La página de la odontóloga

El papel cada vez más preponderante de la mujer dentro de la odontología nos lleva a considerar la creación de esta sección exclusiva por y para las colegas

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

   abril 2011  

Un rostro hermoso es el más bello de  todos los espectáculos, y la armonía más dulce es el sonido de la voz de aquella que ama.

Una mujer hermosa con las cualidades de un honnète homme es lo delicioso que hay en el mundo; se encuentran en ella todos los méritos de ambos sexos. La Bruyère: Los caracteres

 

Las dentistas no usaban calzones

 

Si bien en tiempos de Fauchard, las principales profesiones (docente, abogado, médico) estaban cerradas a las mujeres, no por ello holgaban, fuera de las tareas del hogar; por ejemplo tejían telas, eran modistas, molineras, tintoreras, lavanderas, bordadoras, zapateras, y para la industria alimentaria eran destiladoras de bebidas, panaderas y reposteras, y vendían sus productos en las calles. Obviamente, podían ser sirvientas, y comadronas y vendedoras de remedios.

Y aunque sólo actuaran como amas de casa (¡nada menos!), ayudaban en los trabajos del marido. Las esposas de Fauchard seguramente cumplieron todas estas tareas y también la de criar su único hijo, habido con la segunda.

 

Había un par de dentistas registradas en los tiempos de Fauchard.

¿Sabe usted, amiga odontóloga, que tenían en común con las demás mujeres? Siga leyendo y lo sabrá.

 

 Las casas de campo eran autosuficientes, pero el ama se ocupaba de la cocina, sola o con ayuda ancilar, horneaba pan, preparaba cerveza (el agua no era segura), salaba el cerdo, preparaba encurtidos, dulces y otras conservas, y hasta las velas y el jabón.

La esposa del granjero ordeñaba las vacas, alimentaba los animales y cosechaba hierbas y vegetales, y se sumaba a las tareas del campo.. Podía tener abejas, vender los sobrenades en el mercado, cocinar, lavas y limpiar.

Sí. Me parece que la mujer trabajaba.

No sólo la mujer de clase baja o media, que tampoco las ricas holgazaneaban,, pues cuanto más grande la casa, más debían vigilar y organizar. Y en ausencia del marido, atender la propiedad y, si él era comerciante, llevar las cuentas. Como que en su nivel social estaban muy bien instruidas, sabían música y la labor fina de aguja, aparte de leer y escribir y conocer idiomas como griego, latín, español, italiano y francés.

Había internados para las jóvenes en la mayoría de las ciudades, donde aprendían a leer, escribir, música y trabajo de aguja.

Para las solteras, la vida podía ser más dura, vivían con parientes, debían trabajar duro para contribuir a su mantenimiento, o se prostituían.

 

¿Que tenían todas en común?

¡No usaban prendas interiores! ¡No usaban calzones!

Ni lo hicieron hasta el siglo XIX.

 

Desde los tiempos de los griegos, fue así.

Las griegas usaban el apodesmo para sostener el busto.

     Apodesmo

 Los romanos, hombres y mujeres, usaban una tela llamada subligaculum.  

 

 

Las mujeres podían usar una banda de tela alrededor del pecho llamada strophium o mamilare.

                 Pintura de una villa romana

 

Pero en tiempos de Fauchard ni la dentista ni ninguna mujer usaba calzones. [ Detalles en MAYO.]

 

                                                                        H. M.

 

 

                                   VOLVER

  ------------------------------------------------------------------------------