octubre 2014

 

Odontología fratricida

Nunca existió una potencia con mayor poder, con una más pura moral, o más fértil en buenos ejemplos; o estado alguno en el cual la  avaricia y la  lujuria hayan tardado tanto en  introducirse, o donde la pobreza y la frugalidad hayan sido tan elevada y continuadamente honradas, en una muestra tan clara de que cuanto menor es la riqueza que   poseen los hombres menos es lo que ambicionan. En los últimos tiempos la riqueza ha generado avaricia, y una ilimitada necesidad de placer ha creado en los  hombres una pasión por arruinarse a sí mismos y todo lo demás por la falta de moderación y el libertinaje. (Tito Livio: Historia de Roma, Prefacio).

No creo que en la historia de las profesiones médicas haya existido jamás una rivalidad y una violencia como la que hoy a los odontólogos les estampa la marca infamante de Caín. La señal que, según el Antiguo Testamento, Dios impuso al asesino de su hermano Abel.

Como decíamos en septiembre, que los proletarios del torno deben unirse para hacer frente común contra los mercaderes de la salud que los usan como carne de cañón, tendremos que comenzar por abandonar la vergonzante actitud de tantos colegas que no vacilan en denigrar a su hermano y aun destruirlo.

El tema de los gemelos o hermanos ha atraído el interés de poetas y antropólogos, de mitólogos e historiadores y la violencia fratricida viene siendo expuesta ya desde los poemas homéricos y las leyendas bíblicas.

Rómulo mató a su hermano Remo por burlarse de los muros que él estaba levantando, según una versión de la fundación de Roma. Tito Livio propone otra más verosímil: Remo habría sido muerto en una disputa entre los hermanos por  el reinado de la nueva ciudad. (Bueno, al menos por un reino, no por un paciente.)

Caín mató a su hermano Abel por celos, por haber Dios aceptado la ofrenda del hermano y no la suya. San Agustín anota que el primer fundador de una ciudad terrena, Caín, fue un fratricida (Ciudad de Dios, 15. 5)

Esta pauta de celos y conflictos y ambiciones que derivan en traición, daños y muerte se repite a diario en los consultorios odontológicos. Darth Vader revive en la lucha cotidiana por el paciente, el lado oscuro por lo general triunfa.

Pocos pacientes se resisten a pensar mal del dentista anterior, lo llevan en las venas abiertas del temor, y el calumniador no se da cuenta de que mañana le tocará a él.

Jacob no mató a su hermano Esaú, pero le usurpó la primogenitura y la bendición del padre, con la mentira y el fraude. Como miente y defrauda el profesional que acusa al hermano colega y desfalca al crédulo paciente.

 La Biblia (Gen. 25:29-34) cuenta que Jacob estaba cociendo un guiso de lentejas, cuando llegó Esaú hambriento y le pidió que lo convidara.

Jacob contestó: "Sólo si me cedes tu derecho de primogénito."

"Estoy muriéndome de hambre," dijo Esaú, "¿de qué me sirve la herencia?"

Jacob dijo: "Jura y te alimentaré."

Polinices  mató a su hermano Eteocles, según la mitología griega. Cuando el padre murió, ambos hermanos se enzarzaron en una guerra que dio lugar a sus muertes.

Las analogías son una forma de darle algún sentido al mundo. Todas las historias de conflictos entre hermanos en la mitología, literatura e historia debieran concurrir a hacernos reflexionar sobre nuestras propias conductas y, quizá, a abrirnos los ojos para ver las ventajas morales y prácticas de la unión fraterna en gremios activos.

¡Piénselo, colega, antes de venderse por un plato de prótesis!

Dicen los psicólogos que la búsqueda de la propia identidad es irreconciliable con la presencia del otro. Unas tierras, un reino, una mujer, unos pesos, un implante, una herencia, todos pretextos para la violencia física o moral.

 La rivalidad profesional destruye la hermandad gremial que debiera prevalecer.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/82/Cain_leadeth_abel_to_death_tissot.jpg/200px-Cain_leadeth_abel_to_death_tissot.jpg

 

 

 

 

Caín lleva a Abel a la muerte,

por James Tissot
 

Me importa un rábano.

Me importan un rábano las explicaciones psicológicas y aun las pragmáticas.

Prefiero historias que reflejan el resplandor de hermanos unidos.

Castor no mató a su hermano Pólux  y por eso brillan ambos en el firmamento. Hijos ambos de Leda, fertilizada a la vez por marido y por Zeus: del primero, nacen Castor y Helena (sí, la de Troya); del segundo, Pólux y Clitemnestra (sí, la de Agamenón).

Cástor y Pólux (leyenda Griega) - Castor y Polux eran sólo hermanos de madre, de la hermosa reina Leda, amante de los cisnes de armonioso cuello. <BR>Pero el padre de Cástor era el ret Tíndaro y el de Pólux el granZeus, dios de dioses. Por lo que Cástor era mortal, y Pólux inmortal. <BR>Mas el amor no tiene barreras y los dos se amaron entrañáblemente. Jugaron juntos de niños y juntos emprendieron, ya mozos, las más arriesgadas aventuras. <BR> <BR>Cástor era diestro en armas, y nadie le ganaba a Pólux en la pelea cuerpo a cuerpo. Hermosos ambos como el propio Apolo, su fama no tenía igual en todo el reino de Esparta. <BR> <BR>La primera aventura que acometieron juntos fue la de liberar a su hermana Helena (que en ese momento era poco más que una niña)de las manos de Teseo (el héroe que mató a el minotauro del laberinto de Creta) que la habia llevado a Atenas. Cástor y Pólux fueron en su busca y la rescataron tras singular batalla. <BR> <BR>A partir de ese momento sus aventuras no tuvieron fin. Juntos participan en la cacería del terrible jabaí que asolaba el reino de Calidón. Juntos toman parte en la famosa expedición de los argonautas, héroes que arrostraron fantásticas peripicias, en su nave Argos, para conquistar el vellocino de oro vigilado por un formidable dragón. Juntos luchan y vencen a los piratas del mar Egeo. Y, juntos, en fin, participan de numerosas leyendas y aventuras. Juntos siempre, inseparables siempre. <BR> <BR>Ni la muerte pudo seprarlos. Habían entablado los dos hermanos extraordinario combate contra sus dos primos Idas y Linceo, cuando hete aquí que Cástor es alcanzado y muerto por la espada de Idas. ¡Oh dolor de dolores para el desolado Pólux! Su desesperación no tiene medida, quiere darse muerte con su propia espada, pero no lo consigue por que es inomrtal. <BR> <BR>Entonces, esacala el Olimpo y se postra ante su padre Zeus: <BR> <BR>"¡Oh, dios de dioses, padre mío!, ¿para que quiero yo la visa si no vive Cátor, me hermano? Sis siempre vivimos juntos, como la flor y su aroma, como el sol y su luz, ¿acaso podré yo vivir ahora sin su dulce compañia? Yo te pido, oh gran Zeus, que rompas las leyes naturales y me concedas esa gracia: o bien que yo muera, aun siendo inmortal, para unirme a Cástor, o bien que el resucite para siempre. <BR> <BR>El poderoso Zeus, conmovido por las súplicas de Pólux, inventó la fórmula más singular que nadie pudo nunca imaginarse para resolver el problema de amor de los dos gemelos. Hizo que la mitad del año descendiese Pólux al reino de los muertos y que la otra mitad ascendiese Cástor al de los vivos. <BR> <BR>Y asi siguen y seguiran los dos hermanos juntos e inseparables <BR> <BR>______________ <BR> <BR>Espero que les haya gustado... disculpen por la demora pero no la encontraba como queria en la red, asi que al fin, cuando me resigne a encontrarla la busque en un librito que tengo desde hace unos años... <BR> <BR>Chau y espero recibir sus leyendas, todabia no tengo ninguna leyenda de nadie... asi que las espero pronto! <BR> <BR>ya tengo ganas de leer alguna... <BR> <BR>los quiero! <BR> <BR>atte, caro <BR> <BR><A HREF="http://www.fotolog.com/littlesweety" TARGET=_top>http://www.fotolog.com/littlesweety</A> - Fotolog

Castor y Pólux, conocidos como los Dioscuros (hijos de Zeus), crecieron juntos, en la más fraterna  amistad.  Participaron juntos con éxito en varias aventuras: derrotaron piratas que asolaban el Peloponeso; cazaron un enorme y terrible jabalí; y partieron a la conquista del Vellocino de Oro en el viaje de Jasón y los Argonautas que derrotaría al terrible Cíclope.

Pero la aventura final se les dio por el rapto de dos hermosas jóvenes por los gemelos Idas y Linceo. En la lucha entre los dos pares, Idas asestó un lanzazo mortal a Castor.

Pólux rogó a su padre Zeus que le devolviera la vida. Movido por ese amor fraterno, el señor de los dioses halló  una solución que no irritara a Plutón, señor del otro mundo, y dividió  la inmortalidad de uno entre ambos hermanos, alternando un día de vida con otro de muerte para cada uno. Esa devoción fraterna quedó inmortalizada en la constelación de Géminis [los gemelos], donde no podrían ser separados, y así siguen y seguirán los dos hermanos juntos y resplandecientes.

El amor de hermanos puede ser más poderoso que el odio y la miseria humana de dentistas contra dentistas, como lobos contra lobos.

Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER