ALTERNATIVAS SIMPLES DE INVERSIONES

EN ODONTOLOGÍA

 Antônio Inácio Ribeiro (*)

 

 

INTRODUCCIÓN

Aquellos que conocen el potencial de la Odontología como retorno en virtud de ser una profesión liberal y estructurada, saben que indiscutiblemente que la mejor opción de inversión para el Cirujano Dentista es invertir en su profesión. Procediendo así él estará invirtiendo en su propio negocio y, con seguridad, en aquello que le trae más lucro. Nada rinde y gratifica más que nuestro trabajo. Es correcto y es seguro. Y nos da confianza para reinvertir siempre.

El Cirujano Dentista puede invertir sólidamente en sí mismo de varias maneras. Buscamos seleccionar algunas que consideramos atinadas y realizar comentarios acerca de la importancia de cada una de ellas.

 

CURSOS Y CONGRESOS

Son una forma de inversión cultural y científica de la mayor relevancia. Su retorno como actualización es garantizado; se debe establecer un mínimo de cursos al año. Lo ideal es que el número no sea inferior a dos, de preferencia siendo uno impartido por extranjero, para acompañar la evolución de la especialidad fuera del Brasil.

La participación en congresos también tendrá que ser contemplada. El profesional debe participar anualmente en un congreso local o regional, teniendo contacto con colegas de su región y evaluar lo que están haciendo, su nivel, sus ideas, sus aparatos, etc. La participación en un congreso de ámbito nacional, además de dar la oportunidad de buenos cursos, posibilita contacto con profesionales de otras regiones y su evaluación. Importantes también, en congresos de ámbito nacional, son las ferias y exposiciones, por su número de stands. Lo importante no es solamente comprar. Es ver, preguntar, hacer funcionar, comparar.

Para los especialistas y candidatos a una especialidad es fundamental una vez al año la participación en un congreso específico de la especialidad, siendo atinado variar de ciudad, pues además de ser turisticamente más interesante, permite evaluar el nivel de desarrollo de la especialidad en distintas regiones.

 

LIBROS Y REVISTAS

Además de la revista o diario del órgano del área al que el Cirujano Dentista esté suscripto, podrá suscribirse a alguna de las revistas odontológicas comerciales disponibles en el mercado brasileño, buscando alternación de informaciones y, si es posible, optando por una de connotación más clínica, específica del área.

La compra de libros induce al profesional a la lectura y profundización, por la inversión realizada.  En la fase del ejercicio en la clínica general, ésta puede ser hecha tratando asuntos alternativamente, con el objetivo de acompañar las actualizaciones de todas las especialidades. Despues de decidirse por una especialidad, la centralización de la compra de libros sobre ella no debe prescindir de lecturas de especialidades relacionadas. Hemos acompañado durante más de treinta años profesionales de éxito y fracaso. Los más exitosos están siempre munidos de buenos libros y a la búsqueda de otros mejores.

Recientemente surgió un elemento adicional para la actualización: la internet. Ya son muchos los sitios y portales que incluyen artículos de actualización. Tener los más importantes o de su agrado seleccionados como favoritos es una medida de facilitar su acceso y crear el hábito. Pronto estarán de moda los libros interactivos. Es la evolución consecuente de la globalización. Libros, revistas e internet, no importa cuál. Lo principal es invertir, e invertir en conocimiento, que es sin duda, invertir con seguridad.

 

MATERIALES E INSTRUMENTOS

Son buenas inversiones. Y lo serán siempre. No sólo para stock (los no perecederos por validez), sino también por experiencia con nuevos materiales o alternativos. Es importante sentir y acompañar las tendencias del mercado de productos odontológicos. Han sido grandes y muchas las modificaciones y su acompañamiento cuesta dinero. Con seguridad los profesionales que invirtieron en instrumentos y materiales de uso cotidiano están hoy utilizando materiales mejores de lo que usaban hace cinco o diez años atrás. Un profesional con buenas existencias de materiales básicos, no se preocupa por faltas esporádicas, que hoy suceden en Brasil, también en Odontología.

 

APARATOS Y EQUIPOS

El montaje básico de un consultorio hoy, difiere bastante de  cuando comencé en el ramo. Y treinta años no es tanto tiempo en una profesión cuyos primeros cursos fueron instituidos hace 120 años. No puedo asegurar, pero sin duda desconozco otra profesión que haya evolucionado tanto en tan poco tiempo.

Los cambios no son sólo estéticos. Básicamente son funcionales. Las sillas de hoy son anatómicas, los equipos se mueven, la unidad auxiliar mejoró hasta en el nombre (era escupidera), el reflector tiene luz fría y la silla se eleva a gas. La esterilización pasó del agua para el calor seco y hoy para el autoclave; el rayo X, de lo aparatoso que era, hoy es pieza delicada. En la mayoría de los consultorios, los armarios son modulados y a alturas y distancias apropiadas, escondiendo casi todo de los ojos del paciente; del fotopolimerizador al chorro de bicarbonato, pasando por el removedor de tártaro, computadora y softwares, de la vídeo cámara al laser. Además de muchos otros que tornarían esta lista

casi infinita.

Hoy yo mismo me espanto al ver la lista de aparatos, no sólo por los precios, sino por la variedad de alternativas. Son más de trescientos tipos diferentes de aparatos de distintas funciones, abriendo un abanico aún mayor si consideramos los diferentes fabricantes.

La Odontología de hoy ofrece, sin duda, muchas opciones de inversión, todos con retorno asegurado, en beneficio del paciente y del propio profesional.

 

INSTALACIONES

Con tantas opciones de modernización e innovaciones en aparatos y equipos, llega el momento en el que la presentación del consultorio necesita ser acondicionado.

Son muebles nuevos, sanitarios reformados, una oficina personal apropiada, archivos y armarios para el equipo auxiliar, cortinas, aire acondicionado, una heladera, una cocina, un equipo de música, un teléfono nuevo, sistema de seguridad contra robos y asaltos, una caja fuerte para los cheques post-datados, el KS o intercomunicador, moquette, alfombras, pisos y... a la hora de pintar llega la duda. Pintar, o es el momento de buscar un piso o una casa más apropiada, donde se pueda montar un adecuado centro quirúrgico, una sala de esterilización, un laboratorio de prótesis, en fin, una estructura coherente con la condición de especialista, si es el caso. Y todo esto es inversión, incluso la propia formación en una especialidad.

 

INMUEBLES

Para mayor claridad del tema, en mis cursos como introducción cuento siempre una historia en la cual recuerdo la preocupación de un profesional que compró una casa de tamaño optimizado para residencia, contrayendo una deuda mensual elevada. Por alguna de esas vueltas de la vida, le fue pedido enseguida –por el propietario- la oficina que alquilaba hacía más de diez años como consultorio. Anduvo preocupado, tuvo que mudarse, tuvo más costos con instalaciones, albañil, impresos, etc. Casi enloqueció. La cuento para identificar la inversión más segura para la compra del primer inmueble. Razono siempre pensando que la oficina o sala para trabajar es inevitablemente más barata que un departamento o casa para vivir. Y teniendo seguridad en dónde trabajar, la casa para vivir es solo cuestión de tiempo. El tercer inmueble es más fácil de decidir. Ya es inversión.

 

FINANCIEROS

La propia bolsa, que es la más pura y específica casa de aplicaciones financieras, oscila todos los días. Hubo momentos de

buenas ganancias así como momentos de grandes pérdidas. Es el riesgo. Como toda inversión, especialmente la financiera, es evidente que llega el momento en el que “sobra”. En la Odontología no es diferente. Por más que se invierta, se llega a un límite y en determinado momento algún dinero empieza a sobrar, para invertir como dinero. Es necesiario invertir y en este caso el secreto es diversificar. Quien conozca consultorio dental invierte en consultorio dental.

Quien conozca bien la bolsa invierte sólo en la bolsa. Algunos que la conocen a fondo, para no arriesgar todo, prefieren diversificar y aplican parte en el mercado inmobiliario que si por un lado no da ganancias tan altas y no tiene la misma liquidez, por otro ofrece seguridad. Para quien no la conoce, ciertamente diversificar es la mejor opción.

 

OTRAS ACTIVIDADES

Conocí Cirujanos Dentistas que tuvieron otras fuentes de ganancias. Uno que recuerdo, tuvo una flota de taxi, otro tuvo restaurante, otro una farmacia y conocí también un grupo que tenía una casa de lotería deportiva. Todos “tuvieron”. Hoy, recordando uno por uno, todos están de vuelta a la Odontología. Y bien. Los que están con otros negocios fuera de la profesión, ya no los conozco más. la abandonaron. Quizá, o mejor, con seguridad, aquélla (la Odontología) no era su vocación. A quien le gusta la Odontología sabe, éste es el camino. Es la actividad, la mejor.

Quizá sea atinado ver rápidamente por qué otras actividades, en conjunto con la Odontología, no dan resultado. La Odontología absorbe, es envolvente. Una actividad paralela divide. Y los clientes necesitan de continuidad, acompañamiento, mantenimiento. Con otra actividad, normalmente la Odontología se perjudica y los clientes no vuelven, a veces ni con la vuelta total del profesional. Si la Odontología es la vocación, éste es el camino a ser seguido, no tiene vuelta, o mejor, tiene: el retorno en la satisfacción del cliente bien atendido.

 

(*) Doctorado en Marketing por la ULR – España, MBA en Marketing por el ISAE de la Fundación Getúlio Vargas, Especialista en Marketing por la PUC – PR, Post-graduado en Marketing por la ADVB – SP, Administrador por la Universidad Mackenzie – SP, autor de 25 libros, teniendo ya publicados más de 700 artículos y columnas, siendo 200 en Brasil y 500 en el exterior, realizador de más de 200 cursos, clases y exposiciones.

    

 VOLVER