octubre 2013

 

¿Cuántos somos? (extracto)

 

  A nadie se le ocurriría, en cualquier actividad humana, pretender fijar políticas o enunciar predicciones a futuro, si no cuenta con una base estadística seria. En el campo de la salud ello resulta imperioso. La planificación requiere tomar en cuenta, en todos los casos, la disponibilidad de recursos, físicos, financieros y, fundamentalmente, humanos, y en los tres casos, poseer una cabal información sobre su origen, su calidad, su número y su distribución.                                                                                         

Cuando se carece de dicha información, se trabaja a ciegas, y los resultados obtenidos no se corresponden con los objetivos previstos. 

[…]

Los escenarios a futuro delineados para la obtención de resultados positivos en las cuestiones de salud pública, deben ajustarse a la diagramación seria de las políticas de salud, a la situación socioeconómica, a las tendencias demográficas, al desarrollo tecnológico y a las variantes del desempeño del personal, pero nunca desconociendo la cantidad de los distintos recursos disponibles, y en nuestro caso particular, al real número de recursos humanos con que se cuenta para diagramar las políticas.                 

Pareciera que éste hecho se da por sentado, y que disponemos de los instrumentos idóneos para su conteo.                                          

 

[…]

La última versión ( 2012 ) de las Estadísticas Sanitarias Mundiales de la OMS, en las que no figura el número de odontólogos de nuestro país, dato retaceado por el ministerio del área, seguramente por no disponerlo con certeza. 

[…]

La Federación Dental Internacional ( FDI ) no informa un número concreto de odontólogos, pues los datos que puede recabar de sus organizaciones miembros, tampoco resultan convincentes. 

[…]

Casi la mitad de los odontólogos del mundo, se distribuyen en las Américas ( entre 900.702 y 1 millón o mas ), con una relación de 1 por cada 999 habitantes en N.A,  1 por cada 1.427 en L.A y Caribe y 1 cada 3.666 en el mundo.                                                             

 

[…]

En Argentina, sucede algo parecido  …  con los odontólogos.  En 2001, el INDEC contabiliza 35.944 odontólogos en todo el país.  Diez años después, en el informe producido en la reunión de expertos de las Jornadas Internacionales de la Asociación Odontológica Argentina, el delegado oficial contabiliza 43.000, sin haber tenido en consideración los egresos de todas las facultades públicas y privadas del país, que sumaron un término medio de 1500 odontólogos por año ( 15.000 en la década ), y peor aún, sin tomar nota del informe del censo 2000, que ubica la cifra en 53.000.

[…]

En nuestro país, el ministerio de salud, que centraliza la matrícula en la ciudad de Buenos Aires, tampoco puede presentar estadísticas confiables aún en dicha circunscripción, pues no da de baja a los odontólogos retirados, jubilados y fallecidos, y su escaso control admite un importante subregistro.                                                                                       

Solo las provincias que cuentan con colegios odontológicos de afiliación obligatoria, disponen de números confiables, pero  representan algo más de la mitad de las provincias del país, aunque por su población cubren casi el 80 % de la matrícula total.

Ante éste desquicio estadístico…, vale preguntarse, ¿ que valor se le puede asignar a un programa nacional de salud bucal ?,

¿ Es esperable un resultado positivo, si también traspolamos los resultados inciertos a los demás recursos que interactúan en su concreción ?.                                                                                   

El régimen federal argentino, determina que cada provincia debe asumir las responsabilidades que le competen en el ámbito de todas aquellas facultades que no han sido delegadas al poder central.      

La salud es una de ellas, por lo que todos los recursos que se requieren para su desarrollo quedan bajo la responsabilidad de las autoridades locales. Los ministerios provinciales de salud, por tanto, deben asumir la obligación de matricular y controlar el recurso humano profesional, ya a través de sus organismos específicos, ya por delegación en instituciones de derecho público creadas por ley como lo son los colegios profesionales.              

La experiencia argentina al respecto, muestra una efectiva ventaja de estas últimas instituciones, de naturaleza paraestatal, que se autogobiernan , autosostienen, y cumplen con tareas que la estructura estatal no está en condiciones de asumir, por lo menos hasta el presente. El control de la matrícula en manos de los colegios, ha permitido contar en las jurisdicciones que los poseen, con la información precisa sobre la cantidad cierta del recurso humano, además de disponer el dictado y control de las normas de ética profesional, la habilitación de los consultorios e instituciones prestadoras de los servicios y todo lo atinente a la dignidad del ejercicio profesional y al resguardo de la salud de la población.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Juan Carlos Jaitt

 

 

 

Los odontólogos se ven enfrentados a una compleja realidad laboral (La Nación, Lunes 03 de octubre de 2005) (extracto)

 

Hay trabajo en negro.  Con profesionales que se sienten a merced de las obras sociales, las empresas de medicina prepaga y las clínicas privadas, un menor interés por estudiar la carrera -a pesar del alto nivel académico que ofrecen en la especialidad nuestras universidades- y un altísimo sector de la población imposibilitado de acceder a sus servicios, la odontología enfrenta una realidad laboral compleja. "El paciente privado es una especie en extinción"

El Censo Nacional Económico, cuyos datos publicó recientemente el Indec, arrojó que en el país hay 53.011 odontólogos matriculados, lo que significa el 6,8% respecto del total de las profesiones. Hay en el país un profesional cada 728 habitantes. Según la Federación Dental Internacional, la relación aceptable es de un odontólogo cada 1100 habitantes. Como en otras profesiones, con la odontología se registra una dispersión significativa: mientras que en Buenos Aires hay un profesional cada 121 habitantes, en Santiago del Estero hay uno cada 2876. "Calculamos que en el país sólo recibe atención odontológica el 15% de la población, cualquiera que sea su cobertura: nacional, provincial, municipal, sindical, de prepagas o privada."

El ejercicio profesional también se ve dificultado por los bajos sueldos, la inscripción de los profesionales en el sistema de prestación sin ninguna cobertura social ni de salud …  y la ya mencionada relación conflictiva con las obras sociales.

Según datos del año 2003, sólo el 45% de los argentinos tiene algún tipo de cobertura asistencial.

“La carrera, más allá de esas cifras, parecería que ha dejado de ser atractiva para los jóvenes.” "En la UBA, el ingreso en la Facultad de Odontología se redujo a menos de la mitad de las cifras históricas

 

                                  Carmen María Ramos


 

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER