junio 2015

El libre albedrío del paciente

Quienquiera que sea atendido por el NHS (Servicio Nacional de Salud) en Inglaterra tiene derecho  formal a tomar dediciones sobre el servicio que reciba.  Esto incluye el derecho a elegir un medico u odontólogo general y el consultorio, a elegir en qué hospital será tratado y a recibir información que brinden apoyo a sus decisiones.

              http://blogs.discovermagazine.com/sciencenotfiction/files/2011/06/enhanced-buzz-8071-1298824825-4.jpeg¿Por qué cualquier legislador, líder religioso o estúpido con un megáfono creerse con derecho a decidir qué haré yo con mi cuerpo? [Frase recogida en Discover]

 

Estos derechos forman parte de los estatutos del NHS , que abajo se detallan algunos.

“Tiene derecho a elegir el consultorio de un MG u OG, y a ser aceptado en él, a menos que haya fundamentos razonables para rehusarse, en cuyo caso será informado de esas razones.”

 “Tiene derecho a elegir según su arbitrio los  servicios comisionados por el NHS y a recibir información que fundamente su libre elección.”

Incluye el derecho a elegir la organización que provea su atención con el  NHS para la primera visita como paciente externo.

“Tiene derecho a aceptar o rehusar el  tratamiento ofrecido y a que no se le haga nada físico a menos que usted haya dado su consentimiento válido..”

Puede, por lo tanto, aceptar o rehusar  cualquier tratamiento o ser asesorado por otra persona capacitada, todo en su mejor interés.

Autonomía

Autonomía es, según la ACD [ver mayo por más del American College of Dentists], el derecho de los pacientes a determinar qué se le hará a su propio cuerpo; porque los pacientes son entidades morales capaces de tomar decisiones autónomas [libre albedrío].

El derecho del paciente a tomar su propia determinación no es absoluto. El dentista debe sopesar los beneficios y perjuicios e informar a la persona sobre los estándares contemporáneos de atención de la salud bucal.

Los deberes de los pacientes.-

No mentir: todo dentista tiene plena conciencia de que los pacientes mienten, y con ello se perjudican. No debieran.

No ocultar datos de su salud: esconden sus enfermedades, sus adicciones (bebida, drogas, tabaco), sus medicaciones. No debieran.

Ser veraces: con frecuencia, guardan un as en la manga, como haber hecho ya una o más consultas, o estar pensando en hacerlas. No debieran.

No buscar precios: salen a recorrer consultorios como si fueran a comprar latas de arvejas, en vez de pedir una recomendación a amigos y fa,iliares. No debieran.

La creencia del libre albedrío

Para el ejercicio de una profesión, como la odontología, vienen al caso “las enseñanzas de Buda sobre el Karma, que son interesantes, porque  combinan causalidad y libre albedrío”. A saber:

Si todo fuera por causalidad, tus acciones estarían por entero predeterminadas. Tu ejercicio profesional estaría ya orientado de antemano.

Si la causalidad no determina tus acciones, todos los conocimientos y todas las habilidades profesionales  serían inútiles porque la ciencia estaría  cambiando sin razón alguna.

Pero es precisamente por la existencia de un elemento de causalidad y otro de libre albedrío, que se pueden desarrollar habilidades profesionales en la vida. Cuando uno se pregunta qué conduce al desarrollo de una habilidad, la respuesta es que responde a tres cosas: 1) a las causas provenientes del pasado [tus genes, tu educación, tu medio], 2) a lo que estás haciendo en el momento presente [cómo atiendes, cuánto estudias y te perfeccionas, cuánto consideras al otro], y 3) a los resultados de lo que estás haciendo en el momento presente [te importa cómo quedará el paciente, qué opinarán tus colegas, cuánto mejorarás la calidad de vida del otro]”.

 

Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER