HISTÓRICAS     

    La Historia es el punto de partida (y el futuro)

 

Con estas palabras de Stephen Elliot,  la American Dental Association  celebró el centenario de su Journal, publicadoen 1913 con el nombre de Bulletin of the National Dental Association e inició el pasado año con un número recordatorio y editorial conmemorativo a cargo del Director,  Dr. Michael Glick y del Director Adjunto, Dr. Bruce Pihlstromm donde afirman: “Quizá más que cualquier otra publicación dental, el JADA provee una historia viviente que documenta la evolución de la odontología desde comienzos del siglo 20 hasta hoy.”  Y así fue para mí desde el primer día de mi graduación.

 El Dr. Robert Faiella, presidente de la ADA, dijo: "He sido un lector ávido del JADA desde mis primeros días en la facultad, lo he visto crecer y superarse con los tiempos, y he visto a la odontología crecer y superarse con la considerable influencia del JADA.”

Como prueba de que la historia sustenta el futuro, cada número del JADA, de febrero a diciembre incluyó  la esencia de artículos publicados, más un comentario de él y cuál fue su contribución a la odontología y su importancia.

Así se hace y así se respeta la historia, no haciendo tabla rasa e ignorando los pasados Directores y autores y su valioso aporte. Para juzgar los méritos, siguieron los siguientes criterios:

• en el momento de la publicación, el artículo debía resumir ej. estado de los conocimientos sobre un tópico de mayor interés en odontología;

• debía presentar o resumir las investigaciones o los conocimientos que condujeran a la mejor comprensión de una enfermedad o su prevención o tratamiento:

• debía presentar o resumir las investigaciones o los conocimientos que cambiaran la práctica dental o la salud pública.

Comenzaron los artículos por uno de 1920 sobre el uso de los rayos X en odontología, siguieron con trabajos del notable educador e investigador William John Gies; anotaron la aparición de la turbina de alta velocidad  en 1953, 10 años de  fluoración de las aguas (Bowen, 1956) e incluyen el revolucionario estudio de Michael Buonocore, que cambió el ejercicio de la profesión y el cuidado de los pacientes para siempre con la presentación del grabado ácido.

 

                                                                                                       VOLVER