HISTÓRICAS     

                                 Las insuperadas orificaciones

 

Eran perfectas. Ponían un brillo dorado en la sonrisa. Se veía la mano de un buen dentista. Ahora, buena mano es la que no se ve, el composite que no se nota. Illo tempore!

El martillo automático incluía una variedad de puntas, que se exhiben en el Museo de la Facultad de Odontología de la Universidad de Buenos Aires (ver fig).

       

                                                         

 

                                                                      VOLVER