FRENTE Y REVÉS: UNA IDEA GENIAL!

 Antônio Inácio RIBEIRO (*)

 

Con el incremento del número de facultades, las dificultades crecerán a cuenta del gran número de nuevos  graduados, y del ahora mayor número de cursos con atención a pacientes, a precios de costo. Así está cada vez más difícil conseguir clientes nuevos.

Hoy, prácticamente todas las familias de clase media para arriba, tiene un odontólogo y en estos tiempos de desconocidos, tratar con un conocido es un atractivo. También casi todos los barrios o ciudades pequeñas tienen ahora varios consultorios dentales.

En estas situaciones adversas, la mejor solución es usar la creatividad, haciendo sociedades, que es lo que más se ve en estos días. Basta con analizar todas las promociones de cualquier sector. En la mayoría, dos o más empresas se unen para dividir costos. Esta es la esencia de nuestra propuesta, que comienza con una idea simple y revolucionaria. Cosas del tipo del huevo de Colón!, que luego va a ser la sensación de los que aprovechan las buenas ideas: una tarjeta de presentación impresa en el frente y en el revés. De un lado la suya, en el revés un asociado, naturalmente, de otra área de actividad, que no sea la suya.

Como sugerencia, busque asociados que actúen en medios cuyos clientes pueden necesitar sus servicios, y con ellos divida el costo de 1000 en lugar de las habituales 100 tarjetas. Damos algunos ejemplos abajo para entender mejor y fácilmente la idea:

 

Odontopediatra                            Médico Pediatra

Ortodoncista                                 Fonoaudiólogo

Implantodoncista                           Cirujano Plástico

Endodoncista                                Protesista

Dolor y Disfunción               Fisioterapeuta

 

Fuera de este criterio por afinidades, todas las otras composiciones por lazos de familia, proximidad de consultorios, amistades de una u otra procedencia, son oportunas en el objetivo de si utilizar el revés de la tarjeta de presentación para hacer divulgar la de un asociado profesional y tener la suya también.

Nada impide que las sociedades sean dentro de la profesión propia. Un implantólogo que solo haga la parte quirúrgica puede tener una tarjeta compartida con el protesista que acostumbra siempre derivarle los pacientes. Lo mismo que un odontopediatra que siempre indica al mismo ortodoncista, y viceversa y así con otras especialidades que tengan interdependencia.

Las más comunes ciertamente serán las familiares. Marido y mujer, hermano y hermana, padre e hijo, con certeza tendrán total facilidad en adoptar esta nueva idea y hacer de ella, una manera de ampliar la clientela, porque hasta ahora no existe utilización práctica para el revés de la tarjeta, muchas veces siendo este utilizado como lugar de anotaciones.

Toda vez que algún asociado suyo entrega la tarjeta de él, estará automáticamente haciéndole una divulgación. Muchas veces con testimonio, porque si el cliente mira el revés de la tarjeta y pregunta porqué, ciertamente su asociado de tarjetas hará buenos comentarios respecto a usted.

En esta idea de asociación con el compartimiento de tarjetas de presentación, son aceptados varios socios, sin necesidad de fidelidad. Cuantos más usaren el revés de las tarjetas con usted, más oportunidades de nuevos clientes usted tendrá.

Fuera del aspecto del costo, que si por un lado es insignificante, por otro hace como que el gasto con tarjetas sea ahora menor y teniendo más tarjetas, usted difícilmente va olvidarse de salir con las suyas.

 

(*) Doctorando en marketing por la ULR / España, MBA en marketing por ISAE / FGV, especialista en marketing por la PUC / PR, postgrado en marketing por la ADVB / SP, licenciado en administración por la Universidad Mackenzie / SP, autor de 25 libros, teniendo ya publicados más de 600 artículos y columnas, 200 en Brasil y 400 en el exterior, ministrador de 180 cursos y conferencias. ribeiro@odontex.com.br

  

 VOLVER