HISTÓRICAS     

                 

 

 

                                 La dentadura del Arzobispo

Una dentadura completa de porcelana toda ella y realizada en el último tercio del s XVIII apareció en el cementerio de la antigua iglesia de St Pancras, cuando los restos mortales allí alojados estaban prontos a ser trasladados a otro terreno consagrado a causa de la construcción de una terminal para el tren del Túnel del Canal de la Mancha. De su observación, se desprende que habría sido largamente utilizada no para meros fines estéticos o vocales, sino para la debida masticación. Este producto de la alta tecnología odontológica francesa, nacida con Pierre Fauchard,* habría llegado a su reposo no tan definitivo en la boca de su exiliado dueño, el Arzobispo Arthur Richard Dillon (1721 – 1807) (Powers N Br Dent J. 2006 oct 7;201(7):459) .

Dillon nació en St Germain, hijo de un irlandés que llegó a general del ejército francés, y él mismo fue consagrado Arzobispo de Toulouse en 1763. No se preocupó sólo por las almas de su diócesis, sino también por su bienestar físico, y además hizo construir puentes, canales, caminos, y creó cátedras de química y de física en Montpellier y en Toulouse, y, por sobre todo, procuró eliminar la pobreza, en especial en Narbonne.

Poco antes de la Revolución Francesa integró la Asamblea de Notables convocada por Luis XVI y, después, por haberse negado a aceptar la posición civil del clero, debió emigrar en 1790, primero a Coblenza y después a Londres, donde vivió hasta su muerte. Su dentadura de porcelana fue hallada en octubre de este año de 2006 en el cementerio de St Pancras, abierto en 1792,  y ya tiene un lugar en el Museo de Londres. La iglesia que recibió sus restos estuvo muy vinculada a Charles Dickens, Thomas Hardy y la feminista y escritora Mary Wollstonecraft (1759-1797), autora de varias obras, entre las que se destacan su Reivindicación de los derechos del hombre y su Reivindicación de los derechos de la mujer. Su afirmación más llamativa fue que el matrimonio es una prostitución legalizada. Pero ésta ya es otra historia. La de Dickens y Hardy no es necesario recordarla aquí. No quiero dejarla, sin embargo, habiendo omitido que fue madre de Mary Shelley (Frankenstein) y que murió de fiebre puerperal a los diez días del nacimiento de ésta.

*En Saint Germain-en-Laye fue que el farmacéutico Duchateau creó por primera vez prótesis de material no putrescente en vez de hueso, marfil o madera. Nicolás Dubois de Chemant, dentista y cirujano,  modificó la pasta para producir las dentaduras de porcelana más utilizables. Largas pruebas y ensayos incansables terminaron por dar el producto definitivo el 16 de septiembre de 1791.

Dubois-Foucou, un dentista con gran reputación en Paris, dentista del Rey y su familia, durante las primeras pruebas de Dubois de Chémant, se opuso al uso de la porcelana en prótesis; pero después defendió este material cuando ideó su propia composición (Dubois-Foucou, 1808).

Llegaría después G. Fonzi para separar los dientes de la base y las dificultades del método de Dubois de Chémant, que exigía construir un gran bloque artificial con el mismo material y los riesgos por la contracción (Dubois de Chémant, 1788 y 1824).

 

Hemos presentado una prótesis de porcelana que fue hallada en un cementerio. En nuestra HISTÓRICAS próxima, presentaremos una prótesis hallada en... ¡una letrina! Siga leyendo U.O. y vea las DIGRESIONES de este mes, para seguir con la porcelana.

 

                                      VOLVER