HISTÓRICAS     

               Dentistas y actores (última nota)

 

Cerramos el capítulo de los dentistas franceses que también fueron actores (¿o actores que también fueron dentistas? ¿o gente que supo aprovechar su doble vocación e hizo disfrutar y sufrir a la vez?). Fueron llamados “saltimbanquis,” saltaembanchi (saltaembancos o montaembancos), porque en las plazas se subían a un banco, cajón,  mesa o tablado y mediante alguna atracción llamativa vendían los productos más caprichosos.  

París, a principios del siglo XVII tenía unas 300.000 almas con las bocas mal cuidadas. Apenas 20 dentistas atendían a quienes podían permitirse este lujo (aristocracia, burguesía, comerciantes adinerados). Pero la mayoría tenía que contentarse con los servicios de herreros, frailes caritativos, barberos ambulantes o los sacamuelas que hemos descrito.
 El Puente Nuevo atrajo especialmente a éstos por ser el paso de medio París todos los días. (El Puente Nuevo no es para nada de los más modernos de la ciudad del Sena;,fue  construido entre 1578 y 1603y así es más antiguo que los conocidos Alejandro III, 1900, Los Inválidos, 1829, deL’Alma,1856, de
la Concordia, 1790,etc.) Carros, carretas y carrozas, caballos y peatones, menestrales y oficiales, nobles y villanos cruzaban el Sena. Los sacamuelas tomaron de los charlatanes el desenfado, el palabrerío y los trucos más diversos para atraer y embobar al auditorio. Mencionemos algunos, rápidamente, recordados por Baron, que también tuvieron su lugar – menor que los anteriores – en el Parnaso de la odontología y de Melpómene, pero no en el Puente.

 

Blanchet.- En verdad, Leopoldo Poli Bianchi, hacia 1766, dentista, oculista, botanista y vendedor de orviétan itinerante. En 1779 se presentó en la Feria de Saint-Germain y en los espectáculos del boulevard du Temple

 

Filippo Borsari, de origen italiano -- cuya familia afrancesó su apellido como Borsary, Borsary de Longpré y Borsary --  readoptó el nombre original después de la Revolución. Fue dentista itinerante a fines del s. XVII. En 1731, en Grenoble, la viuda obtuvo una autorización para montar un teatro y vender remedios. Varios de los muchos Borsary fueron dentistas itinerantes y actores.

 

Laurent Mourguet (1769-1844) fue uno de los últimos “arracheurs de dents” (sacamuelas) y hombres del espectáculo del s. XVIII. Se metió de sacamuelas a partir de 1797. Instaló un pequeño teatro de marionetas para atraer a los transeúntes. En 1804 se consagró exclusivamente al teatro. Creó los personajes de Gnafron y de Guignol, y escribió una obra llamada Un dentiste que tuvo un gran éxito.

 

Los hermanos Alard, Pierre y Charles, fueron actores del exitoso Teatro de la Feria a fines del s. XVII. Desde 1678 hicieron representaciones en la popular Foire Saint-Germain y hasta actuaron ante Luis XIV. En 1697, actuaron también con regularidad en la Foire Saint-Laurent. En 1711, murió Charles de una caída en su teatro. Disgustado con la vida teatral, Pierre se retiró en 1721 para convertirse en dentista.

 

Pierre Roszet fue dentista, actor y empresario de espectáculos feriales. En nombre de la Academia Real de Música dirigió el nuevo espectáculo de pantomima que reemplazó  desde 1746 a 1749 el espectáculo de la Ópéra Cómica.

 

                                                                     VOLVER