. También eran sacerdotisas o parteras o peluqueras. Había algunas médicas. La mayoría de las ocupaciones, sin embargo, estaban en manos de los hombres.

Las mujeres atendían el hogar, los hijos e hilaban lana para la familia. Las ricas, sobre todo si eran viudas, tenían más libertad. Y había esclavas.

 

Edad Media

 

En la Edad Media, las mujeres debían trabajar duramente, a la par de los hombres. Eran necesarias en las granjas, donde usaban la hoz, limpiaban malezas, araban al mando de bueyes y araban las gavillas en tiempos de cosecha. Podían heredar y poseer propiedades y hacer contratos, las sajonas. Además, deb´+ian hilar, tejer, cocinar y otras tareas del hogar lavar la ropa, ordeñar, alimentar a los animales, producir cerveza y juntar leña.

¡Y eran consideradas inferiores!

Un libro, quizá de Acidalius, publicado en Lyon en 1647, llevaba este título: Que las mujeres no tienen alma y no pertenecen a la especie humana, está comprobado en muchos puntos de las Sagradas Escrituras.

Las italianas tomaron estas ideas de diversas maneras: algunas con indiferencia; otras, si se las consideraba máquinas, confiaban en mover sus resortes como para poder volver locos a los hombres.

 

Como se verá en ABRIL, las mujeres de los s XVI y XVII también trabajaban, hasta de dentistas.

 

 

                                   VOLVER

  ------------------------------------------------------------------------------