HISTÓRICAS     

 Dentistas certificados ingleses...

 

La corporación de los barberos, la Barber’s Guild. Surge en Inglaterra en el s. XIII. Los tooth-drawers, o sacamuelas, aparecen nombrados así en un documento de la  Barber-Surgeon’s Company  de 1376 y se admitieron algunos como miembros.Por ese entonces, se aconsejaba que la extracción dental debía quedar para casos extremos. Hacia 1412, John Ardenne, padre de la cirugía inglesa, la consideraba extremadamente peligrosa. La corporación fue reconocida oficialmente en 1462, por un decreto de Eduardo IV, y en 1540 el parlamento determina la unión en una sola corporación de barberos y cirujanos barberos, con privilegios con la garantía de Enrique VIII. Los barberos, además de afeitar, la única cirugía que tenían permitida era la extracción dentaria. En cambio, la cirugía estaba permitida a los médicos académicos.

Las primeras licencias después del estatuto de 1511 estuvieron limitadas a la provincia de Canterbury. El candidato era recomendado por los clérigos locales, los médicos o parroquianos, y debían estar respaldados por la firma de dos miembros del Colegio de Médicos. El Acta de Enrique VIII lo expresaba así:

“…ninguna persona de esa ciudad, y de siete millas alrededor … tome el ejercicio y ocupación de Médico o Cirujano, en cualquier diócesis de este ámbito, sin que antes haya sido examinada y aprobada por el Arzobispo de la misma Diócesis o … por su Vicario General; …requiriendo a los Expertos de las Facultades, según lo estime conveniente a su discreción, y otorgando Cartas Testimoniales con su Sello de que lo aprueban…”

Entre 1550 y 1560, hay tres referencias a una práctica odontológica con tres miembros de la corporación definidos como tooth-drawers. Entre ellos, William Thomlyn, quien el 23 de noviembre de 1557 recibió licencia para extraer y limpiar dientes, y nada más.

Una copla da constancia de que el pueblo diferenciaba licenciados de charlatanes:

“Por qué habrías de retorcer tu gorra

Como si temieras alguna desgracia.

No probarás tu espíritu en el potro,

Verás a un licenciado, no a un charlatán.

M. Bishop, S. Gelbier y D. Gibbons aportan los nombres de cuatro dentistas varones y una mujer certificados, según consta en su estudio basado sobre el Proyecto Lambeth, llevado a cabo por Melanie Barber, de la Biblioteca del Palacio de Lambeth, a partir del Directorio de Licencias Médicas Otorgadas por el Arzobispo de Canterbury 1536-1775.

Dos de los hombres, John Anthony y Peter Hemet aparecen descriptos como en la pura práctica dentaria; de lo anotado de este último, se ve que la función de “sacamuelas” puede ser asociada al término posterior de dentista, pues especifica que “puede practicar la rama de la cirugía de tooth"

 

 

                                             Horacio Martínez

                                             VOLVER