julio 2015

Mi querida la odontología

Yo, H. M., he sido infiel a mis esposas pasadas y presentes.

Todos los años que pasé con ellas, tuve una querida.

Un amor que cuidé desde que inicié mis prácticas en el Hospital Fiorito junto a brillantes colegas que compartían a la amada común :

¡la Sra. Odontología !

Hoy, cuando ya no puedo atenderla como es debido, hubiera querido que las nuevas generaciones la amaran.

Pero me dicen, «de fuentes confiables», que la usan como el  cafishio  trata a una vulgar puta, para sacarle guita, para manosearla, olvidando el juramento que hoy traicionan, con espíritu vil para negar el deber de conservar la boca que pusieron en nuestras manos.

¿No hay un Chapulín Colorado que la defienda ?

 

Beneficencia

Si un hombre pasea por el bosque, por placer, todos los días, corre el riesgo de que le tomen por un haragán pero si se dedica el día entero a especular cortando bosques y dejando la tierra árida antes de tiempo, se le estima por ser un ciudadano trabajador y emprendedor. Henry David Thoreau

En U. O. no inventamos la pólvora ni descubrimos la ética. Lo que hemos publicado, y algo más que venga, es sólo un recordatorio que, creemos, a todos nos hace bien. Refrescamos la memoria. Como con la cita de Thoreau que no viene a colación, pero…

Los Principios de Ética y Código de Conducta Profesional de la Asociación Dental Norteamericana incluyen un capítulo sobre beneficence, en inglés, más o menos hacer el bien, o beneficencia, sin la connotación de caridad. Declara:

Según este principio, la obligación primaria del  dentista es de servicio al paciente y al público en general. El aspecto más importante de esta  obligación es el suministro competente y oportuno de atención dental dentro de los límites de las circunstancias clínicas aportadas por el paciente, poniendo la debida consideración en las necesidades, deseos y valores del paciente. Estas mismas consideraciones éticas se aplican dondequiera que se esté ejerciendo la profesión.

Beneficencia es la acción hecha en beneficio de otros, para ayudar a prevenir o remediar daños o  simplemente mejorar la situación del otro. Se refiere no a la beneficencia caritativa, sino a hacer el bien.

Los odontólogos deben evitar hacer mal, maleficencia, el primum non nocere hipocrático. Pero eso no basta, porque tienen la obligación de ayudar a sus pacientes, de promover su bienestar.

Para eso poseen habilidades y conocimientos que los facultan para brindar asistencia. Además de  prevenir y remediar daños, deben sopesar y equilibrar los posibles beneficios frente a los posibles riesgos de la acción propuesta. Lo pertinente  desde la ética es ver si los beneficios pesan más que las contras.

Al proveer consentimiento informado, se ha de dar la información necesaria para comprender la naturaleza y alcance de los riesgos potenciales y beneficios al tomar la decisión (Universidad de California, San Francisco)

La teoría ética permite que se juzguen los costos relativos, de modo que si el daño infligido es despreciable y el daño evitado o el beneficio obtenido son mayores, aquél sería aceptable. Aun cuando algunas opiniones morales se opongan.

Problema para cerrar

¿Hasta qué punto debe un benefactor sufrir un daño por hacer el bien al beneficiario? La respuesta es obvia si es trivial, pero habrá que decidir cuál es el grado de sacrificio personal aceptable.

Ejemplos: el capitán de un barco que se hunde, el bombero en una casa por desplomarse.

¿Qué situaciones similares imagina, lector, para un médico o un dentista?

 

Beneficencia y otras yerbas en la Barcelona medieval

Los profesionales del arte del curar en Barcelona  se erigieron en cofradía hacia 1496, bajo el patrocinio de San Cosme y San Damián y se atribuyeron el monopolio de las licencias para ejercer su profesión. Entre las ordenanzas que veremos en septiembre, nos atañe una este mes, que merece buenas lectura.

 

Ordenanza 21

Si un cofrade pide ayuda a otro para una cura peligrosa, debe pagarle de sus honorarios, so pena de 1 florín.

Si el paciente es pobre, debe continuar la cura según mandato del arte y por caridad.

Si un cofrade inicia una cura y el paciente acude a otro cofrade, este no debe verle, o verle solo una vez.

 

Decía la FDI el 20 de marzo

Día Mundial de la Salud Bucal

Marzo es un mes excitante para la FDI porque es el momento del año en que todo el esfuerzo y la planificación para el Día Mundial de la Salud Bucal es recompensado con un montón de actividades por todo el globo, algunas pequeñas en dimensión. Pero grandes en impacto sobre la comunidad local; otras, más extrovertidas y memorables por su humor u originalidad.

Así rezaba y se esperanzaba la FDI. La AOA, hizo nada y  blablá:

La Asociación Odontológica Argentina (AOA) se adhiere al “Día Mundial de la Salud Bucodental. Sonríe a la Vida”, el próximo 20 de marzo, propuesto por la Federación Dental Internacional (FDI).

Esta consigna nos compromete porque en nuestro país:

La caries dental afecta a los individuos de todas las edades, culturas, etnias y niveles socioeconómicos. Es la enfermedad crónica más común en la niñez y cinco veces más frecuente que el asma. Es causa de ausentismo escolar y laboral.

Las enfermedades de las encías tienen distintas manifestaciones en las diferentes etapas de la vida. La mayoría de los niños y adolescentes presentan signos de gingivitis y la periodontitis del adulto puede llevar a la pérdida de los dientes. En el embarazo es causa de partos prematuros o de nacimiento de niños con bajo peso.

Los traumatismos dentarios pueden afectar a toda la población pero es más frecuente en niños y jóvenes. Tiene estrecha relación con las actividades al aire libre y práctica de deportes. Es la segunda causa más frecuente de emergencia odontológica.

La erosión dental y la disolución del esmalte van en franco ascenso como consecuencia del alto consumo de bebidas gaseosas, jugos o aguas saborizadas.

Cada 100 cánceres en distintas localizaciones, de 3 a 5 están en la cavidad bucal, aumentando su incidencia en mujeres y jóvenes, y de alta mortalidad en los grupos sociales con menores recursos económicos.

Estas enfermedades prevalentes de la cavidad bucal pueden ser prevenidas, demorar su progreso o revertirse cuando se actúa oportunamente, y muy especialmente, desde temprana edad.

Lograr una sonrisa saludable toda la vida, es posible si:

Le dedica tiempo al cuidado de su boca.

Limpia sus dientes y encías todos los días con cepillo, hilo dental y pasta fluorada.

Se controla en el consumo de comidas y bebidas azucaradas.

Tiene conocimiento cuáles son los alimentos que dañan y cuales protegen a sus dientes.

Visita periódicamente a su odontólogo para que controle su estado bucal, realice una limpieza profesional y aplique fluoruros.

Usa el protector bucal cuando realiza actividades deportivas.

Estos mensajes sencillos y fáciles de implementar tienen gran impacto en la salud bucal pero son desconocidos por la mayoría de la gente.

 

Por lo tanto, la AOA propicia e invita a las instituciones educativas, deportivas y barriales, a trabajar en la promoción de la salud bucal para reducir todas las formas de enfermedades bucales con actividades educativas que concienticen a la población sobre la importancia de proteger los dientes y la boca durante toda la vida.

Revise bien el texto y procure encontrar algo que digan que hicieron en el año transcurrido desde el 20 de marzo del 2014.¡Propician e invitan!

Vean si hicieron algo de lo que esperaba la FDI, algo de beneficencia.

No hacer nada es maleficencia, es hacer el mal [tema de agosto]l una forma muy corriente entre dirigentes odontológicos. Mejor dicho, no hacer nada que no vaya en su propio beneficio.

Agrandar el espacio físico de las instituciones es hacerse el bien a sí mismos, igual que aumentar cursos (que la gente no puede pagar), viajar, hacerse pagar suculentos “viáticos”.

Pero con respecto al público y a los colegas menos afortunados, no acomodados, lo no hecho es MALEFICENCIA: es maleficencia no educar a la gente, no promover la salud que beneficiaría al 90% de la población, pueblo no profesional y profesional.

¡Pero qué le importa el pueblo al 10% privilegiado!

 

Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER