TEATRO DEL MES

 

“Souffrir”, de Andrés Ignacio Garnier

 

Amigo, amiga, si quiere revivir una pesadilla muy real y palpable, instálese en el sejour de su abuelo, instalado en El Crisol. Allí, el sábado 16 de mayo se repuso “Souffrir”, de Andrés Ignacio Garnier,  y prepárese para sufrir, reír y convivenciar con sus tres hermanos – sí, Beatriz y Malena y él, René, que podría ser usted mismo – una noche de ésas tan ilógica como cualquiera de esos sueños tan convincentes, tan cotidiana y tan absurda, porque a quién se le puede ocurrir traer de vuelta de París a la hermana que falta hace 8 años informándole que los padres fallecieron en un accidente.

El autor traslada a los espectadores a un mundo absurdo, onírico, y tan vívido como el té con gateaux de un día cualquiera. Lo logra con su arte y con la excelente actuación de Marina Ortega, Gonzalo Quintana y Belén Amada.

Estos brillantes actores dicen cualquier cosa, mienten a diestra y siniestra y son tan convincentes como las sombras chinescas absurdas que lo hicieron despertar lamentando que la noche concluyera. El objetivo bien cumplido es producto de la labor de la directora, Micaela Fariña, que logra trasmitirnos que eso que parece tan natural es en verdad el producto de una minuciosa y acertada regiseuse, quien rodea de una escenografía naturalista este mundo que puede ser el suyo – dormido o despierto – y que puede hacerlo soltar carcajadas o sobrecogerse al enterarse de una verdad verdadera, tanto que no se la cuento y lo invito a que vaya a enterarse en El Crisol Teatro, Av. Scalabrini Ortiz 657 (C. A. B. A)

“Souffrir es una puesta que cumple con creces un objetivo que, en varias ocasiones, muchas puestas no llegan a buen puerto, entretener. Tan atrapante como amena, es ideal para un sábado a la noche, y cerrar el fin de semana con una sonrisa.”

 

Ficha técnica: Escenografía y vestuario: Romina Mengarelli , Asistencia de escenografía: Camila Torres. Fotografía: Samanta Babic Video: Sol Fariña Diseño Gráfico: Fernando Pérez Maquillaje: Marina Ortega Diseño de luces: Ricardo Sica. Asistencia de Dirección: Pablo Cusenza Asistencia Técnica: Gonzalo Marina. Prensa Carolina Reznik. Entradas $100 (descuentos a jubilados y estudiantes). Reservas:  4773-8519

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         "Viva Italia"  Creación colectiva

 Con dramaturgia colectiva, e interpretada por los creadores  Julia Catalá, Marcelo Mariño, Marcelo Pozzi y  Carolina Zaccagnini, con dirección de Walter Jakob, hemos visto un espectáculo sumamente recomendable para los lectores de UNIVERSO. ¡No se lo pierdan!

Se representa los viernes a las 21 en el Excéntrico de la 18, Lerma 420.

Todo puede suceder cuando se encuentran una persona que viajará por primera vez a la tierra de sus ancestros con otra que se las sabe todas como consecuencia de sus varios viajes. Se desatan conflictos desopilantes y situaciones en que los creadores se muiestran como excelentes actores y conscientes de los conflictos que pueden surgir en lasd parejas al margen o a causa de los viajes.

No dejen de verla los lectores viajeros y también los que piensan viajar, y los que están pensando en separarse, hay para todos. 

 Este espectáculo  fue galardonado con el  Premio Artei a la Producción de Teatro Independiente (Tercera Edición) y cuenta con el apoyo  del Premio “S” obtenido por Walter Jakob en el 2010. Prensa: Silvina Pizarro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tiernas Criaturas

En el teatro del Abasto, los lunes a las 21 se presenta una obra que justifica plenamente la peregrina idea de estar yendo un lunes al teatro.

Se trata de Tiernas Criaturas, del jóven dramaturgo argentino Gonzalo Senestrari, con la dirección conjunta de Senestrari y el chileno Sebastián Sánchez Amunátegui.

Previamente estrenada en México con mucho éxito, con un guión finalista del premio Tirso de Molina (España), Tiernas Criaturas es una obra muy lograda, consistente y con propuesta.

Cinco almas sin sosiego, evadiendo la realidad como pueden, enfrentados al único monstruo inevitable que es la soledad de estar en compañía.

Los lugares comunes de la droga, la sexualidad, la muerte, son recreados desde el amor, la aceptación, con un humor que le pierde el respeto a todo menos a la humanidad; con un humor sarcástico que disimula el vacío existencial de las criaturas, las de la escena y las de la sala. En esta puesta íntima, el público está casi encima de los actores, una escenografía minimalista: un sillón, una mesa, una puerta.

Es la historia de una familia disfuncional como todas que, como dice el texto del programa, “no es más que una excusa para contar una historia de amor entre cinco criaturas que son demasiado tiernas como para vivir fuera del teatro.”

Charlie, un joven con una particular manera para evadir la realidad, vuelve a su primer hogar en busca de algo que lo mantenga alejado del suicidio, ese último paso hacia el abismo. Su búsqueda alterará la existencia de quienes viven dentro de esa casa. Así como Alberto, un padre que redescubre su sexualidad. Javier, tal vez el último hedonista en el mundo. Teresa, un ser misántropo que vive bajo el cuidado de Ana, quien encuentra en las drogas, un negocio y una salida.

 

La obra tiene cuatro escenas, y entre cada una hay una pequeña transición musical donde vemos un momento importante de algunos de los personajes. La música está compuesta por Valentina González.

Actores: Andrés Ciavaglia, Martín Salazar, Norma Montenegro. Verónica Intile, Mathías Carnaghi. Dirección: Sebastián Sánchez Amunátegui y Gonzalo Senestrari. Teatro del Abasto – Humahuaca 3549. Prensa: Silvina Pizarro.


 

                                                         VOLVER