HISTÓRICAS     

                 Medievales II

 

Tras el ya visto Guy de Chauliac, el aporte más importante a la odontología lo hizo Giovanni de Arcoli, profesor de medicina y cirugía en Bologna y Padua, hacia mediados del s XV, fallecido en 1484. Se dice que fue el primero en proponer el relleno de los dientes con oro.

En su obra, dedicó una serie de capítulos a las enfermedadesde los dientes. En su clásica Historia de la Odontología, Guerini escribe que " trató este tema de manera bastante completa y con gran exactitud."

Arculanus, según Guerini:

" ...repite los varios consejos sobre prevención enunciados por escritores precedentes, pero los enumera como diez distintos cánones o reglas, crea una especie de decálogo de higiene dental.”

Esas reglas sn: (1) Es necesario cuidarse de la corrupción de comidas y bebidas en el estómago; por tanto, lo fácilmente corrompible (leche, pescado) no debe ser compartido, y después de las comidas se evitará todo movimiento excesivo, como correr, ejercicios, baños, coito, y otras causas que impiden la digestión. (2) Se debe evitar todo lo que provoque vómitos. (3) No se ha de ingerir alimentos dulces y pegajosos, como higos secos, conservas con miel, etc. (4) No se debe partir cosas duras con los dientes. (5) No se incorporarán alimentos o bebidas que causen dentera. (6) Los alimentos no deben estar ni muy calientes ni muy fríos, especialmente tomados en rápida sucesión. (7) No se debe comer sanguijuelas, que por su naturaleza, son lesivas para los dientes. (8) Los dientes deben ser limpiados enseguida después de cada comida y no han de quedar partículas de alimentos en ellos; con este propósito  se pueden usar finos palillos de madera, romos, no con puntas aguzadas ni bordes cortantes; de preferencia, ramitas de ciprés, de áloe o pino, romaro o enebro y similares, que son maderas más bien amargas y estípticas; con cuidado de no escarabar demasiado en los intersticios para no lastimar las encías o aflojar los dientes. (9) Después de esto, es necesario enjuagarse la boca usando de preferencia una decocción vinosa de salvia, o una de canela, mastique, semillas de eebro, hojas de romero [y otras yerbas]. (10) Los dientes deben ser frotados con dentífricos apropiados antes de retirarse a dormir o antes del desayuno por la mañana. Por si acaso, aclaraba que las fricciones debenser suaves y breves para ayudar a los dientes, fortalecer las encías, prevenir el sarro y endulzar el aliento, porque lo contrario sería nocivo. [Otros procedimientos de higiene bucal qedan a disposición del lector en misceláneas.]

Giovanni de Arcoli no mostró mayor conocimiento de la anatomía de los dientes. Se guiaba más por lo hallado en libros que por lo investigado. Y así siguió la información hasta que a mediados del siglo siguiente, Eustaquio escribió su  Libellus de Dentibus o Manual de los dientes.

Giovanni de Arcoli no fue uno más de los oscuros escritores de la Edad Media. Sus obras merecieron múltiples ediciones aun antes de fines del s XV, es decir, incunables.

Su cirugía bucal incluye el tratamiento de los pólipos, que debían ser  incindidos y cauterizados. Los blandos podían ser eliminados con el tenaculum dentado, sin romperlos. La incisión debía ser bien en la base para que no quedaran restos patológicos. Y siguen detalles que demuestran su práctica sí en este terreno, en el que no abundaremos.

Baste recordar que no todo era oscuro en la Edad Oscura.

                                                                               VOLVER