HISTÓRICAS     

                    

La historia de los elevadores

 

Nuestros utilísimos elevadores han cambiado muy poco a través de las centurias. Los primeros dibujos que se tienen, según Colyer, aparecen en la obra de Albucasis (1122). Algunas ilustraciones justificarían el nombre de “pata de cabra” (Geissfuss), que se dio a los LS 93 y 94.

Fig.- El de la derecha es el llamado “pata de cabra”, con mango de ébano, como los otros tres, de los siglos XVII y XVIII.

 

En la Edad Media circulaban los pelícanos, de creación atribuida a Guy de Chauliac; tenían un tornillo usado para ajustar el instrumento al diente (fig).

 

Las llaves, inspiradas en las formas de las llaves de cerraduras, como la famosa de Garangeot (fig), viajaron a América en el Mayflower y persistieron hasta el s. XX. Bourgery las describe en su "Traite Complet de L'Anatomie de L'Homme" (1866-1871). Tuvieron mangos de madera, ébano, marfil y, finalmente, metal (fig).  Ryff, en su Cirugía Mayor proporcionó excelentes dibujos de estos tres tipos de instrumentos y a partir de Fauchard tuvieron amplia divulgación.

La clef de Garengeot en su primer tipo era de hierro con  vástago moldeado y mango de hueso torneado. El extremo activo consistía en una pieza de metal con una “garra” semicircular y con bisagra. Con una pieza de tela o de cuero unida a los cuatro agujeros de la pieza metálica, se procuraba reducir la presión sobre los tejidos gingivales. Para extraer un diente, se aplicaba la pieza contra la raíz y la uña sobre la corona, se giraba después hasta dislocar el diente. Largo: 13.5 cm 

4a) Dental PelicanPelícano6) Dental ToothkeysLlaves

 

 

 

Fig.- Elevadores de Warwick James recto, derecho e izquierdo

 

Fig.- Elevadores de Cryer

 

No decimos más porque, como señalan Miss M. A. Bussell y R. M. Graham, es muy poco lo que se sabe de la historia y los orígenes de estos instrumentos tan corrientes para nosotros. Ha habido y hay: luxadores angostos y anchos, rectos y curvos, Coleman, Thompson, Coupland, Warrick James, Cryer, periósticos, apicales, Pott, Cogswell, etc, Todos responden a los principios de las palancas de segunda clase. En éstas, la aplicación de la fuerza está en un extremo de la palanca y el fulcro en el otro.

                                                                                                                                            Second class lever                                           HM

 

                                                  VOLVER