HISTÓRICAS     

 Odontología y Malvinas

 

Los ingleses declaran esto es mío y parecería que se convencen a sí mismos de que es verdad tal mentira. Como hicieron con las islas Malvinas, también con la odontología. Un inglés llamado Joseph Hurlock escribió un libro, publicado en 1742, que tituló Tratado práctico sobre la dentición; o, el nacimiento de los dientes en los niños, donde se indaga en las causas de los síntomas agudos que aparecen en ese período peligroso. La obra es tan rara que si alguno tuviera una copia se podría juntar con unos buenos dinerillos.

Un inglés que ofrecía en venta un ejemplar tuvo el habitual desparpajo pirático de afirmar que ese texto de xxiv+285 págs fue el primero en ocuparse de la dentición, desde Hipócrates, como si Pierre Fauchard no lo hubiera hecho ya en 1728 (2a ed,1746), en su obra fundacional.

En su libro, el Padre de la Odontología Moderna dedicó el extenso segundo capítulo a los incidentes de la dentición con sus accidentes locales, proximales y generales. con inclusión de la anatomía y de cuanto podría honrar a un manual moderno. Pero, en fin, la diplomacia británica es bien conocida.

Hurlock aconsejó cortar las encías para que los dientes erupcionaran más rápidamente y esta práctica se mantuvo hasta ayer nomás, en la creencia de que así se evitaban las convulsiones falazmente atribuidas a la dentición. Como buen mercadista (naturalmente) insistió en que los padres y niñeras le llevaran a los pequeños para que les hiciera el corte. Y, como ya lo había dicho Fauchard, señaló que había ciertos alimentos que contribuían a destruir los dientes de las criaturas. Recomendó llevar a los niños al campo para que se beneficiaran con el aire puro y la comida mejor que allí obtendrían.

Sin duda, fue el segundo libro en inglés, pues el primero lo publicó Charles Allen en 1685 y se llamó The operator for the teeth. Precursor, cierto, pero no develador de los secretos y progresos de la profesión como lo hizo Le Chirurgien Dentiste. Al Pierre, lo que es del Pierre.

 

 

                                             Horacio Martínez

                                             VOLVER