diciembre 2009

  

Mercaderes de la salud y gremio (“¿lo qué?”)

 

El rol (papel, función, tarea, etc., en buen castellano) de las instituciones gremiales fue considerado durante un reciente congreso odontológico. Mal podía  esperarse algo positivo y productivo cuando la tarea estuvo en manos elemmentales de reconocida trayectoria de inoperancia absoluta en medio de gran ostentación y boato.

Se proponían estudiar las estrategias para alcanzar los  objetivos que plantean los estatutos gremiales (¿lo qué? ¿qué es eso de “gremio”?), estatutos que desprecian la esencia del gremialismo (ver más abajo). Mientras sigan los mismos en su elemmento quizá para el tricentenario surja alguna minucia irrelevante.

Gremio es la unión de personas de un mismo oficio o profesión, para la defensa de los intereses gremiales del grupo y debiera siempre regirse por el principio democrático de la libertad de afiliación.

 Es fundamental que comience por fomentar el espíritu de solidaridad y de relaciones amistosas entre colegas. En nuestro caso, incluye objetivos tales como  propender al mejoramiento científico, cultural y económico, y, dentro de esto, proponer a los poderes públicos las medidas que tiendan a esa superación en todas sus facetas humanas y profesionales.

Debe el gremio, evidentemente, defender a los agremiados en los asuntos de carácter profesional que dañen su dignidad o sus intereses en la relación con las entidades patronales, públicas y privadas. Y ha de encarar y resolver los problemas con ellas suscitados que afecten el ejercicio de su vocación y la salud pública; como el control de las condiciones de trabajo de profesionales en relación de dependencia.

Y habría más. Voy a esperar la publicación de las conclusiones para hacerlas conocer y que todos los lectores puedan comentarlas. Pero la experiencia nos dice que de gente elemmental no se puede esperar más que un poco de teorización (quizá) y nada de realización.

 

                                          H.M

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Batido de ideas

                                      

La gente no puede descubrir nuevas tierras hasta que tiene el valor de perder de vista la orilla. André Gide

 

En vez de batirse por las ideas, quizá sea más productivo batir las ideas y todos mezclados, negros y blancos, ver si sale algo constructivo de ese batido.

Quizá no aferrarse a las propias orillas y ver qué frutos crecen en las orillas allende los usuales pensamientos. Se me ocurría esto asistiendo a “brain-stormings” elemmentales y sin cerebros, con la frase de Gide presente y con la memoria de los mensajes de dos inteligentes colegas, que quizá coinciden más de lo que ellos mismos suponen... seguramente en los buenos objetivos. Dejo en manos de los lectores ver qué batido nutritivo se puede lograr con sus propuestas bien intencionadas.

El gremio debe asumir la responsabilidad de denunciar a los mercaderes como ladrones de la salud, y la sociedad se les echará encima.

Su primer objetivo es prevenir a la sociedad de las acciones iatrogénicas que estos mercaderes obligan a realizar a los jóvenes dentistas, defraudando a la sociedad y explotándolos económicamente.

 El segundo es recobrar la dignidad de los odontólogos, para que actúen en la sociedad en bien de la salud bucal, que es para lo que fueron preparados.

En un momento el menemismo obligó a las instituciones a sacar la denominación “gremial” a la que la tuviera, y les prohibió tener un departamento de insumos y vender a sus asociados a mejores precios contra los pulpos del comercio [“liberalismo” que protege a los ricos[.  Con su supuesta “libertad” produjeron el ejercicio profesional más feroz que se pueda recordar. Logrado mediante el quiebre de los gremios de trabajadores, atacando su única fuente de lucha y recursos, sus asociaciones gremiales.

Sólo una organización  de tipo gremial, representativa, puede amparar y proteger los intereses de cada  colega y la salud de cada integrante de la población. La entidad gremial seria el eje de la lucha en unidad contra los mercaderes de la salud bucal. La defensa de los derechos e intereses del odontólogo no tiene por qué ser contraria a los derechos e intereses de la población.

Pruebe el lector este batido y diga si sabe bien o puede hacerlo mejor, pero abandone la orilla del mentido confort de la OS y demás mercaderes para pelear como gremialista por usted mismo y por sus colegas, para alcanzar las tierras de la verdadera felicidad, la de todos.

                                                   H. M.

 

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER