HISTÓRICAS     

          Las amalgamas chinas y otras

 

Con un trabajo inspirador de los Dres. José Ignacio Soler et al (Journal of the Hstory of Dentistry 2002 noviembre. 50) y eliminando casi todas las referencias posteriores a 1800 en USA, pretendo recordar a los lectores que nuestra sonada amalgama reconoce orígenes mucho más distantes que los señalados en libros de texto

En China, en revistas médicas de Su King (659 AD) y los trabajos de Ta-KuanPenTsao de Tang Shei-Wei se menciona pasta de plata para restaurar los dientes. Durante el período Ming Lin, Wen-ti (1505) y Un Shih-Clwn (1578) describieron una fórmula de amalgama como material de restauración durable.

Antes de la amalgama, en Europa y América, los dentistas obturaban los dientes con astillas de hueso, resina, corcho,  goma, plomo, y hojas de oro, por ejemplo. El renombrado médico Ambrosio Paré (1510–1590) había usado plomo o corcho para las obturaciones dentarias. En Alemania, un Dr. Strockerus (c 1528) mencionó la amalgama. Más tarde, en 1603, otro alemán, Tobias Dorn Kreilius, describió un proceso creador de un material por  disolución de sulfuro de cobre con ácidos fuertes, con añadido de mercurio, más hervor antes de vaciarlo en el diente.

 En Francia, en el s XVIII, un material usado consistía de ocho partes de bismuto, cinco partes de plomo y tres de zinc. Añadiendo una parte de  mercurio se aceleraba el proceso. La mezcla era llevada a 100°Celsius y volcada directamente en la  cavidad. Esta mezcla fue conocida en Inglaterra como “Cemento Mineral de Arcet,” en honor de un químico de la época (Crawford, 1989; Guerini, 1909).

Fue un alivio para los pacientes cuando en 1818 Louis Regnart, considerado “padre de la  amalgama,” redujo la temperatura a 60 Celsius al incrementar la concentración de mercurio al 10%. (Ring, 1989; Andersen & McCoy, 1991)

En 1816, el francés Auguste Taveau generó una amalgama con mucho más mercurio, lo que redujo la temperatura de uso, pero la aplicó en 1826, después que un tal Bell lo hizo en Inglaterra (1819) y se le reconoció a éste el mérito.

 

Amalgama: El origen del término “amalgama,” se remonta a la alquimia Medieval. A través del árabe الملغم al-malgham  llega desde el griego, “malagma,” usado para describir las mezclas de metales  con mercurio, tal como se emplea hoy.. El símbolo alquímico de la amalgama es una cruz papal sobre un semicírculo. (Baume, 1958; Greener, 1979)

 

Símbolo alquímico de la amalgama

 

 

Sala de la odontología mexicana

 

 

Con más de 400 años, el Palacio de la Autonomía representa un espacio invaluable para la Universidad Nacional Autónoma de México. Un poco de historia sobre esta bellísima construcción ecléctica, muestra de la síntesis entre la arquitectura colonial y la contemporánea,  nos remite a que al término de la Conquista, Hernán Cortes distribuyó predios y en este espacio ordenó la construcción de la casa de Don Luis de Rivera, primer representante de la Casa de Moneda de la Nueva España. Después de restaurar la herrería, el piso de mosaico y la escalinata central, el Palacio de la Autonomía evoca la época en que era, además, el barrio universitario.

 Ocupa parte de lo que fue el convento de Santa Teresa la Antigua, y su última restauración permite a los visitantes observar vestigios arqueológicos de dicho convento.

Lleva el nombre de Palacio de la Autonomía, por la autonomía universitaria. “La Universidad se hizo autónoma por la revolución de nuestra palabra, nuestra huelga y nuestra sangre”, es el lema que, atribuido a Alejandro Gómez Arias -presidente del Comité de Huelga en el movimiento estudiantil por la autonomía universitaria-, quedó grabado en el Palacio desde 1929.

Incorporó la Escuela Nacional de Odontología hasta su traslado a Ciudad Universitaria. El edificio abierto al público en general alberga la Sala de Odontología Mexicana, inaugurada con motivo del primer centenario de la Facultad de Odontología, el 2 de Agosto de 2004. Está ubicada en dos salones de la planta baja del Palacio de la Autonomía, edificio que albergó esa institución desde 1935 a 1957.

El Museo comprende una colección de piezas prehispánicas con trabajos dentales de ornamentación, con incrustaciones de turquesa, coral, concha y hematita. Se exhiben equipos, herramientas, materiales, instrumentales y medicamentos utilizados por los dentistas de épocas pasadas.

El Museo de Odontología Mexicana posee además un Archivo histórico con 15000 documentos clasificados y una Biblioteca con 2000 volúmenes, desde mediados del Siglo XVIII al XX.

La materia Historia de la Odontología, se incluyó en el plan de estudios de la carrera de Cirujano Dentista de la Facultad de Odontología de la UNAM, en el año1996. Además y para poder contar con un plantel calificado de docentes para llevar a cabo dicha actividad, se implementó en el Post Grado el Profesorado de Historia de la Odontología.

La Facultad de odontología, vio la necesidad de resguardar su acervo histórico, representado por los primeros libros utilizados para la enseñanza; los equipos e instrumentos odontológicos de diferentes épocas y los valiosos documentos generados desde el nacimiento del Consultorio de Enseñanza Dental. Resultado de estas inquietudes fue la creación del Departamento de Historia de la Odontología y del Museo de la Odontología Mexicana, en el año 2004

 

 

 

                                                             VOLVER