julio 2012

La sindicalización de los odontólogos  

Por el Dr. J. C. Jaitt

 

De  " caranchos " y " mala praxis.”

Por el Dr. J. C. Jaitt (3ª parte de “sindicalización”)

 

Desde hace muchos años, el imaginario popular ha endilgado a algunas profesiones ciertos motes alusivos a su desempeño irregular. Hemos oído hablar de los "matasanos" en referencia a los médicos y "sacamuelas" a los odontólogos.

[…]

  La legislación sobre responsabilidad profesional, ayuda a quienes medran con los juicios por mala praxis, que a través de institutos como la inversión de la prueba ( el profesional debe demostrar su accionar correcto ),o el litigar sin costas ( sin la consecuente obligación de utilizar peritos oficiales que no dependan materialmente de los resultados del juicio ), no hacen mas que posibilitar el accionar de los caranchos profesionales.

El daño que los abogados le infieren a su profesión, y a la sociedad toda, no solo se sustenta en el accionar incorrecto, de algunos, sino que también obligan a los profesionales de la salud a tomar resguardos, cuyo costo impacta en el propio sistema de salud.  Esta situación ya ha sido debidamente asumida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación que argumentó en un reciente fallo : "...hay que evitar que la incorrecta utilización de las formas, pueda conducir a la frustración de derechos fundamentales."

 

[Universo omitió fragmentos de opinión sobre los abogados, porque su accionar no está dentro de los alcances de esta revista.]

                      Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De “pavadas” y “mala leche”

o

De zafios y sandios

o

La conjura de los necios

 

Se reunieron en un primer encuentro referentes* de la odontología de América Latina y publicaron una declaración que podría decirse “el parto de los montes,” porque no dijeron prácticamente nada ni aportaron absolutamente nada y dejaron más interrogantes que hechos o datos útiles.

El primero de 4 puntos declara la “necesidad de un censo de odontólogos en cada país” como raza aparte, supongo, pues el censo general los incluye. Menos mal, porque si se propone una encuesta, contesta sólo un mínimo porcentaje, y si esperan censores puerta por puerta (¡qué zafios, qué sandios! estos “referentes”) no pensaron en los aspectos prácticos de su utópica y ucrónica innecesaria propuesta.

En el segundo punto fueron aun más originales, al decir “valoración del trabajo y dignificación del odontólogo” como si estas bendiciones nos bajaran del cielo o de las altas autoridades. Se ganan con gremios o sindicatos fuertes y combativos, no sumisos y lameculos. Se logran por la actitud individual de cada profesional que no sea un comerciante más con los privados o un esclavo complaciente con los mercaderes de la salud.

Por suerte, “propenden (palabrita mariquita) a la autonomía del ejercicio profesional”. ¡Qué propender ni qué ocho cuartos! Queremos oír el ruido de rotas cadenas de los esclavos que hoy son carne de cañón de los miserables mercaderes de la salud. Juéguense a lo macho (y a lo hembra) y  plántense y rehúsense  y puteen, pero por favor NO PROPENDAN.

Claro, cuidando los intereses elitistas no podía faltar el rechazo a los intrusos (concuerdo con esto) y los cursos fuera de la odontología patrona (que se pierden pesitos), de los cuales no dicen si son meritorios o incapaces esos dictantes que corren por fuera de los intereses de los enquistados dirigentes.

Pero donde me matan es en el cuarto punto, donde osan mencionar instituciones odontológicas GREMIALES. Lo dicen referentes que no tienen los cojones para encarar una mísera acción gremial ni tienen una pálida idea de cómo ha de comportarse un sindicato. Claro que no olvidan poner otra de las frasecitas huecas que aman estos globos inflados: “el interés superior de nuestros pacientes.” Montón de gaznápiros, ¿lo piensan acaso cuando imponen normas en sus clínicas de mercaderes que avergonzarían a cualquier ser más o menos digno?

                                                                  H. M.

*referente: 1.adj. Que refiere o que hace relación a algo. 

2.m. ling. Aquello a lo que se refiere el signo lingüístico: "yo"

es el referente de la persona que habla. Relación, con relación a, dependencia o semejanza de una cosa con respecto a otra, concerniente a. El referente político de la cultura presupone concebir ésta y su difusión desde la política es decir, con una intencionalidad política. ¿De qué m… son referentes estos referentes?

                     Tengamos presente hoy más que nunca, las palabras de ¨Martín Fierro¨ Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.. porque si así no lo hicieran los devoran los de ajuera

                                                  

                                                         VOLVER