HISTÓRICAS     

  El CD del sacamuelas

En los libros de historia de la odontología, antes de que el término dentista comenzara a generalizarse hacia fines del s XVIII y comienzos del XIX, se suele mencionar el licenciamiento de los sacamuelas y de cuantos proveyeran cuidados de la salud bucal, según el docto trabajo de Bishop M, Gelbier S y Gibbons D. (Br Dent J 2001 Oct 13;191(7):395-400). Como llamativa referencia a la licencia para ejercer, citan una copla al pie de un grabado de Dixon, tomado de Harris

La escena representa una herrería, con el herrero como sacamuelas de una anciana dama, observados por el marido:

 ¿Por qué se estruja el sombrero

y se prende de mi gorra?

Eso accidentes no ahorra.

Demuestre valor sincero,

vea siempre a un licenciado,

rechace al improvisado.

El primer testimonio del uso de la denominación de sacamuelas apareció en un documento de 1376 de la Compañía de Cirujanos Barberos de Londres. La licencia era entregada por ésta o por el obispo local. La Barber’s Guild inglesa se originó en el S XIII y se aconsejaba recurrir a las extracciones sólo en casos extremos, pues se las consideraba muy peligrosas. Eduardo IV reconoció ese cuerpo por decreto de 1462 y, en 1540, el Parlamento unió en una sola corporación a barberos y cirujanos barberos. Quedó hecha la salvedad de que los barberos no podían hacer otra cirugía que extracciones dentarias. También podían realizarlas los médicos.

La unión con los barberos se deshizo en 1745 y frente a ellos y a los sacamuelas quedaron los dentistas, los que durante el s XVII habían comenzado a definirse como “operadores de los dientes”. Charles Allen inició este uso con su libro de ese nombre, de 1685, el primero en inglés. Como se ve en el texto de Joseph Hurlock (1742)*, de casi 300 páginas, fueron ampliando su campo de acción a la higiene, la prótesis y demás; de ello quedó constancia en la obra de Thomas Berdmore (1770): Tratado de los trastornos y deformaciones de los dientes y encías, donde el autor se define como cirujano y dentista. Recuérdese que Pierre Fauchard había publicado su libro en 1728: Le chirurgien dentiste.

* Obra dedicada, básicamente, a la odontología para niños y la prevención, cuyo nombre completo es A practical treatise upon dentition; or, the breeding of the teeth in children: wherein the causes of the acute symptoms arising in that dangerous period are enquired into... Londres: edición del autor,... 8vo, pp. xxiv, 285. Insistió fuertemente en el corte de las encías para permitir la erupción de los dientes primarios y evitar convulsiones. Atribuyó las caries de los niños a la dieta y recomendaba que se los enviara al campo para una mejor nutrición. Hay muy pocos ejemplares de este libro y sería muy raro que saliera alguno a la venta.

                                           Horacio Martínez

                                             VOLVER