HISTÓRICAS     

                 Cómo atendía un experto dentista en el siglo XVIII

Pierre Billard, un oscuro dentista de tiempos de Fauchard, un día falleció. Como suele ocurrir en un porcentaje altísimamente significativo.

Lo interesante es que del estudio del inventario de su consultorio y de las publicaciones de Fauchard y algún otro cirujano dentista más de los Maricastaña uimes permite pintar un cuadro bastante auténtico de cómo estaban instalados aquellos experts-dentistes.

De la información obtenida, queda claro  el carácter “espartano” de los gabinetes dentales y su falta de especificidad. Está el sillón o silla como lo preconizó Fauchard; también la mesita próxima al enfermo, como la platina operatoria que la seguiría, junto con el vaso, la jarra de agua y el recipiente que representan la futura salivadera.

La sencillez mobiliaria permitía las visitas a  domicilio, acorde con la práctica itinerante de los primeros tiempos profesionales de Fauchard y la de sus colegas. En la “odontología a domicilio,” a falta de un asiento adecuado, alguien del personal doméstico podía sostener la cabeza del enfermo, anotó Bourdet. Todo era transportable, facilitado por la acomodación de los instrumentos en estuches, cajitas y otros medios.

El inventario del consultorio de M. Billard revela su buen nivel y testimonia la influencia del texto de M. Fauchard sobre los expertos de su época. Se nota por la similitud con la instrumentación descrita por éste, las que presentaremos para que el lector compare..

Los instrumentos de Pierre Fauchard

Fauchard sentó  las bases de los principios ergonómicos de los gabinetes funcionales del presente  Entre sus instrumentos de extracción encontramos principalmente pinzas, elevadores y pelícanos. Existían distintos modelos de raspadores para efectuar las limpiezas. Los instrumentos destinados a las "emplomaduras" comprenden los raspadores y excavadores utilzados para eliminar las caries, los condensadores y los bruñidores. La lima es el solo instrumento disponible para tallar la corona dentaria.

"Cinco instrumentos para limar los dientes"
 (Lámina 11, ed. 1786)

Como instrumentos rotatorios estaban el escariador, para ensanchar los conductos y el portafresas de arco utilizado esencialmente para hacer orificios en las piezas protéticas; Fauchard lo utilizó también para la preparación de los conductos para pernos.

Porta-fresas con arco (Lámina 30, ed 1786)

La “llave” figura en el libro de Lecluze, en  1754. La primera ilustración del instrumento apareció en la obra de Bourdet de 1757. Y se consagró con Garengeot, cuyo nombre recibió.

 

"Cuatro instrumentos para raspar la caries" (Lámina 14, ed 1786)

"Cinco instrumentos para emplomar los dientes" (Lámina 15)

Una silla para el paciente.- Pierre Fauchard ( "Le chirurgien-dentiste ou Traité des dents" - Ediciones de 1728, 1746 y de 1786 -- edición póstuma) trató la cuestión del asiento. Se opuso con vehemencia al uso de operar con el paciente sentado en eñ suelo, y préconizó la silla y el sillón. Aunque había antecedentes, Fauchard se singularizó por seleccionar un tipo de asiento de entre los sillones existentes que aportara soluciones para satisfacer a la vez la comodidad del paciente y la del operador : "A fin de tornar la operación más cómoda, se debe sentar al paciente en un sillón firme y estable, apropiado y cómodo, donde asiento estará rellenado con crin, o un almohadón blando más o menos alto de acuerdo con la talla de la persona, y sobra todo la del dentista".

Fauchard el precursor.- Tocando casi nuestros tiempos, mostró que la posición sentada no resuelve todos los inconvenientes, tan simples como ver en el fondo oscuro de la boca (antes de Tomás Alva) o los casos en que, por distintas razones ... para operar en la boca cómodamente, la ubicación del sujeto acostado sería la más ventajosa.

Aunque someramente, también Etienne Bourdet se refirió a la ubicación del paciente (Recherches et observations de toutes les parties de l’Art du dentiste, 1757): Para servirse del Pelícano, hay que ubicar al enfermo en un sillón u otro asiento, que no esté demasiado bajo, sobre todo cuando haya que operar en el maxilar superior.

Bourdet Del libro de Bourdet, 1757

El inventario de Pierre Billard.- Confirma que este dentista estaba en una posición social confortable El interés del inventario reside en que este práctico vivió en la época de Pierre Fauchard y eso nos ayuda a hacernos un cuadro de situación. Contaron:

32 pinzas de diferentes tipos

Pinzas (Lámina 19, ed 1786)

24 pelícanos de distintas formas y 16 retractores

Pelícano de dos brazos de Pierre Fauchard
(Lámina 26, ed 1786)

14 instrumentos montados en plata

Varios instrumentos destinados a la limpieza de los dientes, algunos con mangos de ágata o de ébano y con pequeñas virolas de plata

Cerca de 300 limas apropiadas para separar los dientes [una práctica cotidiana, como se ve]

5 dientes grandes de hipopótamo [adecuados para hacer un arco dentario completo]

Otros 7 dientes, más pequeños, también de hipopótamo [más apropiados para coronas con perno]

22 dientes de hipopótamo cortados o enteros

Esta descripción pone en evidencia la riqueza de los materiales  utilizados para la confección de los mangos de los instrumentos, incluidos los modelos en plata que usó Fauchard.

Las virolas de plata eran necesarias para reforzar los mangos de marfil y maderas. El ágata utilizada por Billard no aparece en las descripciones de Fauchard.

Jean-Jacques Perret, autor de un importante libro " L'art du Coutelier, expert en instruments de chirurgie " publicado en 1772, anota: Se colocan los instrumentos en un estuche como bolsa de afeitar, pero aplanado y cerrado en ambos extremos

 

Estuche de instrumentos dentarios  s XVIII (colec. partic.) también "conveniente para personas que se limpian los dientes ellas mismas"
(Jean-Jacques Perret 1772)

 

                                                                               VOLVER