HISTÓRICAS     

   

El primer dentista (y arquitecto) y “nuevas” pirámides

 

                                                                          

Los arqueólogos en torno de la base de la pirámide, que fue saqueada; se conservan sólo cinco de los quince metros de la estructura original. 

 

Un equipo de arqueólogos egipcios rescató de entre las arenas de Saqara, al sur de esta ciudad, los restos de la pirámide de la reina Sesheshet, que formó parte del imperio faraónico hace 4300 años.  Fueron localizados en las afueras de El Cairo, en el complejo funerario de Saqara, donde también se encuentra la famosa pirámide escalonada de Zoser, obra del arquitecto (y primer dentista Imhotep, como ya comentamos en Universo Odontológico).

 

Ante decenas de medios de comunicación, el arqueólogo Zahi Hawass, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, mostró hoy al mundo el último tesoro que el país ha salvado del olvido y de la arena.

"Es un descubrimiento muy importante -subrayó Hawass-. Estamos acostumbrados a encontrar una tumba o una estatua, pero hoy anunciamos el hallazgo de la pirámide de una reina; es una de las pirámides más importantes de la quinta dinastía".

Cuatro milenios después de su construcción aún se mantienen en pie cinco metros de la estructura original, que en el pasado llegó a medir quince metros con una inclinación de 51 grados. Las excavaciones comenzaron hace dos años, pero hace apenas unos meses resultó claro para los arqueólogos que la estructura de cinco metros de altura bajo la arena era una pirámide.

La base de la pirámide fue descubierta a 20 metros de profundidad bajo la arena y también se encontró un pasaje que conduce a la sepultura".

Tras estudiar el contexto histórico y realizar otros descubrimientos en la zona, donde los arqueólogos trabajan desde 1988, Hawass concluyó que este monumento fue levantado para Sesheshet.

Sesheshet, reina de Egipto, fue la madre del rey Titi (2323-2291 a.C.), el primer faraón de la sexta dinastía, cuya pirámide se encuentra a pocos metros de la descubierta.

"Aún no hemos entrado en la cámara de la pirámide", comentó Hawass, pero pronosticó que en su interior encontrarán "inscripciones que hablen de Sesheshet".

Sin embargo, el equipo que trabaja en los restos no podrá rescatar mucho más. Como muchas otras, esta pirámide fue víctima del saqueo y aún hoy se puede observar un amplio agujero por el que, se supone, entraron los ladrones.

Los expertos también localizaron durante las excavaciones una capilla construida durante el Imperio Nuevo en la que se conservan restos de escritura faraónica, así como parte del revestimiento de la pirámide.

El arqueólogo mencionó también el hallazgo de un "papiro médico", en el que la reina pedía consejo sobre unos problemas con su cabello. Además, comentó que las pirámides de las dos esposas de Titi -Khuit e Iput I- ya habían sido localizadas, aunque no se conocen otras reinas ligadas a ese faraón.

Egipto sorprende, siempre, con otra tumba

 

     El Consejo Supremo de Antigüedades anunció que unla tumba fue hallada en la zona de Gisr al Modir, al oeste de la pirámide escalonada, construida como tumba del faraón Zoser (2.650 años a.C) por el arquitecto y médico Imhotep.

La tumba, de piedra caliza, pertenece a un hombre religioso llamado Sengim, que vivió durante la VI dinastía del Imperio Antiguo (2575-2150 a.C). Según Zahi Hawas, un pozo de once metros de profundidad fue hallado también dentro de la tumba, cerca de la cámara mortuoria, mientras que al este fue descubierto otro pozo, que data del año 2640 a.C.

Dentro de la cámara mortuoria los arqueólogos encontraron treinta momias y esqueletos, además de un ataúd de madera de 180 centímetros de longitud y decorado con escrituras jeroglíficas, que contiene una momia que data del año 640 a.C.

Hawas reveló, además, que otros cuatro ataúdes de piedra fueron descubiertos en la misma tumba, de los cuales uno sigue cerrado, aunque se espera que pronto sea abierto.

En Saqara, cuyA área monumental cubre una extensión de siete kilómetros cuadrados, se ubicó la necrópolis de los primeros faraones, por lo que el recinto acoge las tumbas más antiguas de Egipto, entre ellas la pirámide escalonada del faraón Zoser.

La pirámide de Zoser está hoy cubiertas de andamios, porque el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto decidió ayer continuar el 7 de agosto la restauración.

 

 

                                                                               VOLVER