HISTÓRICAS     

“Espejito, espejito, ¿cuál es el más viejito?”

Los primeros espejos griegos y romanos eran discos de metal altamente pulido, que a veces lucían algún diseño al dorso. Solían tener un mango.

Los espejos de vidrio datan de la Edad Media. Venecia los produjo en grandes cantitdades desde el s XVI. En un principio, el fondo estaba cubierto por una fina capa de mercurio, que después de 1840 fue sustituido por sales de plata..  

Espejo dental de marfil  (1830)

Comencemos por este raro espejo bucal plegable de marfil con marco metálico y bisagra data de 1830. Después, siguen otros modelos primitivos, según ilustraciones del libro de Elisabeth Bennion Antique Dental Instruments (Museo de Historia de la Ciencia, Oxford), Y, de mediados del s XIX, el espejo de hueso bien torneado y de cabeza móvil merced a una charnela.

Para terminar, el espejo de Sir Frederick Beauchamp Paget Seymour, también plegable, en cuyo dorso, al centro, está el emblema de los Seymour. De plata sin marca de platero, grabado en fino estilo Guilloché. Esta técnica un tanto antigua se originó como método de grabado, con patrones muy difíciles de reproducir, por lo que se utilizaban (y aún se hace), para certificar documentos oficiales. Se pueden ver en diplomas y billetes de curso legal.

 

 

       

 

 

 

 

 Espejo dental de Sir Frederick Seymour

       

 

    

                                                                               VOLVER