El corazón helado , de Almudena Grandes

El corazón helado, de la escritora madrileña Almudena Grandes, Tusquets, 2007, ganó el Premio José Manuel Lara. Se divide en tres partes: El corazón, El hielo y El corazón helado. En total, esta novela  de más de 1200 páginas, a las que hay que añadir diez, Al otro lado del hielo, donde la escritora agrega  anécdotas acerca de la novela. Desde el año 2002, Almudena Grandes no había pensado en otra cosa que en El corazón helado, tiempo en que leyó más de 200 libros sobre la Guerra Civil Española y estuvo oyendo de labios de sus protagonistas y familiares numerosas historias, hasta producir el libro que en mayo de 2007 encabezó varias semanas la lista de los libros más vendidos en España.

Un comentarista español lo describió así: “La trama principal es una hermosa y apasionada historia de amor, pero detrás de ella están otros temas desde mi punto de vista más importantes, como son: la dignidad humana; el anhelo de venganza; la necesidad de saber frente a la comodidad de desconocer; la oposición entre los que creen en la ciencia y en el progreso, y los que desde su caverna creen que es mejor la ignorancia y la ceguera; la traición y la impostura; la entrega y la generosidad...”

Junto con Galdós (referente novelístico), es Machado (referente humano) el inspirador del espíritu del libro. También del título:

Españolito que vienes

al mundo te guarde Dios.

una de las dos Españas

ha de helarte el corazón

El día de su muerte, Julio Carrión, poderoso hombre de negocios cuya fortuna se remonta a los años del franquismo, deja a sus hijos una sustanciosa herencia pero también muchos puntos oscuros de su pasado y de su experiencia en la Guerra Civil y en la División Azul. En su entierro, en febrero de 2005, su hijo Álvaro, el único que no ha querido dedicarse a los negocios familiares, se sorprende por la presencia de una mujer joven y atractiva, a la que nadie había visto antes y que parece delatar aspectos desconocidos de la vida íntima de su padre. Raquel Fernández Perea, por su parte, hija y nieta de exiliados en Francia, lo sabe en cambio casi todo sobre el pasado de sus progenitores y abuelos, a los que ha preguntado sobre su experiencia de la guerra y del exilio. Para ella sólo una historia permane-ce sin aclarar: la de una tarde en que acompañó a su abuelo, recién regresado a Madrid, y visitaron a unos desconocidos con los que intuyó que existía una deuda pendiente. Álvaro y Raquel están condenados a encontrarse porque sus respectivas historias familiares, que son también la historia de muchas familias en España, desde la Guerra Civil hasta la Transición, forman parte de sí mismos y explican además sus orígenes, su presente. También porque, sin saberlo, ambos personajes, que se sienten atraídos casi desde el primer momento, tendrán que luchar contra un pasado que comparten, contra una época que influirá en sus vidas de manera decisiva.

La autora, nacida en Madrid, estudió geografía e historia en la Universidad Complutense y comenzó a trabajar en el mundo editorial como escritora de encargo. Cuenta que se dedicó a la escritura gracias al fútbol y porque no sabía dibujar: “Cuando íbamos a visitar a mi abuelo, mi padre y él veían el fútbol y no se podía hablar. A los niños nos daban lápices de colores, pero como a mí no me gustaba dibujar, me aburría. Y me dijeron que escribiera algo. Aún conservo algunos cuentecitos de regalo de los que obtuve rentabilidad económica. Fue mi primer trabajo profesional”.


Almudena Grandes

En octubre de 1997 la autora recibió en Italia el prestigioso premio Rossone d’Oro. Este galardón, que se concede a personas que destacan en las letras, las artes y las ciencias, había recaído anteriormente en escritores como Alberto Moravia o Ernesto Sábato, y Almudena Grandes fue la primera mujer en recibirlo, así como el primer autor español. En 2002 recibió el IV Premio Julián Besteiro de las Artes y las Letras, “por la gran calidad de su obra literaria y periodística, así como por su compromiso en la defensa y lucha por los derechos y valores de la libertad y solidaridad”. Un nuevo reconocimiento le llegó en 2006 cuando el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares (Guadalajara) quiso bautizar la biblioteca municipal con el nombre de la escritora.

En diciembre de 1996 se casó con el poeta granadino Luis García Montero, por cuyo trabajo (es profesor de literatura comparada en Granada) reparten su tiempo entre Madrid y la ciudad andaluza. En Rota, en Cádiz, comparten veranos con amigos, como Joaquín Sabina y muchos más.

Entre sus trabajos como redactora y alguna incursión en el cine (en 1982 tuvo un pequeño), Almudena Grandes obtuvo el reconocimiento del público con su ópera prima, Las edades de Lulú (1989), con la que obtuvo el XI premio La Sonrisa Vertical de narrativa erótica, convocado por la editorial Tusquets, y supuso el mayor éxito en la historia de este premio. Desde su aparición ha sido traducida a 21 idiomas y lleva vendidos más de un millón de ejemplares.

Las edades de Lulú con el director de cine Bigas Luna, en 1990. protagonizada por Francesca Neri y Javier Bardem, acrecentó la popularidad de la escritora.

Grandes publicó su segunda novela en 1991: Te llamaré Viernes. La obra se apartaba de la literatura erótica y tuvo escasa repercusión mediática. Fue realmente tres años más tarde cuando la escritora se consagraría definitivamente con un nuevo título: Malena es un nombre de tango (1994). Ambientada en la España de la transición, narra a lo largo de tres décadas la adolescencia y la madurez de Malena Fernández de Alcántara, una joven de la alta burguesía madrileña, cuya trayectoria vital y sentimental estará marcada por la relación con su hermana melliza.

Malena es un nombre de tango se convirtió en un fenómeno. Ampliamente elogiada por la crítica y traducida a varios idiomas, como ocurriera con Las edades de Lulú, no tardaría en ser llevada también al cine, en esta ocasión por Gerardo Herrero. El filme, protagonizado por Ariadna Gil, se estrenó en 1996 y lo vieron más de 300.000 espectadores. Herrero repetiría en 2006 con otro título de Almudena, Los aires difíciles (2002), que había recibido el premio Arcebispo Juan de San Clemente).

 

Tras la estela de Malena, Almudena publicó varias novelas, todas ellas con el denominador común de estar protagonizadas por mujeres. En 1998 presentó Atlas de geografía humana, una obra en la que invirtió cuatro años y en la que demostró un absoluto control del lenguaje y de la estructura novelesca. En ella, cuatro mujeres cuentan en primera persona su propia historia en un tiempo de confusión ideológica y crisis generacional. La novela tuvo versión cinematográfica, en esta ocasión a cargo de la directora Azucena Rodríguez, estrenada en 2007.

Estaciones De Paso” (2005) narraba cinco historias referentes al período crucial de la adolescencia con personajes envueltos en avatares muy diversos que van desde el fútbol o la política hasta los toros o la música.

"Inés y La Alegría" (2010) fue una novela de posguerra con historias de ficción que abrió una serie de libros titulada "Episodios De Una Guerra Interminable". El segundo volumen de esta serie fue "El Lector De Julio Verne" (2012).

El año 2004 sería el de Castillos de cartón, que centraba su historia en una tasadora de arte llamada María José Sánchez, quien volvía a revivir antiguas emociones al encontrarse con un antiguo amante. Como sus novelas anteriores, transcurre en la España del último cuarto del siglo XX o principios del XXI, y muestra con gran realismo e introspección psicológica la vida cotidiana de personajes de esta época.

Además de sus novelas, Almudena Grandes ha dado a la imprenta Modelos de mujer (1996), una recopilación de siete cuentos publicados anteriormente en varias revistas y periódicos, uno de los cuales, “El lenguaje de los balcones”, inspirado en un poema de su marido Luis García Montero, sirvió de base para la película Aunque tú no lo sepas (2000), de Juan Vicente Córdoba. Para quienes emprenda la hermosa aventura de leer El corazón helado puede resultar útil el cuadro genealógico de las dos familias en cuestión.

 

 

 

 

                                          VOLVER