HISTÓRICAS     

                 

 

 

                           Dientes en el misterio mesoamericano

 

 Si nos alejamos en el tiempo, en el

espacio  y en el quehacer cotidiano de la profesión, 1000 años antes de Colón, nos podemos  hallar en medio de una gran civilización y, con la ayuda de la paleodontología, asomarnos a un mundo de increíbles curiosidades.

 Fuera del mundo maya, en el valle de México, se encuentra Teotihuacán, la ciudad más grande de la Mesoamérica precolombina. Tenía el tamaño de la Londres shakespereana y había sido construida 2000 años antes por un pueblo desconocido. Está ubicada unos 40 Km al norte de la Ciudad de México, con templos, palacios y algunas de las pirámides más grandes del planeta en su avenida principal. Llegó a ocupar 20 Km2 y a tener 200.000 habitantes. Colapsó, en circunstancias controvertidas, hacia el año 650 dC. De allí habrá surgido Yax K'uk Mo, quien devino rey y señor de Copán, en la península de Yucatán. Los artistas de esta ciudad lo reprodujeron con antiparras características del casco de guerra de los teotihuacanos(Figura 1).

Teotihuacan, en el periodo clásico, fue una ciudad compuesta por barrios de diferentes estratos sociales y dedicados a numerosas actividades productivas. Teotihuacan fue una urbe con una importante parte de su actividad dedicada al sector servicios. El colapso no pudo afectar de la misma manera a todos los estratos de la ciudad, ni a sus diferentes integrantes, ya que la capacidad de reacción de los diferentes componentes sociales a una crisis de tal magnitud pudo haber variado mucho.

Figura 1

El interés despertado por estas civilizaciones llevó al estudio de dientes y huesos para determinar los orígenes de los habitantes y, sobre todo, de su rey. Las periquimatas adamantinas señalan con líneas especiales cuándo el crecimiento se detiene y cuando vuelve a producirse.

A punto de producirse la hecatombe, se pudo observar en los dientes adultos analizados que hubo un problema de crecimiento.

Los cuatro isótopos naturales del estroncio (estroncio87, producto de degradación del rubidio-87, 84Sr, 86Sr, and 88). Las variaciones en los suelos de estroncio y oxígeno quedan registradas en la biología de dientes y huesos. Por su proximidad química al calcio, el estroncio lo remplaza fácilmente en esos tejidos, a los que llega por los alimentos. El oxígeno llega principalmente por el agua. Donde la comida y la bebida son locales, esos elementos dejan su firma en los dientes.

Yucatán

 

 

 

 

 

 

De Copán, donde están los restos de Yax K'uk Mo , la antropóloga Buikstra recolectó y envió muestras a sus colaboradores Douglas Price y James Burton, de la Universidad de Wisconsin-Madison para el estroncio; y a Lori Wright de Texas para el oxígeno.

Determinaron que la última morada de Yax K'uk Mo, por su dentina y huesos, fue Copán. Y también que no fue originario de esa ciudad, quizá de Teotihuacán o de algún lugar del Yucatán.

Moraleja: Cuidemos nuestros dientes y los ajenos para que el día de mañana puedan servir a los paleodontólogos para que determinen nuestros lugares de nacimiento (salvo que prefieran leer las partidas de nacimiento).

 

FIGURA: Cabeza con dientes de Teotihuacan en una escultura hallada en el lugar

 

                                      VOLVER