HISTÓRICAS     

                        Dentista, cancionista y actor

 

Querido lector de U.O.,

Para entretenerte y quizá para aumentar tu caudal intelectual escribimos estas notas históricas, no para aburrirte. Prueba a ver si este dentista francés que te presentamos no demuestra nuestra intención y ¡que te diviertas!

 

Louis L’Écluze, o Lecluze, o Lécluse, o vaya a saber cómo, que ya veremos, fue no un actor de feria o un charlatán sacamuelas, sino dentista graduado, actor de la Ópera Cómica, autor de textos odontológicos – de los que daré cuenta como apéndice – y autor y cantor de canciones picarescas [verlas más abajo y completas en Internet], muy apreciado por el insigne Voltaire

En un intento de biografía de este colega de 1711, fallecido en 1792, sin precisiones sobre donde ocurrieron su nacimiento y su deceso, el historiador Dagen, en 1923, encontró sólo estos datos ciertos: 1. artista de la Opéra Comique, en 1748; 2. dentista de los ejércitos del mariscal de Saxe, y después del rey Stanislas de Polonia; 3. director de teatro en el  Boulevard du Temple, en 1778; 4. en 1754, publicó Nouveaux élémens d'odontologie (Paris, chez Delaguette, 2 parties en 1 vol. in-8°); 5. en 1755, publicó Éclaircissemens essentiels pour parvenir à préserver les dents de la carie et à les conserver jusqu'à l'extrême vieillesse (Paris, éd. Duchesne, In-12, 40 p.); 6. en 1756, una Carta de M. Lécluze [sic],... a M.***, médico de Nancy ( In-8°, 3 p)

Hay otra carta, falsa, de la que el insidioso Voltaire se valió para criticar a un presumido noble de su época,  el marqués de Pompignan, y aunque la escribió él mismo, se la  atribuyó al inocente colega con este título «Lettre de M. de l’Écluse, chirurgien-dentiste, seigneur du Tilloy, près Montargis, à M. son curé», dada a conocer en febrero de 1763.

Un discípulo de Voltaire, Jean-François Marmontel (1723-1799), da cuenta en sus Mémoires de una reunión en Ferney, cerca de Ginebra, en junio de 1760:

Voltaire …  lloró de alegría al abrazarme.

--Mi amigo, me dijo, sí que estoy contento de verlo, sobretodo cuando tengo conmigo un hombre que estaréis encantado de escuchar. Es M. de l’Écluse, el chirurgien-dentiste del difunto rey de Polonia, hoy señor de una tierra cercana a Montargis, y que tuvo la buena voluntad de venir a reacomodar los dientes de Mme Denis. Es un hombre encantador. Pero, ¿no lo conocéis?

--El único l'Ecluse que conozco es, le dije, un actor de la antigua Opéra-Comique.

 --Es él, mi amigo, es él mismo.

 --Yo lo imito mal, dijol; es a M. de l’Écluse a quien hay que escuchar, ¡y su canción de la Fileuse! ¡y la del Postillon! ¡y la querella de los Escoceses con Vadé!¡ es la verdad misma! ¡Ah! os dará mucho placer.  (J.-F. Marmontel, Mémoires, t.2, p. 230 - Paris 1804)

Las publicaciones de l’Écluse nos permiten comprobar algunas variaciones en su patronímico: Lécluse (Henry de), M. de Lécluze, Lécluse (Louis de Thillay). Ésta por un error de trascripción del nombre Tilloy. En las escrituras de las propiedades del Gâtinais firmó Louis (de) l’Écluse. En la Bibliothèque Nationale de France sus obras están clasificadas bajo el nombre de “Lécluse (Henry de).”

Una hipótesis sería que el nombre de Henry, como vemos en los escritos médicos, sea real y que l’Écluse sea un seudónimo, utilizado en su actividad de chansonnier. Creo que se debe tomar en cuenta que primero fue actor, que el apodo elegido tiene connotaciones cómicas en francés, y que, sólo al cansarse, siguió la carrera de chirurgien dentiste.

Louis l’Écluse, cultor de la chansonnette hablada, mimada y actuada, aparece mencionado por Emile Campardon entre los actores célebres del siglo XVIII (Opéra-Comique de 1724 a 1761, citado como Louis Lécluze de Thilloy). Y más adelante lo menciona Charles Monselet, quien incluye piezas de su repertorio: Hier, en rentrant / De boire bouteille / J'eus l'avisement / D'aller voir ma belle ;/ Bon! / "C'est un charme que c'te bête-là ! j’li ai vu faire ses sept lieues en cinq quarts d'heure... (El Fulano, después de estar bebiendo, busca a su bella, quien es “rapidísima.”)

En afiches de Orléans del 25 de mayo de 1764, hay abundantes datos de su actuación en Montargis, con las tres canciones picarescas que predominan en el ramillete cancionero de l’Écluse, aunque no sea su autor: la Fileuse, le Rémouleur, le Postillon. Forman parte del repertorio común de los chansonniers du Caveau, Sociedad de chansonniers que se reunían en los cabarets parisienses desde 1729 (incluidos Vadé, Piron, Crébillon, Rameau y otros músicos populares). Vadé, gran amigo e inspirador de l’Écluse, es el autor de La Fileuse, presentada por la primera vez en la Opéra comique en 1752. Los textos de ambos fueron reunidos en Œuvres poissardes de Vadé et de Lécluse.

  Uno de los personajes inventados por l’Écluse pasó a la posteridad literaria y musical, que es Mme Angot, de Déjeuné de la Rapée à la Grenouillère (1748). La hija de Mme Angot, frutera de los Halles, tiene por interés principal las burdas torpezas y el lenguaje vulgar de la maritornes. (Léon Vibert, Au temps de la Carmagnole, Vigot frères éditeur, 1943). Por fin, Madame Angot llegó a la opereta más famosa del siglo XIX, La fille de Madame Angot, que es  la obra más popular de Charles Lecocq, uno de los más brillantes sucesores de Offenbach.

Las cartas de Voltaire lo mencionan repetidas veces: de l’Écluse, excelente dentista quien, en su juventud fue actor de la Opéra comique. […] hace más de 25 años que el ejerce con honor la profesión de chirurgien-dentiste. […] He recibido a  M. de l'Ecluse como amigo y con la distinción que merece un chirurgien hábil y un hombre tan estimable como él. […] el señor de l’Ecluse, podrá haber actuado otrora en la comedia, mas hoy es cirujano del rey de Polonia… En otras cartas de 1761, escribe: l’Écluse es un hombre de 50 años, muy razonable y con espíritu.

Tilloy es una señoría de la parroquia de Corbeilles-en-Gâtinais. Louis l’Écluse fue señor de Tilloy, por escritura ante el notario Thimotée Raige, en 1758, (Louis l’ÉCLUSE, chirurgien-dentiste du Roy de Pologne, demeurant à Paris, rue du Four-Saint-Honoré, paroisse Saint-Eustache, et Jeanne MAUPAS, sa femme a acquis de Jean Anatole LEFEBVRE par contrat devant RABOUIN, notaire au Châtelet de Paris  le 26.11.1757).  En 1765, la antigua propietaria, Marie-Madeleine Roulx, viuda Gaudron du Tilloy, recuperó su propiedad, adquirida por varias personas antes de nuestro protagonista y con deudas pasadas de uno a otro. L’Ecluse fue seigneur du Tilloy menos de siete años.

De los últimos años de la vida de Louis de l’Écluse, menos conocidos, sabemos: 1. en 1777, fue empresario de espectáculos, y volvió a ser actor, pues murió en la necesidad, de edad avanzada; 2. director del teatro del Boulevard du Temple (1778); 3. este mismo año, M. Lenoir, lieutenant-général de la policía, autorizó a Louis Lécluze de Thilloy, ex actor de la Opéra-Comique, a abrir un teatro para representar obras del género poissard; 4. una nota en las obras completas de Voltaire de 1893, consigna: Louis l’Écluse est mort en 1792.

(Extractado y modificado de Louis L'Ecluse, seigneur gâtinais et ami de Voltaire, por Gilbert Baumgartner Bulletin de la Société d'Emulation N°120, 2002)

 

Para los colegas que quieran molestarse en leer fragmentos de las obras odontológicas de nuestro autor, incluimos una brevísima muestra.

Nota: Lécluze escribió "La carie provient encore d’une salive âcre & chargée d’acide, ou d’une humeur provenant du vice du sang & de la limphe qui s’arrête autour des dents & dont les particules communiquent à celles de l’émail des impulsions qui en détachent les parcelles les unes des autres."

"Lorsque le pus est formé, & que le phlegmon ne perce pas naturellement, il faut l’ouvrir avec le scalpel dans l‘endroit le plus bas de l’abcès, & en évacuer promptement toute la matière, pour ne lui pas donner le tems de communiquer sa malignité aux parties voisines, & de former des sinus fistuleux"

"Le Gonflement des gencives exige souvent que les Dents soient nettoyées, & que l’on ait grand soin d’ôter le tartre qui s’insinue entre l’une &

"Lorsqu’elle (la dent) commence à sortir de son bassin, cette espèce de luxation est occasionnée par une maladie de la membrane, commune aux parois intérieurs de l’alvéole & à la racine de la Dent ; & la maladie de la membrane cause le relâchement, & souvent la désunion de ses fibres charnues.”

 

                                                                     VOLVER