abril  2005

                    Menos palabras

 

   En un mensaje reciente, planteamos lo siguiente. Lo repetimos en Universo para que quede constancia.

Voy al grano y dejo para otros las pataditas sobre si los de antes no hicieron, los de ahora no hacen, los viejos perdieron, los jóvenes son abúlicos, charlan y no hacen nada, etc. Trazaré a continuación un plan concreto de acción, sin quejas inútiles, sin llantos unipersonales, sin afán de polemizar con nadie, pero sí de que incorporen mejoras o redondeen ideas esbozadas. El plan va al final, pero no tiene sentido sin las palabras previas (unas cuantas)

1.     ¿Cuál es el objetivo?                                                                                          Para pelear por algo, hay que saber cuál es ese algo. Entiendo que por juramento hipocrático nuestro          primer objetivo es la SALUD BUCAL de la población;         segundo objetivo, nuestra propia SALUD MENTAL y felicidad

2.     ¿Con qué armas contamos? ¿Estamos inermes?                                             Contamos, primero y principal, con nosotros mismos; repito gritando SIN NOSOTROS SE MUEREN DESANGRADOS LOS MERCADERES        

No hay O.S., prepaga, clínica ni nada que funcione sin nosotros. O, dicho de otra manera, trabajar para ellos es quitarnos trabajo nosotros. Ese “arsenal” ¿cómo está compuesto?

10% élite: dirigentes, adinerados de familia, herederos de próceres, etc que atienden al 10% de la población con medios de sobra;       

10% de viejos dentistas, que pretenden sobrevivir independientes, con el público que aún tiene algunos medios;         

80% de viejos dentistas y jóvenes dentistas, entregados a los mercaderes por un sueldo seguro (+ o -) e indigno o, por la zanahoria de las prótesis que los induce a mala praxis o a perder cobrando por debajo de sus costos 

El primer 10% hace lo posible por seguir hundiendo al resto. No sirve   

El segundo 10% se defiende como puede (marketing, publicidad, etc) y alguno que otro loco se interesa por sus hermanos esclavos.

El 80 incluye viejos entregados, que no van a pelear por nada, y   jóvenes entregados, bellas y bellos durmientes que sólo esperan un beso  (léase: aumento de aranceles) que los despierte         

Contamos, segundo y no menos importante, con la prensa (amarilla TODA) a la cual no le interesamos salvo que se sientan parte de una Cruzada (!) por la Salud  NO contamos con nada más

3.     ¿Sirve para algo este “armamento”? Habrá que saber usarlo, afilarlo y convertirlo en         arma mortal        

4.     ¿Se pueden concretar y delimitar claramente los correctos y vagos objetivos? Eso es parte del plan. Para estos dos puntos (3 y 4) de nada sirve señalar          las fallas: hay que ver cómo trabajar con ellas. Por ejemplo: la gente NO QUIERE REUNIONES, las ven como pérdida de tiempo (lo vienen siendo), no tienen ganas de salir de casa, no les proponen nada                 

Solución: que aporten desde casa, que tiren ideas, que arrojen quejas                  Otro ejemplo: ¿alguno es dueño de la verdad absoluta?                                     Solución: que aporte SU verdad y veamos cómo se coordina

 

PLAN DE ACCIÓN

1.                      Nada de reuniones inconducentes

2.                      Trazado de objetivos en pequeñas comisiones                                                      Que los participantes de foros en la Red lancen una o dos ideas cada uno; por ejemplo, una manera de hacer campaña por la salud bucal         o una manera de concienciar la población o cómo adecuar los aranceles a los costos y vida digna, etc

3.                      Crear comisiones de no más de 3 integrantes para discutir, ampliar y proponer punto por punto lo que se ha de hacer; desde la PC, el café o lo que sea         , por ejemplo, células que visiten consultorios para pedir adhesiones; cómo quitar el poder a los dirigentes enquistados y reemplazarlos por dirigentes solidarios;         cómo encarar las RR.PP. para motivar al público         etc Poner plazos para que las propuestas sean consideradas por la profesión

4.                      Presentar a todos el plan emergente y convocar adhesiones a eso concreto

5.                      Realizar lo propuesto: huelgas, manifestaciones, gremialización, toma de poder, etc.

Si alguien va a criticar en vez de proponer o complementar y poner verdadera carne a este esqueleto apenas esbozado, habrá que preguntarse si tiene algún sentido patalear porque sí, sin hacer. O criticar sin construir. O mostrar erudición sin acción. O predicar desde el púlpito sin querer a la salud bucal ni a los colegas.

Buenas intenciones no faltan. Un colega prominente resumía hace poco sus propuestas, así: “Mejorar las leyes para no intentar aventuras fuera de ellas - Partir de un diagnóstico certero de por qué estamos en esta crisis  -  Abrir la mente para analizar soluciones a partir de ese diagnóstico - No dejarnos llevar por los mensajes simplistas y frases armadas que no brindan soluciones concretas - Evitar quedarse en las expresiones de deseo, hay que participar y aportar con críticas constructivas - Hacer una sincera autocrítica sobre la odontología ofrecida - No esperar que los Círculos y los convenios resuelvan el tema económico de cada uno de nosotros.” Sin  duda, hay coincidencias, y también un par de ideas prácticas para las comisiones de este plan.

Así, por lo menos, lo vemos. Aquí queda. No para discutirlo. Abierto a aportes y mejoras, no a teorizaciones y discusiones inconducentes.

En el año 2000 el Colegio de Odontólogos Distrito 1º de la provincia de Buenos Aires, creó una subcomisión de Análisis de la Crisis, la cual integré (N. O.) junto a las doctoras Liliana Sierra, Mirta Scavone y Marisa Pion.

Es de destacar la siguiente realidad (siempre mencionando la realidad del Distrito 1º que es donde ejerzo):

·   1/3 de odontólogos no podían cumplir con las obligaciones previsionales, muchos de los cuales con riesgos de afrontar juicios por falta de pago a la Caja de Odontólogos.

·   Aproximadamente 300 odontólogos excluidos forzosamente del sistema de atención por Obras Sociales.

·   Limitaciones para facturar por dichas Obras Sociales.

·   80 % en promedio de aranceles de Obras Sociales por debajo de Aranceles Éticos Mínimos, agravado seriamente luego de la salida de la Convertibilidad.

·   90% de la población sin atención odontológica.

conclusiones     las causas de la Crisis son multifactoriales, y las podemos agrupar en:

1.              De la política universitaria:

Egresan gran cantidad de odontólogos con desconocimiento, en general, de las condiciones laborales a que se van a enfrentar. (No obstante, no estoy tan seguro que sea la cantidad de odontólogos la principal causa de la crisis laboral en la profesión, ya que hay un enorme sector de la población (93 % aprox.) con necesidades odontológicas sin satisfacer. 

2.              De las obras sociales:

Los bajos presupuestos asignados a la atención de la salud buco-dental por parte de los sistemas de salud se traducen en: 

·            Limitaciones en el padrón de prestadores

·            El desconocimiento de una verdadera odontología preventiva

·            Desactualización en el nomenclador

·            Normas de atención y auditoría muchas veces obsoletas

·            Falta de coherencia y actualización entre costos y aranceles en la mayoría de las prácticas

·            Incumplimiento de los convenios al atrasarse en los pagos o al realizar devoluciones injustificadas. 

3.  De los profesionales:

La principal causa de la falta de trabajo en muchos consultorios se debe a que la odontología ofrecida es poco convocante para el público.

El público tiene avidez por recibir una odontología moderna, esencialmente preventiva, odontología que necesita tiempo y educación para la salud, para ser efectiva a través del tiempo. Ese “tiempo” hoy está negado en la atención, toda vez que nos vemos exigidos a citar pacientes cada 20 ó 30 minutos por una cuestión económica, ya que los aranceles suelen ser tan exiguos que es imposible dedicarle una hora completa a cada paciente,

También la falta de capacitación en gerenciamiento y el desconocimiento de los costos, afecta la eficiencia y el rendimiento en la labor diaria. 

4.  De la situación socio-económica general del país:

Influye, pero no se le puede cargar toda la culpa Deberíamos pensar que el 93 % de la población no tiene ninguna capacidad de consumo. Sin embargo aún hoy un sector muy importante de ese total, dispone de medios para gastar su dinero en otras cosas, como por ejemplo en vacaciones, automóviles, indumentaria, electrodomésticos, etc. Es que el público va a gastar sus recursos (pocos o muchos) en aquellas cosas a que les da valor. Obviamente a la odontología, la cual está desprestigiada, no le reconoce el verdadero valor que tiene. 

5.  Del público:

No se encuentre entre las prioridades de la mayoría de las personas. Muy poca gente invertirá en su salud bucal, y aprovecha lo poco que su sistema de salud le ofrece. Aun así, mucha gente escatima la consulta al odontólogo.  Muchas personas siguen manifestando aprensión ante la atención odontológica, por malas experiencias, por temor a contraer enfermedades infecto contagiosas, por temor al dolor, por falta de información o por darle prioridad a otros problemas personales antes que al mantenimiento de la salud buco-dental. 

6.  De las Entidades Odontológicas:     

En este tema debemos recordar que las Instituciones Odontológicas en la República Argentina son en general, de 4 órdenes: 

CIENTÍFICAS

COLEGIATURAS

PREVISIONALES

GREMIALES 

[Intercalamos un discurso afín del Dr. “Coco” Vignolo

Agradezco al Dr. Jiménez su invitación a participar en este foro para debatir problemas inherentes al mejor desarrollo de la profesión organizada.

El tema a debatir es: si las asociaciones profesionales son compatibles con los colegios profesionales.

Descartando las asociaciones profesionales puramente científicas que no tendrían ningún problema,  nos tendríamos que ceñir a las asociaciones de marcado carácter gremial

Creo en las instituciones grandes, tanto en número como en recursos económicos, lugar donde la profesión odontológica pueda desarrollar políticas que beneficien  el ejercicio  profesional de sus integrantes.

Este colegio es grande en número y lo será más en pocos años, y sus recursos económicos serán mayores, pero no esta organizado para satisfacer los problemas que el ejercido profesional  del 2005 nos demanda, sus estatutos son viejos y desactualizados.

Hoy nuestros jóvenes compañeros dentistas están siendo obligados a vender su trabajo manual e intelectual por unos mezquinos porcentajes, perdiendo su dignidad profesional muchas veces por las relaciones perversas que se da entre ellos y los empleadores.

Por imperativo legal se puede aducir que el colegio  no puede desarrollar políticas  gremiales en beneficio de sus colegiados y tendría que delegarlas en otras asociaciones.

Entonces en el 2005 tendríamos que revisar las leyes  que rigen a los colegios, tendríamos que actualizar nuestros estatutos, modernizándolos y si después de todo esto no podemos  generar acciones y políticas para defender a la sociedad y a nuestros colegas de los mercaderes de la salud, tendríamos que pensar en descolegiarnos.

Creo fundamentalmente en las instituciones, porque las instituciones no son malas, somos nosotros sus integrantes que con nuestra participación activa, podemos  hacer que la gestión sea buena y beneficiosa para el desarrollo de la práctica profesional.

Si el tema es debatir  si la profesión tiene que gremializarse para hacer frente a esta nueva forma perversa que los mercaderes de la salud han ideado para ofrecer y gestionar la atención de la salud oral en la población, a costa del trabajo manual e intelectual de nuestros jóvenes.

Yo diría que si y que el mejor lugar es el colegio por tradición, por número y por recursos económicos.

Ahora no veo impedimentos en que se formen asociaciones profesionales. Es como el tema de la plétora, no se le puede prohibir a nadie que elija su profesión, como no se les puede prohibir que se reúnan libremente formando asociaciones  y que convivan con el colegio, pero no dentro del colegio. Estas se podrían trasformar en agrupaciones en tiempos electorales y dejarían de cumplir los objetivos para las que fueron creadas. Si el colegio tiene que respaldar a todas las asociaciones que puedan aparecer, se producirá un verdadero atasco dentro del colegio que no clarificará el problema sino que lo agravará.

En el colegio se tiene que producir un gran debate para saber hasta donde podemos y queremos llegar en defensa de nuestros  intereses y de la sociedad. Un debate serio honrado y con la idea de cambiar las estructuras 180 grados y no los 360  de siempre. Para eso hace falta unidad y trabajo para obtener un colegio comprometido con sus colegiados.

Gestionar nuevas políticas se llamen gremiales o no, no es una obligación es un beber, y es un deber que el colegio privilegie y de atención a la situación que están pasando los jóvenes dentistas. Son el mayor patrimonio con que cuenta esta institución

Por lo tanto es fundamental que busquemos y encontremos fórmulas superadoras para que los jóvenes puedan desprenderse de los mercaderes y recuperen su dignidad profesional y la sociedad salga doblemente beneficiada

Por eso más que debatir si las asociaciones profesionales son compatibles con el colegio. Es sí el colegio es compatible con lo que demandan sus colegiados en defensa de sus intereses.

FIN DE LA INTERCALACIÓN]

¡Qué bueno sería que muchos colegas se sumen a este tema! Es imprescindible hablar civilizadamente, intercambiar críticas y propuestas para analizar por qué estamos como estamos.

Patricia, creo que -en 1º término- es importante recordar el rol que los distintos tipos de entidades odontológicas tienen o mejor dicho, deberían tener:

·        Entidades gremiales: Son las que deben representar y defender a los odontólogos. Además son las instituciones que firman los convenios con las obras sociales. Por ejemplo están las Federaciones Odontológicas de las diferentes provincias y de la ciudad autónoma de Buenos Aires (ej: FOPBA, FOCIBA). Como actividad complementaria muchas tienen Escuelas de perfeccionamiento y organizan congresos, etc.

·        Entidades científicas: Como la AOA, el CAO. La AOA en sus inicios fue una entidad de carácter gremial y en la actualidad a través de su departamento de Odontología Social participa en la problemática del ejercicio profesional. Pero estas entidades no se dedican a la firma de convenios con obras sociales.

·        Colegios de Odontólogos: Son las entidades creadas por el poder político de muchas provincias (no todas tienen Colegios de Od.) para delegarles a los odontólogos el poder de policía en el ejercicio profesional. Esto es velar por el correcto ejercicio profesional en resguardo de los odontólogos, pero también en resguardo de la población.

Esto es fundamental entenderlo: Los Colegios ¡NO! están para cuidar los intereses de los odontólogos, sino del conjunto de la población (odontólogos, pacientes, el funcionamiento de otras instituciones, etc.). (N de la R: U. O. se cuestiona la verdad de esta afirmación. Habría que conocer mejor los Estatutos.)

Como tarea secundaria (reglamentado por la ley de colegiación) varios Colegios tienen escuelas de perfeccionamiento y algunos tienen cooperativas de materiales dentales)

Distorsiones que yo veo en casi todas estas entidades:

·        Entidades gremiales: Muchas de ellas están co-gerenciando obras sociales. ¿Qué significa esto? Obras sociales como IOMA (en la provincia de Bs. As.) le asignan fondos por cápita a las gremiales. Éstas pasan a ser gerentes frente a los odontólogos. Entonces: ¿quién los defiende a los odontólogos, si supuestamente los que representan a éstos, han pasado a ser gerentes? Estas entidades tienen intereses creados en los manejos de estos fondos, por lo tanto, no toman la decisión de enfrentar la crisis por el riesgo de que se caigan esos convenios. Todo esto lo explico en estos términos porque ni se me ocurre pensar feo.

·        Entidades científicas: Me gustaría verlas con mayor exclusividad a la parte científica, ya que su rol gremial suele ser demasiado tibio. Es positivo el acercamiento de estas entidades con sus ideas y propuestas con las gremiales para aunar esfuerzos, sino la tan declamada unidad profesional pasa a la historia.

·        Colegios de Odontólogos: Sin duda el mayor problema que veo es que intentan asumir el rol de gremiales. Por lo tanto no queda una institución seria, con autoridad suficiente para encarrilar el rumbo perdido de la profesión. Insisto en que gran parte de la crisis laboral en la profesión, se debe a que la odontología que se brinda no es atractiva. Está abandonada o limitada a pequeños esfuerzos de colegas en forma individual la odontología preventiva. Los sistemas están empujando a hacer la odontología que le sirve al odontólogo (prótesis, implantes) (y muchos odontólogos aceptan impotentes) y no la que le sirve al público (una excelente odontología preventiva, educación para la salud, conservadora, periodoncia, oclusión, etc.). Por lo tanto, cada vez el público va a tener menos entusiasmo en concurrir a los consultorios.

Colegas, estos son en línea muy general una visión que tengo de la odontología que vemos a diario.

Con mi estudio de costos lo fundamento: Es imposible hacer la odontología que propongo a través de los convenios firmados. Por este camino no hay salida, ni siquiera aunque aumenten los aranceles bajo las condiciones actuales. El público no va a llenar los consultorios con esta odontología. Por esto -insisto- hay que partir de un diagnóstico correcto de la crisis para lograr jerarquizar la profesión.

Se mezclan los papeles y se superponen las funciones de una y otras. No es ningún problema que todas las instituciones opinen o actúen sobre todos los aspectos del ejercicio profesional, pero sólo después que demuestren que cumplen con los objetivos principales que justifiquen su existencia. Un ejemplo de ello sería que el Colegio de Odontólogos avance en el cumplimiento de la ley 12754, especialmente en su artículo 5º.

Sería un gran aporte para la profesión que cada Entidad reconozca el área que le compete principalmente a cada una de las otras Instituciones, sin egoísmos y sin luchas efímeras por espacios de poder, avanzando de esta manera con la unidad de la profesión que tanto declaman sus dirigentes. 

Dr. Nicolás Ortiz

 

 

Patricia Agranatti dijo: Debemos entender que cuando se habla de una propuesta en salud el primer paso para ello es la planificación y ¿cómo puedo definir la planificación?

Método de razonamiento antes de actuar.

Mediación entre el conocimiento y la acción.

Cálculo que precede y preside la acción.

Para ello debemos reconocer que existe un problema  y como defino al problema?

Una realidad insatisfactoria

Definido por un actor social

Posible de cambiar.

Que desafía a la acción

En este punto es donde debemos pararnos y pensar cual es el problema fundamental que existe en nuestra profesión y a partir de alli comenzar con tormentas de ideas para generar un posible cambio y un plan de acción

Uno de los factores que se presentarán  frente a cualquier cambio son las luchas de poder y de presión generada por quienes sacan beneficios en la situación que nos encontramos

Esto decía Nicolas Maquiavelo alla por el siglo xlv....

“ No hay otra cosa mas difícil de manejar, ni cuyo acierto sea mas dudoso, ni se haga con más peligro que el obrar para introducir nuevos estatutos.  Tiene el introductor por enemigos, a cuantos sacaron provecho de los viejos estatutos, mientras que quienes podrían sacar el suyo de los nuevos, no los definden más que con tibieza.  Semejante tibieza proviene en parte de que ellos temen a sus adversarios, que se aprovecharon de las antiguas leyes, y en parte de la poca confianza que los hombres tienes en la bondad de las cosas nuevas, hasta que haya hecho una sólida experiencia de ellas.”  (Maquiavelo)

Creo que nuestro individualismo y el desconocimiento de lo que por derecho nos corresponde es tomado como una fortaleza por quienes manejan el sector.

Quizas esté equivocada pero es lo que pienso

Seguimos entonces

En primer lugar detectar cual es el problema en nuestra profesión

elaborar una propuesta y determinar quien o quienes son por decirlo de alguna manera los grupos de poder y presión que sacan redito a nuestro estado de individualismo, y falta de autonomía por desconocimiento de nuestros derechos dentro de la profesión

Nicolás explicó como está conformado y cual es el rol de cada uno pero tanto las entidades gremiales, los colegios, etc con el tiempo modifican sus funciones (aquellas que le dieron origen)para utilizar este “poder”otorgado por los profesionales en  propio beneficio y es aquí donde debemos hacernos oir, validando nuestros derechos y solicitando siempre dentro del marco  de las instituciones reconocidas que cumplan con lo que les corresponden.

para ello se debe conocer en profundidad como funciona el sistema, cuales son las ventajas y desventajas de cada una de las modalidades de arancelamiento y tener claro que vivimos en un mundo dinámico y que lo que fue bueno en una étapa hoy no lo es tanto..o si pero lo mas importante es conocer como piensan y que se puede modificar

 

Alejandro Dávila dijo:

Estoy de vacaciones pero veo que seguimos debatiendo las mismas cosas de siempre; querrá  decir esto que no encontramos soluciones ni siquiera ideologicas al problema? , no es malo , es un camino que hay que no solo recorrer sino agotar.- Me alegra que se reconozca la existencia de una “crisis en la Odontologia y de la Odontologia “ y eso es un gran paso adelante ,-recuerdo todavia el debate hace unos cuatro o cinco años atraz en la lista de Alonso sobre este tema y la pregunta sorprendida de la mayoria de los colegas:  ¿De que crisis me hablas?,   ahora habra que intentar definir sus origenes , consecuencias y proyecciones.....La crisis no es solo de tipo remunerativo , es filosofica , cientifica ,  metodologica, ideologica etc.  .....no es solo un problema de nomencladores para la enfermedad ( ojala fuera tan sencillo como eso) , y lo mejor de todo es que no solo la Odontologia esta en crisis sino todas las ciencias vinculadas con la medicina y la salud que no han podido superar el positivismo filosofico de su estructura basal epistemológica Les sugiero leer “Crisis en la Odontologia” del año 2000 o 2001 ya ni me acuerdo , y el capitulo de “factores de influyen en la generacion de salud en odontologia”... del trabajo : Es eficaz....etc. esta publicado en  Universo Odontológico creo y en la revista de la AOA en la revista de la CORA y en otros lados mas.....ya ni me acuerdo.El trabajo de Marcelo Laserna sobre los paradigmas en la pagina de la ASB es importante y por supuesto los articulos y cartas al respecto publicadas en Universo Odontologico por el Dr.H.Martinez y Emilio Bruzzo y el que les escribe. Tambien se puede leer Epidemiologia Critica de Bheigt , Pensar en Salud del Dr.Testa etc.etc. y por supuesto los libros del Dr.Hugo Rosseti Salud Latinoamericana y Salud para la Odontologia . Y proximamente el libro de los talleres de la ASB que fueron realizados en Noviembre del 2004 de proxima aparición. Creo que los problemas son bien conocidos ..... son de varios tipos y no para tratar superficialmente por Internet - si es que queremos hacer algo por ellos-  o contribuir seriamente a esta cuesti’on - Igualmente estoy contento que se presente este tema y se genere un espacio donde exponer ideas...siempre sera y es bueno ; nadie tiene el saber atado a la pata de su silla , es una construccion colectiva ....como la salud

 

Universo Odontológico condensó el siguiente artículo para facilitar la lectura de un aspecto importante en la lucha gremial, el aspecto ético de la cuestión. Sobre la naturaleza humana y los valores que debieran regir su comportamiento y lo que en verdad sucede, U. O. dedicó varios editoriales. No son una maravilla, pero vale la pena releerlos. Hacen pensar, aunque sólo fuera para contradecirlos.

La Ética y la Asignación de recursos escasos en el cuidado de la Salud. Una Visión Actual

Por los Dres Julio Muniagurria y Patricia Agranatti

La asignación de fondos para servicios públicos como ser medios de transporte, policía, educación, medio ambiente, etc.,tendra un impacto más importante en la salud que los fondos destinados a la atención sanitaria. De hecho, cuando se revisan los determinantes de la salud, los servicios médicos son tal vez los menos importantes que políticas preventivas (redes cloacales, vacunación, educación sanitaria) a la hora de mejorar la calidad sanitaria.

La tecnología determina tanto el tema ético particular como los recursos necesarios. Por ejemplo, un paciente con un cáncer incurable (pero que igualmente requiere atención médica), presenta un problema diferente desde el punto de vista ético y de los recursos que otro paciente que gracias a la tecnología presenta grandes posibilidades de curación. Esto implica, y volvemos sobre este punto, que uno de los métodos clave en la búsqueda de métodos para asignar recursos es invertir en investigación y desarrollo, y esto es posiblemente el principal determinante de los recursos.

El segundo punto es que los recursos siempre han sido escasos, o lo que es mas grave mal distribuidos y que las cuestiones planteadas no son nuevas. En el pasado la mayoría de las decisiones eran tomadas por los médicos. El segundo tema central es la necesidad de la participación del público en la toma de decisiones sobre la asignación de recursos.

Tercero, hay un tema de corte netamente filosófico, acerca del objeto de la salud: por qué necesitamos estar sanos y por qué necesitamos un determinado nivel de atención médica. La salud puede ser un fin o un medio. La respuesta seleccionada  será parte de una base de valor, y estará presente en la ecuación a la hora de asignar recursos. Nuestra posición es que la salud es un medio para lograr el desarrollo de todo nuestro potencial y para mejorar la calidad de vida. La salud no es un fin en sí misma.

1.  Cuestiones Éticas en la Atención de la Salud

 

Los principios pueden ser conflictivos, y generalmente lo son. Incluyen la justicia, la beneficencia, la no-maleficencia, la utilidad y la autonomía. El principal conflicto está (A) entre la utilidad y autonomía y el concepto de justicia; se relaciona con la distinción entre los derechos de los individuos y las necesidades de la comunidad.

En general, los médicos y otros profesionales del equipo de salud se preocupan por el individuo. Sin embargo, al asignar recursos para un paciente están limitando los recursos disponibles para otros pacientes. Los recursos están relacionados no solamente a los factores financieros sino también a las habilidades, el tiempo y las instalaciones. Podemos cometer un error si cuando hablamos de recursos nos limitamos solamente al dinero.

Daniel Callahan, es su libro What Kind of Life propone una jerarquía muy útil para el cuidado de la salud.

En primer lugar, postula una sociedad preocupada por su salud, y el derecho de todos los individuos a recibir atención médica. Esto no significa que todos los individuos necesitan tratamiento o que la sociedad debe proveer un marco institucional para su atención. Lo que sí significa es que el cuidado de la salud es responsabilidad de todos.

En segundo lugar, debería existir un sistema de salud pública que provea los servicios básicos de agua, aire y vivienda, y que fomente la prevención de enfermedades, inmunización, promoción de la salud y un medio ambiente limpio. También debería haber un servicio de atención médica primaria, y un servicio de emergencias y urgencias asociado. En los países desarrollados  se le da importancia a la educación comunitaria

Tercero, el marco requiere que los nuevos procedimientos sean evaluados adecuadamente. De hecho, antes de la introducción de procedimientos de investigación en la práctica médica la fase de desarrollo requiere un seguimiento cuidadoso. La clave de este esquema es tener información basada en el resultado. Este es el primer requisito para la asignación de recursos.

La información sobre la base de los resultados y la efectividad de un tratamiento son esenciales a la hora de determinar cómo se deben asignar los recursos. Un método que puede ser de gran ayuda en este caso es la evidencia clínica, que es la evaluación sistemática de los procedimientos clínicos sobre la base de normas de calidad definidas. El desarrollo de lineamientos de buenas prácticas médicas también es parte de este proceso. Resulta inefectivo, y me atrevería a decir antiético, que un médico o cualquier otro profesional de la salud indique un tratamiento o cualquier otro procedimiento sin evaluar previamente los resultados y el valor de éste para el paciente. En particular, no deberían indicarse aquellos procedimientos que no son efectivos o que son perjudiciales. El primer paso en la asignación de recursos debería basarse en los resultados y efectividad del tratamiento.

La  calidad está relacionada con lo que valoramos y cómo tratamos de asegurar que aquello que valoramos esté bien mantenido y asegurado.

Otro factor que ha sido analizado recientemente en nuestro país en relación a cómo y a quién se asignan los recursos es el estilo de vida. El General Medical Council ha dejado en claro que todos los pacientes deben ser tratados con igualdad, independientemente de su estilo de vida. Con relación al hábito de fumar, se ha sugerido que éste es un factor que determina qué pacientes deberían ser tratados, y qué recursos asignados a ellos

La educación continua es una parte fundamental en la evaluación de los resultados. La competencia de los profesionales individuales es de gran importancia y debe verse reflejada en una educación permanente. Los profesionales tienen la obligación ética de estar actualizados y de brindar al paciente la terapia más apropiada.

El papel de los profesionales de la salud es triple:

en primer lugar brindar la mejor atención a los pacientes en forma individual,

en segundo lugar preocuparse por la comunidad en la que se desempeñan,

y tercero utilizar los recursos con los que cuentan de la forma más efectiva. De vital importancia.

 

Evaluación Económica.- Una vez que se ha demostrado la efectividad del tratamiento, el paso siguiente será llevar a cabo una evaluación económica. Así, un tratamiento puede ser eficaz pero ineficiente en cuanto a su costo en comparación con otros tratamientos. Algunos tratamientos pueden ser muy caros y a la vez efectivos, y se debe evaluar la posibilidad de realizarlos en el marco general de la asignación de recursos - el individuo versus la comunidad. En la mayoría de las instancias el análisis se basa en qué es accesible  y qué lo no es desde el punto de vista económico.

Cambiando la Tecnología.- Los dos primeros principios, efectividad y evaluación económica, son básicos para la asignación de recursos. Tercero, los cambios y mejoras en la tecnología. Un buen ejemplo es el cambio de práctica en los casos de infarto de miocardio. El tiempo de internación se redujo de semanas a días. Lo que motivó este cambio no fue lograr un ahorro de dinero - que sin duda se dio como consecuencia - sino el bienestar de los pacientes, de acuerdo a los análisis de resultado.  No tiene sentido tratar de obtener nuevos recursos cuando se podrían utilizar los existentes con mayor eficiencia.

Además, los cambios demográficos, particularmente en la tercera edad, también exigirán nuevos recursos, enfatizando siempre la necesidad de nuevas ideas, investigación y pensamiento innovador. No existen respuestas fáciles a estas preguntas.

Es necesario subrayar que los pacientes deben estar adecuadamente informados y participar en la toma de decisiones. Esto es simplemente buena práctica clínica, aunque muchas veces se desatiende. En la medición de resultados el punto de vista de los pacientes también es importante. Es posible que haya diferencias entre lo que un paciente considera que es un buen resultado y lo que el profesional piensa.

El segundo tema, cómo asegurar la participación del público en el proceso de toma de decisiones, es más problemático porque la metodología no es clara.¿Cuándo hacemos participar al público en la asignación de recursos?. Si creemos que esto es importante, entonces es nuestra responsabilidad encontrar la forma de hacerlo. No hay falta de información, los medios y la prensa están plagados de información sobre distribución de recursos.

¿Cuales es nuestra visión actual?  Tras la importancia de la contribución profesional en la asignación de recursos, ¿qué agregamos? En primer lugar, una visión general y nacional con una interpretación de las peticiones solicitadas por grupos e individuos. En segundo lugar, la estimulación de la investigación de los resultados de modo que la práctica clínica esté basada en procedimientos efectivos, y la facilitación del desarrollo de lineamientos y buena práctica. En tercer lugar, sus esfuerzos para asegurar que el proceso educativo está preparado para recoger nuevos desarrollos, fomentar auditorias, estimular la revisión por parte de los pares y el trabajo en equipo. En cuarto lugar, la insistencia de que la educación continua forma parte integral de la práctica clínica. Y quinto, la responsabilidad de asesorar en los niveles que correspondan  con respecto a la asignación de recursos sobre la base de resultados, una base efectiva de conocimiento, factores económicos y la consideración de principios éticos ya mencionados en esta presentación.

             Universo Odontológico

 

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                              A índice gremiales

                                                                 VOLVER