noviembre 2010

                                               

El intrincado camino de lo justo en odontología

 

El juramento hipocrático de Ginebra, en cuanto a justicia exige respeto por el derecho de los seres humanos, sin discriminación, al acceso igualitario en la atención de salud, Y el Juramento de la Universidad Católica de Córdoba también expresa este aspecto, y además especifica una justicia distributiva que lleve el cuidado médico a los más desprotegidos.

Al respecto, ¿dónde estamos parados hoy?

Lo justo tiene tres caras, por lo menos, en el ejercicio de nuestra profesión: por la primera, llamada justicia distributiva, se hace una distribución justa de los recursos (abundantes o escasos); por la segunda, la justicia mira más los derechos de los seres humanos, y la tercera, la legal, marcha acorde con las leyes supuestamente aceptables en lo moral.

 

Desde un punto de vista general: Aristóteles se preguntaba con razón si era justo tratar igual a quienes no eran iguales, y así aceptaba lo que hoy llaman la “equidad horizontal,” mientras a los distintos había que tratarlos con una desigualdad proporcional con las diferencias relevantes, o “equidad vertical.”

Desde los tiempos del estagirita, se ha discutido cuáles serían los criterios moralmente relevantes para dictar normas que consideren y traten “iguales” y “no iguales” por igual. La justicia alberga lo justo, lo equitativo, la igualdad, en el fondo de su esencia; pero el debate florece con los variados contextos (morales, religiosos, filosóficos y políticos), sin acuerdo alguno desde siempre. Entonces, según la ideología, se establecen dos tipos de justicia.

I) La justicia según la necesidad, que sostiene que aquellos que tienen mayores necesidades de un bien deben poseer asignaciones mayores. Este criterio es preponderante al considerar las personas enfermas o con discapacidades y también a segmentos de las sociedades con menos posibilidades de procurarse bienes como los niños, los ancianos y los marginados.

II) La justicia según el mérito, que afirma que aquellos que más contribuyen a la producción de bienes y riqueza merecen una mayor proporción de ellos.  Los liberales de la economía afirman que negar esto eliminaría un importante incentivo a la generación de riqueza y su contribución a la sociedad.

Cuando es preciso racionar los escasos  recursos para prolongar vidas, las elecciones pueden ser trágicas. Imagine el lector un bote salvavidas en medio del mar y la insuficiencia de recursos para sobrevivir hasta que llegue una hipotética ayuda. ¿Cómo elegir a quién se da más y a quién menos?  Debemos hacer malabares para equilibrar todo lo que está en juego y aceptar que ante demandas mutuamente excluyentes, siempre habrá gente insatisfecha por no considerar justo lo dictaminado. No se puede satisfacer todas las demandas contradictorias entre sí.

En la política prima el color del  gobierno de turno que asigna recursos según su visión de la justicia. Los profesionales de la salud deben captar las circunstancias para no dar precedencia a sus propios puntos de vista acerca de lo que es justo.

Lo ideal, habiendo recursos es asegurarse de que satisfagan las necesidades de todos; pero si fuera imposible, habrá que adecuar los recursos para el cuidado de la salud a la medida de lo que necesiten los ciudadanos.

Hay una cantidad de criterios para distribuir los recursos que suenan moralmente justificados pero no funcionan todos a la vez. No se puede dejar que los profesionales den prioridad a su grupo de pacientes; ni pueden tener todos igual acceso al cuidado de la salud; ni se les puede conceder toda la libertad de elección, aun cuando se desee respetar su autonomía y la del profesional, al mismo tiempo que se busque no aumentar la carga impositiva o las cuotas de los planes de salud.

 

Desde un punto de vista personal: Como profesional, debo pensar si la decisión que estoy a punto de tomar depende sólo de mí o de una organización, empresa o Estado detrás de mí. Tras ello considerar lo siguiente.

 

(A) Mis decisiones debieran excluir las que no tengan base o justificación moral. No debo decidir por sobornos morales o materiales de los pacientes, hospitales, mercaderes de la salud o industria medicinal. Ni mis acciones debieran discriminar por raza, religión, inclinación sexual, etc. Mal estaría negarse a recetar antibióticos a fumadores, por ejemplo.

(B) Mis decisiones debieran ser tomadas con vista al cuidado de los recursos disponibles por el paciente o por la organización que se hace cargo de sus gastos. Entre dos específicos similares, por ejemplo, debiera preferir el más económico. Pero si un fármaco caro es clara y significativamente mejor para el  paciente, eso es lo que debo recetar: como preferir oxitetraciclina, para cambiarla eventualmente si no funcionara por la más costosa minociclina.

(C) En justicia, debo respetar los derechos  del paciente y no deben importarme su estilo de vida, ni negarle un certificado para el trabajo por causa de una odontalgia, aunque yo crea que la verdadera causa es su falta de ganas de trabajar.

(D) Debo respetar las leyes, si me parecen moralmente justas; como denunciar una enfermedad infecciosa que haya detectado en la boca de un paciente. Si por mis propias normas morales quebranto una ley a favor de un paciente, debo estar dispuesto a aceptar las consecuencias de una justicia que se rige sólo por las leyes escritas.

(E) Si los mercaderes de la salud no permiten o no cubren alguna forma de injerto óseo que está indicada en periodoncia, debo decidir si hacerlo de todos modos o si debo advertírselo al paciente para que él decida cómo resolver la cuestión; pero no  puedo ir contra normas – por más injustas que sean las de los mercaderes – de una organización con la que un contrato me comprometa.

                                                              H. M.

 

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER