HISTÓRICAS     

    

Que los hombres no aprenden mucho de las lecciones de la historia es la más importante de todas las lecciones de la historia. Aldous Huxley

 

Lo que la experiencia y la historia enseñan es que el pueblo y los  gobiernos nunca aprendieron nada de la historia, o actuaron por principios deducidos de ella."  G. W. F. Hegel

 

Somera historia de los índices odontológicos

 

I.- Index to dental literature

Un enorme paso adelante en el periodismo dental, y, por tanto, para la profesión tofa, fue la creación del Index to Dental Literature en 1921 (las revistas médicas eran indezadas desde 1880). Por esa época, ya había más de 250 revistas odontológicas sólo en EE.UU. Los óndices que elaboraban algunas de ellas eran ya demasiado para una búsqueda concienzuda.

Era necesaria alguna forma de clasificación. El índice fue puesto en manos del prócer nuestro Arthur D. Black, quien en 1898 generó una clasificación para la odontología basada en el Sistema Decimal de Dewey. La aplicó en escala reducida,  pero fue el origen de su nombramiento, que no pudo concretarse en la realización del Index hasta 1921, a causa de la falta de interés y apoyo de la profesión, más las dificultades financieras causadas por escasez de suscripciones.

El primer volumen del Index to Dental Literature incluyó 65 revistas de 1911 a 1915. Con eso. La odontología pasó a tener un método para acceder al material publicado, así como para dejar constancia de su desarrollo científico e institucional, independienmte de la medicina.

 

 

II.- Índice de la literatura dental periódica en castellano y portugués

La Asociación Odontológica Argentina, pionera de la mano de figuras de la odontología hoy un tanto relegadas, emprendió la tesonera labor de realizar un índice para nuestro idioma y del portugués, para lo cual debió valerse de medios mucho más precarios que los norteamericanos. Pero lo logró y estuvo en perfecto funcionamiento y utilidad hasta que el Index incorporó las revistas en español y portugués.

Los artículos incluidos en el cuerpo de la revista se indexaban, aunque no fueran científicos. De ahí que el Boletín de esa institución, que llegaba suelto, fue incorporado a la RAOA misma, y de algún modo se prevenía que fuera a parar a la basura sin abrirlo. Pero el hombre no aprende de su historia y hoy vuelve a editarse por separado. El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.

¡Suerte al novel Director! ¡Ojalá encuentre la manera de ser leído! (Y que valga la pena)

El siguiente recorte en inglés da el detalle de cómo fue fruto de un duro parto y de concepción compartida el éndice en español.

 

scanned image of page 81

                                                                               VOLVER