diciembre 2007                                     

La prevención una cuestión de estado

Con este título hemos tenido ocasión de leer un sabroso aporte del siempre inquieto Presidente de la Asociación por la Salud Bucal Dr. Alejandro Dávila

- www.asaludbucal.com.ar -  , el que apenas condensado retransmitimos  a los lectores preocupados por la ausencia de interés gremial y social que demuestran las autoridades de las organizaciones odontológicas que dicen representarnos.

 

En la fecha me ha llegado una edición del Federado que edita la FOPBA, en cuyo editorial se desliza una idea que tergiversa el principio sanitario de derecho y responsabilidad del estado en la salud publica, Universalidad, equidad y gratuidad en la asistencia , aporta indirectamente a la desvalorización y desfinanciación del estado en salud bucal como garantía del derecho a la salud y al mantenimiento de ésta. Sus conceptos sobre aspectos técnicos han  demostrado su ineficacia a lo largo de los tiempos en diferentes países y sistemas sanitarios .

 

Podemos verlo en dos frases (" La prevención es una cuestión de estado” y “Distinguida como eje prestacional, la prevención funciona en modelos aseguradores." Pág.:3 " Ideologías"). La primera es realmente reivindicatoria de los aspectos preventivistas necesarios. Lamentablemente, en estas ultimas décadas en las organizaciones profesionales, determinantes y determinadoras de políticas, no ha habido autocrítica sobre el modelo financiador de la enfermedad que sigue intacto en todas y cada una de las obras sociales y prepagas que existen en la Argentina. Como el modelo financiador privado, vigente y vigoroso como nunca, privilegia las prestaciones para la enfermedad. El editorial no da cuenta de las propias  responsabilidades en que esto haya sido y sea así sobre todo en estas ultimas décadas de neoliberalismo en salud que tan bien han comprado las instituciones.

El modelo financiador prestacional determina la cantidad y calidad de las prácticas que se realizan. Ni cambiando este concepto de enfoque prestacional se llegarían  a modificar indicadores epidemiológicos como el CPO, que son modificables desde las políticas públicas sanitarias del estado quien es el que debe garantizar la salud pública, ya que el sector privado ha demostrado internacionalmente su incapacidad para cuestiones vinculadas a sus intereses opuestos a los sanitarios, y para resolver estos temas que cualquier sanitarista conciente podrá confirmar.

Por eso, en la mayoría de los países europeos y algunos americanos el sistema público garantiza  constitucionalmente el derecho a la salud de la población (derecho por ciudadanía) y no el sector privado, para el que desde un punto de vista técnico-sanitario es contrario y contraproducente para sus propios intereses materiales. En la Argentina, este modelo que el editorial dice debemos profundizar se ha traducido en un aumento de la enfermedad bucal alarmante.

Por otro lado, junto a la frase  "La prevención es una cuestión de estado " (con la que coincidimos), aparece otra afirmando que la prevención funciona en modelos aseguradores, cosa que me llamo poderosamente la atención precisamente: si hay algo que no funciona en los modelos aseguradores y privados en todo el mundo y particularmente en América Latina es precisamente la prevención en salud bucal. Por la experiencia del SPS, se tendría que debatir dentro del estado y evaluar mejor los alcances y dificultades que se tienen a la hora de contactar con los problemas poblacionales y contextuales que determinan estas enfermedades bucales, imposible desde un consultorio privado, y menos sin la participación de la comunidad no como beneficiarios de un seguro sino desde el derecho a decidir sobre los procesos de  salud-asistencia.

Podríamos armar otra oración con esta afirmación pero a diferencia de la primera podríamos  sumarle evidencia científica de que esto es así de los sistemas mas eficaces en el mundo como el Ingles u otros como el Cubano, Escandinavia, España,  etc. La afirmación del editorial de FOPBA es en realidad una expresión equivocada de una situación que solo podrá resolverse si el estado toma en sus manos, no solo la prevención,  sino algo mucho mas complejo que es la promoción de la salud bucal y junto con esto el mejoramiento de la asistencia publica que ha sido desmantelada en los últimos 30 años en la provincia de Buenos Aires. No es la FOPBA la que puede ni debe de resolver estas cuestiones ni está obligada a esto ya que no es su responsabilidad sino el estado provincial y el nacional a través de sus políticas públicas en salud bucal. No se puede dar al lobo el cuidado de las ovejas, como diría un amigo sanitarista muy conocido.

Se puede afirmar que el desastre sanitario que tenemos en salud bucal es precisamente por un modelo donde lo público, en mutua dependencia con el privado, reproduce para sí la ineficacia e inexistencia privada para  promover y prevenir salud. Súmese la desfinanciación de la asistencia en el sistema publico y se obtienen los alarmantes indicadores de enfermedad bucal que lamentablemente no se podrán modificar desde las buenas intenciones o contratos con el sector privado o con políticas solventadas por éstos como ha quedado hartamente demostrado por estos últimos años. Sorprendentemente no comprenden que es lógico que así suceda y no los culpo, pero hay que decir las cosas como son y fundamentarlas desde los intereses de la población  no desde solo un sector, algo éticamente necesario.

La salud de la odontología y de los odontólogos no siempre va de la mano con la salud de la población de la provincia de Buenos Aires, y eso es una realidad que deberemos empezar a resolver para beneficio del pueblo de nuestra provincia. Para darnos cuenta del problema, basta comparar cuántos consultorios privados se habilitan al mes en la provincia con la casi inexistencia de los públicos. La mitad de la población de la provincia se asiste en el sistema publico y este dato es importante a tener encuesta a la hora de diseñar políticas que puedan modificar perfiles epidemiológicos y solo el 8% se asiste en el sistema privado.

Deberemos pensar  como fortalecer la promoción de la salud bucal, el primer nivel de atención, la APS en salud bucal y lógicamente equipar y fortalecer el segundo y tercer nivel publico provincial y municipal. Lógicamente que el sector privado deberá aportar y articular con el público en su medida y así se lo convoca a participar  Pero no deberá ser éste el  que diseñe las políticas públicas, ya que los enfoquen neoliberales tienen la  idea de la salud como mercancía. No lo cambian pese a que digan lo contrario (pero bueno, su función es diametralmente diferente a la del estado) y  han demostrado un fracaso rotundo desde lo sanitario, y estas cosas no deberíamos volver a repetirlas.

 

 

Dr. Horacio Martínez  -  Dr. Emilio Bruzzo

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                              A índice gremiales

                                                                 VOLVER