La página de la odontóloga

El papel cada vez más preponderante de la mujer dentro de la odontología nos lleva a considerar la creación de esta sección exclusiva por y para las colegas

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

  enero/10

[060217_nkoreacheers_hmed_3a.hmedium.jpg]

 

Una mujer importante en la ‘patafìsica

 

Estimadas colegas,

 Mientras esperamos que aparezca una dama de las nuestras (dentista) sigue a cargo de la sección este machista disfrazado de feminista (no duele).

Históricamente, el arte y la ficción han ignorado el papel de las mujeres como  creadoras de fantasía, haciéndolas aparecer más bien como figuras del paisaje, objetos de deseo o progenitoras futuras. El mismìsimo ‘patafísico Alfred Jarry, las consideraba "pobres de ingenio" para comprender los principios y posibilidades de esta imaginaria ciencia.

Pero hubo una figura significativa, que se llamó Eva García, ajedrecista, matemática, pintora y eximia pianista, siempre acompañada -- casi medio siglo -- de su lugarteniente Bosse-de-Nage, un cinocéfalo papión embalsamado. Quizás gracias a ella alguien dijo: la ‘patafísica reverbera con  ciberfeminismo.

Pese a tantas facetas, en ningún momento aminoró su extravagante prédica, y el 15 de Gidouille de 129 EP (29 de junio de 2003), en El Archibrazo, sus discípulos le rindieron tributo.  (El Archibrazo -- antes imprenta y editorial artesanal – fue un centro de reunión para la gestión y realización de proyectos artísticos.)

En la oportunidad, García leyó sus casicuentos y sospechas y se inició el desletargamiento del Novísimo Instituto de Altos Estudios ‘Patafísicos de Buenos Aires En 1959, cuando junto a su amado Albano Rodríguez atravesaron el Atlántico en barco rumbo a París para la asunción del Barón Mollet –antiguo secretario de Apollinaire y legendario cleptómano– como Vicecurador del Colegio de Patafísica, un sueño acababa de entrar en hibernación o aletargamiento (y por mucho tiempo): la concreción de unas jornadas universales en Buenos Aires.

Eva García

Eva García, Regenta de Náutica Epigea, Consorte y Mentora Suprema del Novísimo, ordena el inmediato Desletargamiento

 

 

Una eva ‘patafisica

 

Fue importante para la ‘patafísica y en la vida de Rafael Cippolini que, a fines de los ’90, por azar conociera éste a Eva García, viuda de Albano Rodríguez, uno de los fundadores del Instituto Patafísico de Buenos Aires. Cippolini tardó mucho en enterarse de que esa mujer era amiga de Delius, su esposa: “Fue muy gracioso porque yo estaba buscando a los miembros argentinos que quedaban del Instituto de Altos Estudios Patafísicos de Buenos Aires, fundado en una casa chorizo de Once que ya no existe en la calle Misiones 385: Fassio había muerto en el ’80, Albano Rodríguez en el ’84 y de los demás no había demasiados datos. Cuando Delius me la presentó, no lo pude creer: Eva vivía en un monoambiente de la calle Reconquista, en un edificio que había sido preparado como hotel pero nunca se habilitó como tal no sé por qué extraña razón. Vivía en una burbuja de tiempo; entre 2000 y 2001 estuve encerrado en la casa de ella: me enamoré de esa octogenaria que vivía con un mono embalsamado y había sido muy amiga, entre otros, de Boris Vian porque vivió mucho tiempo en París. Tenía una biblioteca ‘patafísica impresionante. Un día le pregunté por el Instituto ‘Patafísico de Buenos Aires y se entendió que estaba apagado institucionalmente.

En el caso del Instituto de Buenos Aires, la ocultación entre 1986 y 2002, no se debió a una decisión de sus autoridades sino a la muerte biológica de sus fundadores. Fue Cippolini quien volvió a darle vida y visibilidad: “Lo que hicimos con otros discípulos de Eva en el 2002 fue desaletargarlo y recuperar a muchos ‘patafísicos de aquella época como Luisa Valenzuela.

Lamentablemente, Eva no pudo ver las Jornadas de la pasada primavera. Pero, como para todo, la patafísica también tiene una respuesta para la muerte. Cippolini dijo: “Para nosotros la muerte significa ocultación, hay una figura dentro de la ‘patafísica que es la éternidad -- eternidad de éter -- como que al morir nos transformamos en una droga para los demás. Nosotros aspiramos la droga de los muertos, y yo seguramente esté aspirando la de Eva”.

Para detalles, véanse otras secciones de este número de enero, en nuestro octavo año. Como corolario para las damas colegas, lo que sigue.

Dijo Haraway: “Como la imagen de la "mujer" muchas veces formó el trasfondo de alguna  conversación sobre la erótica de la  tecnología, la tecnología actúa sobre ella de un modo que está fuera de su control. Esto es lo que muchas de mis propias máquinas ‘patafísicas desean reimaginar y revertir, con un ofrecimiento de soluciones para la marginalización. El resultado debe ser una expansión de las categorías de género más allá de la imaginación binaria. Podemos decir que es como una reparación a distancia de la falocéntrica exhibición Las máquinas solteras (1975), que incluyó la obra autoerótica de Marcel Duchamp entre otras similares de muy famosos. Lo que llamaba la atención era la tapa del catálogo con una mujer y un feto en el lugar del cerebro

 

                       VOLVER

  ------------------------------------------------------------------------------