el

 

 Dijo Jorge Luis Borges:

 La obra de Chesterton es vastísima y no encierra una sola página que no ofrezca una felicidad.

 

 

Gilbert Keith Chesterton: Padre del Padre Brown

  Gilbert Keith Chesterton, nacido hace 141 años este mes, más conocido como G. K. Chesterton, fue un escritor que sigue  generando series de televisión y hasta videojuegos; se lo ha llamado Príncipe de las Paradojas.

En este mes aniversario y paradojal recomendamos su personaje más famoso, el Padre Brown, un sacerdote católico de apariencia ingenua, cuya agudeza psicológica lo vuelve un formidable detective, y que aparece en más de cincuenta historias reunidas en cinco volúmenes (El candor del Padre Brown, La sagacidad del Padre Brown, La incredulidad del Padre Brown, El secreto del Padre Brown y El escándalo del padre Brown). Se están transmitiendo por TV excelentes recreaciones del sacerdote en algunos de sus cuentos. Y el videojuego Deus Ex tiene extractos de El hombre que fue Jueves(1908), su novela más conocida y divulgada, una alegoría sobre el mal y el libre albedrío. El personaje del Padre Brown fue llevado numerosas veces a la pantalla; entre las más recordadas, figura la que tuvo a Alec Guinness en el papel principal

A los lectores de sus cuentos y novelas les suele abrir el apetito con paradojas que despiertan la curiosidad de saber por qué afirma tales absurdos.

Maestro de la paradoja, la usa como un recurso de exposición: su método es tratar de llegar al fondo de argumentos y comportamientos, para mostrar los errores que nos alejan de la sensatez.

En la Argentina su pensamiento ha adquirido un auge aun mayor desde finales del siglo XX, dadas las constantes reediciones y la aparición de obras desconocidas para el público de habla hispana

 La popularidad a mayor escala la consiguió con esa serie de relatos policíacos del padre Brown, acompañado siempre de un gigantesco paraguas, que suele resolver los crímenes más enigmáticos, atroces e inexplicables gracias a su conocimiento de la naturaleza humana.

Se caracterizó por comenzar sus escritos con alguna afirmación que parece normal, en la que sugiere que la explicación "irracional" es la única y la más racional. Hace ver que las cosas no son lo que parecen, y que muchos dichos se dicen sin pensarlos a fondo.

  Father Brown is produced by the BBC Drama Village in Selly Oak, Birmingham. Pictured are (from left) Hugo Speer as Inspector Valentine, Nancy Carroll as Lady Felicia, Mark Williams as Father Brown, Sorcha Cusack as Mrs McCarthy, Alex Price as Sid and Kasia Koleczek as SusieProducción de la BBC en  Selly Oak, Birmingham,.

Con el protagonista y su eterno paraguas (falta   la bicicleta también típica)

La Inocencia del Padre Brown es citada por Guillermo Martínez como una de sus inspiradoras para su novela Crímenes imperceptibles.

Su estilo, fundado en la paradoja y la parábola o relato simbólico, lo acerca según Borges, a Franz Kafka. Sirviéndose de los múltiples sentidos de las palabras, buscaba marcar contrastes que llamaran la atención sobre alguna cuestión comúnmente poco considerada. Estas paradojas se resuelven en el transcurso de los relatos al clarificar un sentido o añadir alguna información clave. Por ejemplo:

Era un extranjero muy deseable, y a pesar de eso, no lo deportaron.

Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro.

Chesterton fue un hombre grande, físicamente: medía 1,93 metros, y pesaba alrededor de 134 kilos.

lasFrases Celebres

       
        A algunos hombres los disfraces no los disfrazan, sino los revelan. Cada uno se disfraza de aquello que es por dentro.
El juego de ponerse límites a uno mismo es uno de los secretos placeres de la vida.
                La aventura podrá ser loca, pero el aventurero, para llevarla a cabo, ha de ser cuerdo.
                La Biblia nos enseña a amar al prójimo y a amar a nuestros enemigos: es probable que sea porque se trata de la misma gente.
                La única educación duradera es  estar lo bastante seguro de una cosa como para atreverse a decírsela a un niño.


 

                  --------------------------------------------------------------------

 

Número Cero, por Umberto Eco

La verdad y el periodismo difamatorio

Numero zero es la séptima novela del semiólogo, filósofo y narrador piamontés Umberto Eco, publicada en Italia con una tirada inicial de 250.000 ejemplares. La traductora, Helena Lozano Miralles, produjo la versión castellana, lanzada por Lumen en simultáneo para todo el mundo hispánico  en abril con una tirada de la que no trascendieron cifras, pero seguramente importante.

Presenta el periodismo convertido en una máquina de difamación y deslegitimación política por todos los medios, desde la insinuación y la sospecha infundada hasta la desinformación o la manipulación a través de la intromisión en la vida privada o incluso la franca calumnia y el chantaje.

Número cero es la historia de Domani, un rotativo concebido y financiado desde sus orígenes como una "máquina de fango" que jamás llegaría a los quioscos, narrada por Colonna, un periodista de tercera categoría y escritor frustrado que asume la jefatura de redacción. Eco describe la redacción imaginaria del periódico, creado para desinformar, difamar adversarios, chantajear, manipular, elaborar dossiers y documentación secreta.

De este modo, Umberto Eco, el consagrado autor de El nombre de la rosa, regresa a uno de sus temas predilectos, la reflexión sobre el problema de la verdad, para darle una endiablada vuelta de tuerca sobre la imposibilidad de la objetividad periodística y los peligros de la teoría del complot.

Las delirantes teorías de un paranoico redactor llamado Romano Braggadocio ganan poco a poco terreno conquistando la novela en una suerte de relectura en clave conspiratoria de la historia italiana de la segunda mitad del siglo XX, desde la supuesta fuga de Mussolini a la Argentina, al asesinato del papa Luciani, el golpe de Estado de Junio Valerio Borghese, la implicación de la CIA y la logia masónica P2 de Licio Gelli.

05"Ya no hace falta decir de alguien que es pedófilo o que estranguló a la abuela para deslegitimarlo, sino que basta con introducir cualquier pequeñez que cree sospecha", comentó Eco al respecto. Como señalar las medias anaranjadas del juez – esto ocurrió en verdad – o despreciar las inclinaciones sexuales del magistrado.

En una charla, recalcó que no quiso escribir un “tratado de periodismo”, sino una historia acerca de “los límites de la información”, de cómo funciona una “máquina para enfangar” .Escogí el peor caso. Quise dar una imagen grotesca del mundo en que funcionado un aceitado mecanismo de lanzar insinuaciones, que se usaba ya durante la Inquisición”.

         Roberto Saviano, renombrado periodista antimafia de Italia, que vive bajo escolta por las amenazas de muerte que recibe de las organizaciones criminales, considera que las redes sociales han multiplicado esa forma de enfangar generando verdaderos “monstruos”, y que el magnate de las comunicaciones y ex primer ministro Silvio Berlusconi marcó el inicio de esa era, entre chismes e información, vida y vicios tanto privados como públicos.

 

 VOLVER