TEATRO DEL MES

 

Se estrenó El oído privado.

El oído privado, de Sir Peter Levin Shaffer ((Liverpool, RU, 1926 - ), estrenada por Maggie Smith en 1962, es una pieza de esos tiempos. La obra es ágil y el fluido diálogo está construido con habilidad que atrapa. En esta versión, Jorge Sánchez Mon, su muy atinado Director, hace mover a los tres talentosos y esforzados  actores como si estuvieran en King’s Road. Merced a la escenografía y el vestuario realizado con talento y precisión por  René Diviú, se vuelve a los años 60.

Shaffer escribió esta breve obra (1h20) en un mundo en vías de cambio, de independencia femenina laboral y sexual. El comediógrafo de Equus y Amadeus medita sobre su época, con levedad sólo aparente. En verdad, los diálogos sencillos encierran más significados y  filosofías entrelazadas en lo espiritual y lo cotidiano, entre el rock y Butterfly.

Tiene tres personajes: Bob, un joven tímido y sensible, e inseguro con las chicas, idealista de libros  y  música clásica, solo e inadaptado en el universo de Mary Quant. Ted, extrovertido y sofisticado en lides amorosas, su compañero de trabajo, a quien pide ayuda con la joven que invitó a cenar, Doreen, en la que cree encontrar algo especial además de verla parecida a Venus boticelliana.

El “solícito” Cyrano  acude y chefea y versea para entretener a esa muchacha de aire inseguro, que prefiere el encanto mundano de él.  A Bob le repugna la vulgaridad donde Ted y Doreen están en su salsa, trivialidades y contabilidades que les darán el éxito material que es meta de la gente común.

 Las relaciones entre el muchacho espiritual y  la recién conocida (en un concierto a donde ella fue por casualidad), son tan imposibles, tan imprácticas, que Bob pasa a ser casi un estorbo entre los otros dos,  más afines. El melómano Bob ni se da cuenta de que su alienada pasión por el linchamiento en la ópera de Peter Grimes aterroriza a Doreen. La joven está más interesada por el seductor Ted y lejos de Afrodita nacida del mar.

El obstinado rechazo de Bob por un entorno que no le resulta noble ni deseable, sino glamoroso y hueco, lo devolverá dolorido a su mundo de soledad, con la  música como única amante.

En otra obra, El ojopúblico, que en el estreno complementó ésta, Shaffer pone "Nacemos con vida, y sin embargo estamos pronto a hacernos los muertos como la zarigüeya. . . tan asustados de parecer tontos, tan temerosos de ser tocados por la vida, que levantamos barreras contra ella."

En la promoción, se señala que la obra es profundamente metafórica, con un texto para reflexionar sobre los vínculos humanos, la potencia del amor y el sentido, catártico y sanador, del arte, es tierna, humana, crítica y, por momentos, desopilante. Tiene mucho humor, y a la vez, es intensa, conmovedora.

 

 “El oído privado”, se estrena el viernes 9 de mayo, a las 21 h. En  Patio de Actores, Lerma 568 // Funciones: Todos los viernes a las 21 h. Entrada $90.- (Estudiantes y jubilados $70.-)

 

 Ficha Técnica: Autor: Peter Shaffer; Intérpretes: Ariel Mele (Bob), Jeremías López de Celis (Ted) y Paula Russ (Doreen);  Diseño de Escenografía y Vestuario: René Diviú; Diseño de Iluminación: Marco Pastorino;  ; Asistente de Dirección: Marisa Sosa; Fotografía: Marcela Gabbiani ;Operación de Luces: Alfredo Torres; Asistente de Iluminación: Julieta Carrillo; Operación de Sonido: Marisa Sosa; Sonido y Remasterización: Nicolás Pucci; Realización de Vestuario: Marisa Buerba Indumentaria; Realización de Escenografía: Francisco Pachiullo; Diseño Gráfico: 3 Boxes; Producción Ejecutiva: Julieta Alfonso; Producción General: Clara Pizarro; Dirección General: Jorge Sánchez Mon. Prensa: Silvina Pizarro

 

                                                              VOLVER